El presidente Donald Trump, con mascarilla tras dar positivo al COVID-19 Foto © Twitter/White House

¿Qué pasa con las elecciones presidenciales de EE.UU. si un candidato muere o queda incapacitado?

La noticia de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dado positivo por COVID-19 y se encuentra, con síntomas leves, cumpliendo su cuarentena en un hospital militar ha suscitado otras dudas entre la opinión norteamericana, de cara a la próximas elecciones del 3 de noviembre.

La evidencia científica incluye a Trump, de 74 años y 110 kilos de peso, entre los casos de riesgo, así que desde el anuncio de su contagio han surgido interrogantes sobre los procedimientos a seguir en caso de que cayera gravemente enfermo.

Todo indica que el vicepresidente Mike Pence, de 61 años, tendría que asumir el liderazgo de Estados Unidos durante la carrera por la reelección. En el escenario menos probable, en el que Pence también quede incapacitado, la líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de 80 años, se convertiría en la primera mujer presidenta de Estados Unidos.

Si Pelosi no puede o no quiere ejercer el cargo, entonces le correspondería al presidente del Senado, cargo que ocupa actualmente el republicano Charles E. Grassley, de 87 años

La democracia más antigua del mundo tiene previsto en una enmienda de su Constitución un plan de acción para abordar los distintos escenarios posibles.

Aunque técnicamente las elecciones del 3 de noviembre pueden ser pospuestas, es muy poco probable que eso suceda. Al menos, hasta ahora nunca ha pasado. La Constitución norteamericana le da al Congreso el poder de determinar la fecha de las elecciones, que por ley se llevan a cabo el primer martes después del primer lunes de noviembre, cada cuatro años.

Si un candidato muere antes de las elecciones, el Comité Nacional Demócrata y el Comité Nacional Republicano tienen reglas que exigen que sus miembros voten por un candidato sustituto. Sin embargo, es probable que sea demasiado tarde para reemplazar a un candidato a tiempo para las elecciones.

La votación anticipada ya está en marcha, con más de 2,2 millones de votos emitidos, según el Proyecto de Elecciones de Estados Unidos de la Universidad de Florida. La fecha límite para cambiar las papeletas en muchos estados también pasó. Y en cuanto a las boletas electorales distribuidas por correo, que se espera sean ampliamente utilizadas debido a la pandemia del coronavirus, ya se han enviado a los votantes en dos docenas de estados.

A menos que el Congreso retrase la elección, los votantes seguirían eligiendo entre el republicano Trump y el demócrata Joe Biden incluso si uno de ellos muere antes del 3 de noviembre. En ese caso, surgen una nueva serie de preguntas.

¿Qué pasa si un candidato muere antes de que se vote en el Colegio Electoral?

Bajo el sistema de Colegio Electoral, el ganador de la elección se determina asegurando una mayoría de “votos electorales” asignados a los 50 estados y el Distrito de Columbia en proporción a su población.

Los electores del Colegio Electoral se reunirán el 14 de diciembre para votar por la presidencia. El ganador debe recibir al menos 270 de los 538 votos totales del Colegio Electoral.

Los votos de cada estado suelen ir al ganador del voto popular del estado. Algunos estados permiten que los electores voten por quien elijan, pero más de la mitad de los estados obligan a los electores a emitir sus votos por el ganador.

La mayoría de las leyes estatales no contemplan qué hacer si un candidato muere. La ley de Michigan requiere que los electores voten por los candidatos ganadores que aparezcan en la boleta. La ley de Indiana, por el contrario, establece que los electores deben cambiar al reemplazo de un partido si el candidato ha fallecido.

En el caso de la muerte de un candidato, el partido opositor podría impugnar en la corte si los electores obligados deben poder votar por un reemplazo, dijo Lara Brown, directora de la Escuela de Graduados en Gestión Política de la Universidad George Washington, en declaraciones a la agencia Reuters.

"La pregunta más interesante va a ser: ¿cómo manejará la Corte Suprema una controversia como esta?", dijo Brown.

En caso de que un candidato presidencial gane la mayoría de los votos electorales y luego muera, no está del todo claro cómo el Congreso resolvería la situación.

La 20ª Enmienda de la Constitución dice que el vicepresidente electo se convierte en presidente si el presidente electo muere antes del Día de la Inauguración. Pero es una cuestión legal abierta si un candidato se convierte formalmente en el "presidente electo" después de ganar la votación del Colegio Electoral, o solo después de que el Congreso certifique el conteo.

Si el Congreso rechazara los votos de un candidato fallecido y, por lo tanto, descubriese que nadie había obtenido la mayoría, correspondería a la Cámara de Representantes elegir al próximo presidente.

Cada delegación estatal obtiene un voto, lo que significa que a pesar de que los demócratas tienen mayoría, los republicanos actualmente tienen la ventaja en una elección contingente, ya que controlan 26 de 50 delegaciones estatales. Los 435 escaños de la Cámara están disponibles para las elecciones de noviembre, por lo que aún se desconoce la composición del próximo Congreso.

Ningún candidato ganador ha muerto después de las elecciones, aunque sí antes de la toma de posesión. El caso más cercano se produjo en 1872, cuando Horace Greeley murió el 29 de noviembre, semanas después de perder las elecciones ante Ulysses Grant. Los 66 votos electorales que obtuvo Greeley terminaron divididos entre su compañero de fórmula y otros candidatos menores.

En caso de que un presidente electo muera o quede incapacitado después de que el Congreso haya certificado el resultado, la Constitución de Estados Unidos, prevé que sea el vicepresidente electo quien preste juramento el 20 de enero.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba