Refugiados ponen sabor cubano al delicioso pan de Bahía para sobrevivir la crisis del coronavirus en Brasil

En medio de la desesperación por sus trámites y de la falta de empleo, le agregaron a la receta del popular pan bahiano, algunos sabores de la cocina de su tierra natal. 

Patricia, emigrada cubana en Brasil Foto © Instagram / patripan.paozinhodelicia

Este artículo es de hace 1 año

Una pareja de emigrados cubanos en Brasil intenta sobrevivir durante la crisis del coronavirus, y a la espera de sus documentos legales, con una mezcla innovadora que pone toques de la cocina de la isla al inconfundible sabor de las recetas de San Salvador de Bahía. 

Los camagüeyanos Patricia Girbau, de 32 años, y Fernando Martínez, de 38, contaron su historia a la BBC y afirman que están esperando respuesta del gobierno brasileño sobre su petición de refugio político en el país suramericano, para luego reclamar a su hija María Fernanda, de 10 años, que continúa en Cuba. 

Sin embargo, en medio de la desesperación por sus trámites y la falta de empleo, idearon una receta del popular pan bahiano, generalmente relleno de queso o paté, con sabores de la cocina de su tierra natal. 

La presentación, la textura de la mezcla y el delicioso sabor del pan elaborado por Patricia y Luísa, una señora que los ayuda, han sido todo un éxito. 

"Ya llegan pedidos de todos los rincones de Salvador. Funcionó tan bien que Luísa creó una página en Instagram llamada Patrípan - Pãozinho Delícia", comentó Patricia.

Patricia y sus panecillos de Bahía. Instagram

A través de la red social comenzaron a recibir pedidos y ahora tienen un servicio de entrega, aunque la capacidad para responder a ellas es limitado, reconoció la cubana, graduada de Informática.

Dijo que deben trabajar todo el día e incluso de noche, porque no tienen suficiente estructura para manejar la creciente demanda, solo tienen una estufa, donada por una pastoral que da ayuda a los refugiados.

La pareja decidió salir de Cuba de manera clandestina y emigrar a Brasil, en un viaje que duró casi un mes y en el que gastaron los $7 000 dólares obtenidos de la venta de su casa en Camagüey.

Hoy viven en Salvador, la capital de Bahía, y ya ingresaron los trámites para obtener el estatus de refugiados. El proceso aún está en curso pero podría tardar otro año por la pandemia de coronavirus. 

Al llegar a esa ciudad, Fernando y Patricia conocieron al Padre Manoel Filho, quien coordina la Pastoral do Migrante, de la Parroquia Ascensão do Senhor, y que les dio la bienvenida. 

Patricia y Fernando. Instagram

Cuentan que en ese recinto ya han recibido emigrados de Cuba, Venezuela, Haití y Senegal; actualmente hay más de 60 casos en espera.

Un día Patricia leyó que la pastoral estaba donando una estufa y manifestó su interés en el electrodoméstico, que hoy está ayudando a garantizar los ingresos de la familia.

Actualmente ella vende los panecillos, mientras Fernando sigue buscando trabajo. 

La Ley brasileña considera refugiada a toda persona que abandonó su país de origen por temor a ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, grupo social, opiniones políticas imputadas o una situación de grave violación de los derechos humanos, explica BBC.

De acuerdo con esa legislación, aunque la entrada al país haya sido ilegal, la persona no puede ser investigada ni multada mientras se está considerando su solicitud.

Asimismo, toda persona con un proceso de refugio en curso tiene derecho a documentos provisionales de identidad y permiso de trabajo temporal, pero para muchos encontrar fuentes de ingreso se dificulta por la crisis sanitaria del COVID-19. 

 Los solicitantes pueden asistir a escuelas públicas y recibir atención médica en cualquier hospital público del país.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba