Joven de 28 años asesinado en Bayamo el 21 de enero de 2018 Foto © CiberCuba

Degollado y con nueve punzonazos en Cuba, pero autoridades dicen que fue una muerte natural

Yoseilán Rafael Govea Maceo tenía 28 años y lo degollaron, le dieron ocho punzonazos en la zona de la barriga y la espalda y otro en un ojo. Aún así, las autoridades cubanas dicen que fue una muerte natural, según denuncia un familiar cercano de la víctima.

Ocurrió en Bayamo, Granma, el 21 de enero de 2018. La familia ha escrito a todas las instancias, incluso al gobernante Miguel Díaz-Canel, y no ha conseguido nada. Ni siquiera sabe si ha habido juicio, añade esta persona a CiberCuba.

La madre de la víctima escribió al Departamento de Atención a la Ciudadanía de La Habana, al Ministerio de Justicia e incluso durante una visita que hizo el miembro del Buró Político del PCC Roberto Morales Ojeda a Granma el año pasado, coincidiendo con las celebraciones por la sede del 26 de julio, ella se le acercó y le entregó una carta para Díaz-Canel.

Lo único que consiguió fue que después de eso la entrevistaran agentes del DTI, que empezaron a vigilarla desde ese día. La seguían, incluso, hasta en el hospital donde ella estaba cuidando a su madre, que estaba gravemente enferma. La acusaron de ser una dama de blanco.

Cuando llegó al 26 de julio, dos agentes del DTI la dejaron encerrada en su casa, sin poder salir de 25 para 26 para impedir que se acercara a Díaz-Canel.

Eso le hizo sentirse ultrajada y humillada solo por reclamar justicia por la muerte de un hijo, al que estaba muy unida porque era el menor de tres hermanos. Los otros dos emigraron, uno a EE.UU. y el otro a Nicaragua.

También la entrevistaron en Atención a la Ciudadanía de Bayamo y le recomendaron que fuera para La Habana porque en Granma no iba a conseguir nada. Le reconocieron, además, que habían revisado el expediente del caso y que admitían que ella tenía motivos para reclamar.

Cada 15 días la madre iba a la Fiscalía provincial a preguntar si había llegado el expediente de su hijo. Nueve meses después del crimen seguía sin aparecer.

Incluso una fiscal le admitió que se había quedado "sin palabras" al ver que en el certificado de defunción del joven consta la muerte natural. "A ver si te va a pasar como a una señora que conozco, que no se hizo justicia", le dijo. 

16 llamadas telefónicas

El día del crimen, la madre de la víctima llamó hasta 16 veces al teléfono de su hijo. Finalmente un policía le respondió y le dijo que estaba en el cuerpo de guardia del hospital. 

Al llegar, ella encontró al agente custodiando las pertenencias de su hijo, incluido el celular. Le preguntó por qué no le había respondido la llamada antes y él se limitó a decirle que su hijo estaba en el salón de operaciones.

Ella le reprochó que le mintiera. Ya sabía que habían matado a un muchacho en la parada del reparto Jesús Menéndez, frente al parque, y que se había desangrado allí. Sabía que ese muchacho era su hijo. El joven, que estaba casado, llegó cadáver al hospital, afirman las mismas fuentes.

"Hemos sufrido mucho con el tema del asesinato y que le pusieran muerte natural. Hemos contactado a abogados, fiscales y policías y no nos hacen caso. Excepto los peritos y Medicina Legal nadie más ha trabajado en este caso", recalcan.

La familia tiene constancia de que el joven fue asesinado por seis personas, que lo asaltaron para robarle.

El caso de esta familia de Bayamo no es un hecho aislado en Cuba. Los allegados de Jorge Luis Argudín, asesinado en agosto pasado en Cabañas, Mariel, siguen a la espera de que la Policía detenga a todos los que participaron en el crimen.

Los allegados del joven holguinero Daniel Martínez Pupo, de 24 años han tenido más suerte porque el crimen cometido en enero pasado ya ha sido juzgado. Sin embargo, la sentencia les parece injusta y han apelado al Supremo porque el juez rebajó tres peticiones de condenas pedidas por la fiscal a tres sujetos claves en el asesinato.

Este caso se saldó con tres cadenas perpetuas, dos condenas de 30 años y otras tres de 18, 15 y 10 años de prisión.

Justo este sábado, el Tribunal Provincial de Santiago de Cuba ha hecho pública la condena de cadena perpetua para un hombre de 34 años que en febrero pasado violó a una niña de 8 años. La pequeña tuvo que ser operada en tres ocasiones y finalmente tuvieron que extirparle el útero. 

Archivado en:

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985