Artistas cubanos frente al MINCULT Foto © Facebook / 27N

Jóvenes cubanos críticos con el Gobierno se ven obligados a bloquear a sus padres en redes sociales

Muchos han sido los jóvenes cubanos críticos con el Gobierno que se han visto obligados a bloquear a sus padres en redes sociales, para evitarles malentendidos y preocupaciones.

El joven cineasta José Luis Aparicio, quien fue partícipe de los sucesos del pasado 27 de noviembre cuando varios artistas, intelectuales y ciudadanos en general se manifestaron frente al Ministerio de Cultura, relató que tuvo que bloquear a sus padres de Facebook.

"Bloqueé a mis padres en Facebook desde noviembre pasado, segundos antes de publicar mi primer post sobre la crisis de San Isidro. Era solo postergar lo inevitable, estaba claro de eso, pero al menos lograría proveerme unas semanas de "paz" (esa paz en el frente familiar que siempre damos por sentado, aunque cuando se pierde es la que más afecta, la que desestabiliza). Mis padres no sabían, pero sentían, que pasaba algo", contó el joven.

No obstante, Aparicio dijo que su ansiedad cristalizó la noche del 26 de noviembre, cuando al enterarse que que agentes de la policía habían entrado por la fuerza a la sede del Movimiento San Isidro.

"Tiré la puerta del cuarto dejando la comida a medias, cuando solo logré articularles unas frases de rabia. Al día siguiente, cuando salí del Ministerio, llamé a mi mamá para escuchar su hilito de voz temblorosa. El algoritmo de Facebook no logró ocultar que, en las fotos del MINCULT, yo estaba en la primera fila. Me habían traicionado, sin querer, las fotos de mis amigos", dijo.

Según aseguró el joven cineasta, nada le ha afectado más en estos últimos meses que no poder cenar con sus padres sin que la paranoia, la preocupación y la tristeza le impidan digerir, fluir al lado de ellos.

"Ahora no basta con bloquear a mis padres, pues mis amigos también me piden, casi disculpándose, que bloquee a los suyos. Es solo para evitarles discusiones innecesarias. Ya es bastante defenderse a sí mismos como para gastar energías defendiéndome. Y yo los entiendo, hago lo que me piden: voy y los bloqueo. Les regalo esa carga de menos en estos tiempos donde todo nos pesa. ¿Qué no haría yo por ellos?", indicó.

"Los comprendo y pienso lo jodido que es vivir en Cuba. Lo perverso de un sistema que utiliza a las familias como el primer organismo represivo. Que instrumentaliza el miedo y el amor de los padres para hacer más contundentes sus efectos. El horror apoyado en la mano que te cuida, que te protege. Que prefiere que no salgas de casa, que no cumplas tus sueños, que no seas libre, con tal de mantenerte seguro y alejado del escarmiento. Ese temor de nuestros padres al escarnio público, a la vergüenza, al honor de la familia venido a menos, al cambio de la forma de mirar de sus compañeros de trabajo... Un mecanismo macabro que conduce a tus padres a desear, para ti, la no-vida, la cárcel de lo mediocre, la muerte total de los deseos", agregó.

Finalmente, el joven dijo que complace a sus amigos porque, al fin y al cabo, él ha hecho lo mismo.

"No hay diálogo posible, no te entienden. O al menos, es un margen bien escaso. Pueden darte, incluso, la razón en lo que piensas, pero nunca podrías convencerlos. Así es como el cariño se vuelve un chantaje. Así es como el amor se torna opresivo. Y ellos sin saberlo", manifestó.

Muchos jóvenes en redes sociales se han identificado con las palabras de Aparicio, y dejaron encontrarse en la misma situación.

La periodista independiente Camila Acosta comentó: "Entiendo tu frustración. Yo también bloqueé a mi madre en un momento, hasta que entendí que darle la espalda al asunto no resolvía nada, solo alargaba el sufrimiento y el distanciamiento entre ambas. Mi madre, que imbuida en ese adoctrinamiento, me llegó a llamar mercenaria, hoy al menos me respeta, respeta mi trabajo y criterios. Y todo porque decidí darle la cara, hablarle, explicarle todo con paciencia, casi como un maestro al alumno, o como un padre a sus pequeños hijos. No hay nada que el amor entre la familia no venza. Ellos, nuestros padres, fueron criados a base de miedo y desinformación; nosotros, nuestra generación, la de sus hijos, tenemos el deber y la responsabilidad de acabar con eso, de demostrarles que existe otra realidad y posibilidades de mejorar este país para nuestros hijos, sus nietos, las nuevas generaciones".

El escritor Gerardo Fernández Fe sostuvo: "Llevo más de 30 años en idéntica situación, querido Aparicio. Sé de lo que hablas y de la desazón que esto genera. Y es increíble cómo quienes te han educado sobre pilares de honestidad y nobleza terminen induciéndote a la hipocresía y proponiéndote que asumas una vida en la mediocridad. Porque de eso se trata, de un estilo de vida consentidor, avasallado y mediocre. Mi abrazo".

El ajedrecista cubano Lázaro Bruzón dijo atravesar por similar situación: "Entiendo demasiado tus palabras, me identifico muchísimo.Yo también tuve que bloquear a mi mamá de Facebook, tuve fuertes discusiones por temas políticos con ella y lo triste del caso es que su principal preocupación era que luego no me dejaran entrar a Cuba. Justo por ese miedo que siente ella y tantas madres es que jamás dejaré de decir lo que siento y denunciar lo que pasa en Cuba. Ese miedo de tantas madres es una de las tantas realidades e injusticias que ha provocado esa dictadura".

José Luis Aparicio fue víctima de censura en la Isla por parte de la Presidencia del Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficos (ICAIC) por “diferencias políticas e ideológicas”, tras la publicación de su filme “Sueños al pairo”, la cual quedó así excluida de la selección oficial de la 19ª Muestra Joven del ICAIC.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba