Prensa oficialista reconoce que no hay armaduras ni lentes de espejuelos en ópticas estatales

El desabastecimiento que vive Cuba ha llegado a las ópticas estatales, donde no hay ni monturas ni lentes para espejuelos, según confirmó este sábado la Agencia Cubana de Noticias.

Desde el pasado mayo no entran en el país monturas de ningún tipo: ni plásticas ni metálicas por lo que las ópticas están trabajando con lo que les queda en stock en los almacenes.

En provincias como Guantánamo sólo tienen "discretas cantidades" de cristales esfero-cilíndricos que se utilizan para la corrección refractiva de miopes y que son muy demandados a edades tempranas.

Tan mal está la cosa, que está paralizada la actividad en el taller de tallado de lentes sintéticas para espejuelos de Guantánamo. Pese a que está equipado con lo que la prensa oficialista llama "tecnología punta", no tienen materia prima para retomar su actividad.

Éste es el motivo por el que en Guantánamo están en falta los monofocales, que se utilizan para corregir el astigmatismo, la miopía o la hipermetropía.

Aún así, el balance de Niurbis Lara, directora provincial de la Unidad Empresarial de Óptica y Auditivos, es positivo y asegura a la ACN que este año han podido dar respuesta a 50 mil clientes que estaban a la espera de sus espejuelos. Aparte dice que han hecho el doble de reparaciones y montajes sin especifican cuántos usuarios se han quedado a la espera que se reactive la producción para tener una visión de calidad.

A las graduaciones más complejas han hecho frente pidiendo apoyo a La Habana y Santiago de Cuba. Además, han sorteado la escasez de bifocales entregando a los usuarios un par de espejuelos para ver de cerca y de lejos. La medida es impopular, pero, en su opinión, resuelve el problema de una cantidad indeterminada de usuarios.

La prensa oficialista cubana recalca que la culpa de todo este desabastecimiento es del bloqueo de EE.UU. El mismo que ha permitido que Cuba importara en el mes de abril de este año 16 mil toneladas de pollo, muy lejos de las 35 mil que entraron en la Isla procedentes de Estados Unidos en julio de 2019, pero una cifra superior a la de los primeros meses de este año.

La escasez que vive Guantánamo no es un hecho aislado. En julio pasado un trabajador de una óptica de Santiago de Cuba, cuyo nombre prefirió mantener en el anonimato, aseguró a CiberCuba que desde octubre de 2019, no reciben en su centro nuevas armaduras para montar espejuelos, a la vez que escasean otros recursos.

“No sé con qué cara mirar a los clientes. Ha pasado mucho tiempo sin que lleguen armaduras al centro y los pedidos se acumulan, también las personas insatisfechas, yo le digo a todo el que pueda que traiga su propia armadura, pero quien no tiene espejuelos viejos, o armaduras que le regalen, etc., no pueden resolver”, dijo.

Este desabastecimiento también viene afectando a la provincia de Villa Clara, que ya el año pasado tenía las ópticas estatales paralizadas.

“La situación de las ópticas en estos momentos se encuentra crítica”, confirmó a la emisora santaclareña CMHW el ingeniero Jaime Urquía, a cargo de ese servicio en esa provincia.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985