Margarita Castellón Perera instaló uno de los lavatines “comunitarios” en su hogar Foto © Diario Mayabeque

FMC renta lavadora a mujeres en Cuba para crear una red de lavatines privados

La Federación de Mujeres Cubanas (FMC) pone en práctica un nuevo experimento del régimen, que consiste en alquilar lavadoras a mujeres en la isla con el fin de desarrollar una red de lavatines privados.

Este plan, bajo el nombre de Espumás, cobra ahora forma en las viviendas de las residentes en la provincia de Mayabeque. Margarita Castellón Perera, de San José de las Lajas, instaló uno de los lavatines “comunitarios” en su hogar.

Anielka Fernández del Monte, del secretariado nacional de la FMC, explicó que el proyecto ofrece “un empleo a aquellas mujeres que no pueden salir a trabajar a la calle por diversos problemas personales y de salud”.

“La iniciativa les permite convertirse en trabajadoras por cuenta propia y laborar desde su hogar en bien de la comunidad y de su familia. Con la colaboración de la Empresa Industrial de Equipos y Servicios Asociados (EIESA), el proyecto Espumás ya se aplica en seis provincias del país y se han incorporado a este experimento 13 federadas”, dijo.

“El propósito es extenderlo a toda Cuba antes del 23 de agosto, efeméride que conmemora el 60 aniversario de la FMC”, señaló.

Mayuli León Quintana, secretaria de la FMC en Mayabeque, comentó que en próximos días se abrirán otros lavatines hasta llegar a 40 en varios municipios de la provincia, entre los que figuran Güines y Batabanó, así como en la zona de la Microbrigada lajera.

Los ingenieros del proyecto instalan la lavadora arrendada y le venden el detergente, por un precio módico, indica la prensa oficialista local. Entre los deberes de la cuentapropista, está el cuidado del equipo con una jornada de 8 horas diarias y el pago mensual del mismo por un valor de 300 pesos en moneda nacional, así como 30 pesos a la Onat (Oficina Nacional de Administración Tributaria), precisa el diario Mayabeque.

Entre los derechos de quienes acojan esta actividad consta la gestión de trabajo con empresas, hospitales y unidades gastronómicas, así como todo el que necesite el servicio de lavandería, con la modalidad de oferta y demanda.

Las lavanderías —o lavatines, como se les conoce popularmente en Cuba— no son una novedad en la isla, aunque el deterioro de muchas instalaciones, principalmente en La Habana, ha provocado el cierre de varias. Por ello, incentivar el servicio en el sector cuentapropista podría ser un paliativo en medio de la debacle económica que atraviesa el país, donde el detergente es uno de los productos que escasea a menudo.

En marzo, la prensa oficialista de Matanzas informó de la apertura de un “moderno lavatín” en el municipio de Los Arabos, donde funcionaría un solo equipo electrodoméstico para toda la población que decidiera usarlo. La instalación es parte del mismo proyecto Espumás.

“El centro está habilitado con una moderna lavadora semiautomática y el detergente necesario, para lavar la ropa de quienes deseen la prestación del servicio para aliviar la situación de la mujer trabajadora, personas que viven solas u otras”, expuso entonces la publicación.

“Entre los planteamientos de las federadas (integrantes de la FMC) está la petición de contar con otras fuentes de empleo, sobre todo para las mujeres de las zonas rurales, y también la búsqueda de alternativas para mejorar la calidad de vida”, aseguró Odalis García Pérez, secretaria general de la organización femenina en la provincia.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985