Trump, acusado de ofender a veteranos del ejército de EE.UU.: "Nunca dije eso"

Citando a fuentes anónimas, la revista 'The Atlantic' da una imagen del presidente ofendiendo y subestimando a las fuerzas armadas.

White House
El presidente Donald Trump desmiente las acusaciones en un encuentro con la prensa Foto © White House

Este artículo es de hace 1 año

La campaña presidencial norteamericana ya tiene su primer gran escándalo: la revista The Atlantic, de notorias simpatías Demócratas, ha acusado al presidente Donald Trump de referirse despectivamente a miembros del Ejército de EE.UU. capturados o muertos en combate, calificándolos de "perdedores" o "fracasados".

Según el reportaje de Jeffrey Goldberg en The Atlantic, que cita supuestas fuentes familiarizadas con el asunto sin mencionar ningún nombre, Trump se refirió en estos términos a los estadounidenses muertos en la Primera Guerra Mundial, que están enterrados en Aisne-Marne, un cementerio estadounidense en Francia.

Trump canceló en 2018 su visita planeada a Aisne-Marne argumentando que, debido a la lluvia, el helicóptero no podía trasladarlo al lugar. Según las fuentes citadas por la revista, la verdadera causa de la anulación fue que Trump temía que su cabello se despeinara con la lluvia y no creía que fuera importante honrar a los estadounidenses muertos en la guerra.

"¿Por qué debo ir a ese cementerio? Está lleno de perdedores", declaró supuestamente Trump ante varios asesores.

En otra conversación durante el mismo viaje, el mandatario se habría referido a los más de 1.800 marines que perdieron la vida en la batalla del bosque de Belleau en 1918 como "perdedores" por haber sido asesinados. El presidente, supuestamente, también habría interrogado a sus asistentes sobre detalles históricos de la Primera Guerra Mundial, incluida la pregunta: "¿Quiénes eran los buenos en esta guerra?", además de admitir que no entendía por qué EE.UU. había intervenido en la contienda del lado de los Aliados.

Sin embargo, reporteros de la cadena CNN que estaban en Francia durante la visita del presidente informaron que los informes meteorológicos locales indicaban que había nubes bajas y fuertes lluvias en el área del cementerio, y las autoridades en ese momento dijeron que no había tiempo para organizar la seguridad francesa para cubrir una ruta de caravana larga.

Por su parte, Trump, visiblemente ofendido, insistió este jueves por la noche en que el Servicio Secreto le había impedido asistir a la ceremonia.

"Estaba listo para ir a una ceremonia. Tuve dos de ellas, una al día siguiente, estaba lloviendo y fui a esa. La razón por la que no podía volar es porque estaba lloviendo más fuerte que nunca, y además había mucha, mucha niebla y el helicóptero no podía volar", dijo el presidente a los periodistas.

El Servicio Secreto, relató Trump, "me dijo que no podía hacerlo. Dije que tenía que hacerlo, quería estar allí".

Trump agregó que luego "llamé a casa, hablé con mi esposa y le dije: ‘Odio esto. Vine aquí para ir a esa ceremonia’. Y a la del día siguiente, a la que sí fui. Dije que me sentía muy mal. Y ese fue el final".

The Atlantic informa también que Trump no quiso apoyar en 2018 el funeral del senador republicano John McCain, un veterano condecorado de la Armada que pasó años como prisionero de guerra de Vietnam, al considerarlo un "perdedor". Supuestamente, el presidente se habría puesto furioso al ver las banderas a media asta, diciendo: "¿Para qué diablos estamos haciendo eso? El tipo era un maldito perdedor".

Además, en al menos dos ocasiones desde que asumió la presidencia, Trump se habría referido al expresidente George H. W. Bush calificándolo también de "perdedor" por haber sido derribado por los japoneses como piloto de la Armada en la Segunda Guerra Mundial, aseguran tres fuentes anónimas.

The Atlantic también describe cómo en el 2017, el Día de los Caídos en 2017, Trump fue con el entonces secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, a visitar la tumba del cementerio de Arlington del hijo de Kelly, Robert, asesinado en 2010 en Afganistán. Según fuentes de la revista, mientras estaba junto a la tumba de Robert Kelly, el presidente se dirigió directamente a su padre y le dijo: "No lo entiendo. ¿Qué ganaban ellos con esto?".

"No puede imaginarse la idea de hacer algo por alguien que no sea él mismo", comentó al respecto uno de los amigos de Kelly, un general retirado de cuatro estrellas.

Desmentidos oficiales

Alyssa Farah, una portavoz de la Casa Blanca, aseguró en una declaración a The Atlantic enviada por correo electrónico que "esta información es evidentemente falsa", y que el mandatario "tiene a los militares en la más alta estima". "Ha demostrado su compromiso con ellos en todo momento: cumpliendo su promesa de dar a nuestras tropas un aumento salarial muy necesario, aumentando el gasto militar, firmando reformas críticas para los veteranos y apoyando a cónyuges de los militares", aseveró.

El propio presidente Trump también ha salido a desmentir la información en una serie de tuits, en los que aseguró que "nunca" ha llamado a los soldados caídos "nada que no sea héroes". Trump calificó el artículo de The Atlantic como "noticias falsas" y un "intento vergonzoso de influir en las elecciones de 2020".

En declaraciones a periodistas después de regresar de un mitin en Pennsylvania, el presidente también aseguró: "Pensar que yo haría declaraciones negativas contra nuestro ejército cuando nadie ha hecho lo que yo hice, con los presupuestos y el presupuesto militar. Estamos consiguiendo aumentos salariales para los militares. Es una situación vergonzosa, por una revista que es una revista terrible”, dijo.

También en Twitter, el presidente escribió: "The Atlantic Magazine está muriendo, como la mayoría de las revistas, por lo que inventan una historia falsa para ganar algo de relevancia. Historia ya refutada, pero esto es a lo que nos enfrentamos. Al igual que el dossier falso. ¡Luchas y luchas, y luego la gente se da cuenta de que fue un fraude total!"

La obvia furia del presidente por el reportaje, junto con los comentarios hechos por funcionarios, actuales y retirados, de la administración, muestra la preocupación de la Casa Blanca por el efecto electoral de estas informaciones.

Trump también rechazó la versión que insultó al difunto senador John McCain. Admitió que discrepaba de quien se convirtió en uno de sus críticos más feroces en las filas del Partido Demócrata, y que "nunca fue un seguidor" de McCain, pero insistió en que "aún así lo respetaba".

"Tuvo un funeral de primera clase, Triple-A, que duró nueve días, por cierto. Tuve que aprobarlo. Todo eso tenía que ser aprobado. Y lo aprobé sin dudarlo y sin quejas", dijo Trump. "Sentí que se lo merecía".

"Que alguien diga las cosas que afirman que yo dije es una mentira total", declaró a los periodistas. "¿Qué animal diría tal cosa?".

Aunque el jueves Trump aseguró nunca llamó a McCain un "perdedor" (loser), hay evidencia de que como candidato presidencial en 2015, Trump dijo en un ayuntamiento de Iowa: "No me gustan los perdedores" en referencia a que McCain había perdido las elecciones presidenciales de 2008.

Una grabación del canal de noticias estatal C-Span, muestra a Trump en 2015, cuando se lanzó por primera vez a la carrera presidencial, criticando con esas mismas palabras a McCain durante una entrevista en la Cumbre del Liderazgo Familiar.

"Él (por McCain) perdió, nos defraudó; no me gustó mucho después de eso porque no me gustan los perdedores. Es un héroe de guerra porque lo capturaron. Me gustan las personas que no fueron capturadas", dice Trump en el video.

Keith Kellogg, un teniente general retirado que ahora se desempeña como asesor de seguridad nacional del vicepresidente Mike Pence, dijo en Twitter el jueves por la noche: “La historia de The Atlantic es completamente falsa”.

“Carece totalmente de mérito”, continuó. “Yo he estado al lado del presidente. Siempre ha mostrado el mayor respeto a nuestras tropas en servicio activo, y a los veteranos con el mayor respeto hacia aquellos que han dado el máximo sacrificio y los heridos en la batalla”.

La exsecretaria de prensa Sarah Huckabee Sanders tuiteó que la historia es una "tontería total" ("complete B(ull) S (hit)").

"Yo estuve realmente allí y una de las personas que participó en la discusión, eso nunca sucedió", escribió Sanders.

El exasesor de seguridad nacional John Bolton, que acaba de publicar un libro donde critica ácidamente al presidente y que estaba con Trump en el viaje a Francia cuando se canceló el viaje al cementerio, dijo a ABC News que no escuchó al presidente referirse a los militares estadounidenses muertos como "fracasados" o "perdedores ".

Bolton dijo que si bien no puede descartar que el presidente haya hecho los comentarios en otro momento, estuvo allí para discutir sobre la cancelación del viaje del presidente al cementerio y no escuchó nada parecido a lo que asegura el reportaje de The Atlantic.

Otros funcionarios de la Casa Blanca y aliados de Trump han refutado las afirmaciones hechas por las fuentes anónimas del artículo de The Atlantic. La campaña de Trump señaló que “11 funcionarios que estuvieron con el presidente Trump están refutando [las afirmaciones] PÚBLICAMENTE” y “Los documentos oficiales también lo refutan”.

Melania Trump, esposa del presidente, también ha salido en su defensa. “La historia de The Atlantic no es cierta”, escribió la primera dama en Twitter. “Se ha convertido en una época muy peligrosa en la que se cree sobre todo en fuentes anónimas y nadie conoce su motivación. Esto no es periodismo, es activismo. Y es un perjuicio para la gente de nuestra gran nación”.

Según el diario The Washington Post, varios veteranos han criticado a Trump por sus supuestas declaraciones sobre los soldados caídos.

La campaña del candidato demócrata Joe Biden aprovechó el artículo de The Atlantic para criticar a Trump este jueves por la noche, diciendo en un comunicado que si era cierto, sería "otro indicador más de cuán profundamente el presidente Trump y yo estamos en desacuerdo sobre el papel del presidente de Estados Unidos".

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba