Hanói Veloz Padrón Foto © Facebook / Hanói Veloz Padrón

Cubano dedica emotiva canción a los hijos de Anyell Valdés: "Sentí miedo porque soy padre"

Para el cubano Hanói Veloz Padrón la música es el complemento que no puede faltar en su vida y si con ella puede ayudar a construir pensamientos de libertad en quienes sienten y sufren por la isla, el placer es doble.

El joven de 32 años vive en Toulouse, al sur de Francia, y es parte de una de las familias más reconocidas dentro del mundo artístico cubano. Es hijo del también músico Ramón Fabián Veloz "Ramoncitín", y por tanto la genética no solo lo bendijo con histrionismo sino con un amor profundo hacia Cuba.

"Nací en un hogar que creyó en la revolución y mi abuelo materno peleó en la lucha contra bandidos, pero con el tiempo se sintió engañado por ese sistema que solo ha hecho más pobres a los cubanos. Mi abuelo, cuando vino a visitarme a Europa, lloró porque se dio cuenta que lo engañaron. Esa imagen jamás podré borrarla", contó en exclusiva a CiberCuba.

Veloz Padrón llegó con 18 años a un país donde no se habla español ni el clima se parece al que dejó atrás en su natal Habana, sin embargo Europa no ha podido sacar "esa espinita que se queda clavada" y que se traduce en el amor por el barrio, la gente humilde, los cubanos todos.

"Aquí tengo a mi familia, tres hijos preciosos y una mujer que me acompaña y me entiende, soy el hombre más feliz de la tierra aunque no dejo de pensar en aquellos que están del otro lado del Atlántico, que sufren carencias y necesidades y a quienes trato de ayudar con lo que puedo, pero nunca es suficiente", agregó.

Ese mismo afecto por la familia le movió el suelo cuando presenció el acto de repudio contra la activista Anyell Valdés, donde intentaron desalojarla del local donde vive con sus tres hijos y su madre.

"Al principio pensé que era mentira, que exageraban la situación, pero en la medida que avanzaba el video vi que la realidad superaba la ficción. Experimenté una frustración muy grande, tanto que esa noche no pude dormir", recordó el joven cubano.

Veloz Padrón no puede evitar afligirse al pensar en los hijos de Anyell llorando mientras una turba de gente gritaba y vandalizaba el frente de la vivienda. 

"Sentí miedo porque soy padre, y me metí en su piel y experimenté la sensación de no poder proteger a mis hijos como es debido", dijo con la voz entrecortada. "Los días no fueron remedio para mi dolor y mi esposa me dijo que hiciera algo para canalizar todos esos sentimientos".

Cuenta el músico que se sentó con su guitarra en una mano y la pluma en la otra y en solo dos horas compuso una canción que no podía tener otro nombre que "El repudio"."Fue una terapia para expresar lo que me estaba pasando", confesó Veloz Padrón

El próximo paso fue convertir el sonido en imagen y así nació un video clip con fragmentos del acto de repudio contra Anyell. Contó con el apoyo de otro cubano que vive en Alaska, Luis Lamas, quien interpretó en lenguaje de señas cada palabra de la canción.

"Me parece que esa fue una de las cosas más importantes del video, porque gracias a Lamas podemos llegar a un segmento de la población que solo consume la propaganda oficialista y que muchas veces está ajena a lo que sucede en Cuba porque no tienen quien se los cuente", mencionó.

Sin embargo, este no es el primer intento por convertir la protesta en arte, ya que hace un tiempo atrás compuso en francés un tema titulado "Habana", y que las emisoras de radio de la izquierda se negaron a reproducir.

"Me dijeron que ellos defendían a la revolución cubana y que por tanto lo que yo decía en esa canción no era compatible con su ideología. Ahí me di cuenta de cómo nosotros, los que vivimos fuera de la isla, hemos contribuido a que el mundo tenga una falsa imagen de lo que realmente sucede", apuntó Veloz Padrón, que desde entonces sintió la necesidad de expresarse libremente.

Fue así como nació otro proyecto musical, esta vez con su padre Ramoncitín y su abuelo Ramoncito en la canción "Por Cuba".

"No se trata ya de ideologías sino de humanismo. En Cuba hay gente que necesita saber qué es la libertad de expresión y lo que está pasando es enorme y no se puede detener. Lo hago porque tengo una deuda con mi familia, mis amigos, por toda esa gente que no conozco pero que se merece algo mejor", dijo convencido.

Al igual que muchos otros cubanos de la diáspora llegó a sentir los tentáculos de la represión del gobierno comunista que incluso asfixia a quienes viven en países democráticos y los chantajea emocionalmente con el miedo de no poder regresar a la isla o tomar represalias con los que se quedaron dentro.

"Lo que quiero es que Cuba sea libre y haré lo que está a mi alcance para ello, ya sea desde el arte o desde el activismo político, pero creo que las cosas ya deben cambiar y debemos unirnos todos los cubanos para lograr que cese cada injusticia", reveló.

Al respecto adelantó que muy pronto comenzará a hacer un programa en el que piensa invitar a otros artistas que están en Europa para romper el mito de que Cuba es ron, tabaco y mujeres bonitas

"Hay que exigirle a las multinacionales que invierten en Cuba y apoyan al régimen, a los políticos que ponen por delante las ganancias económicas antes que los derechos humanos, a los empresarios que ayudan al Partido Comunista con sus negocios, a los que contratan servicios médicos como esclavos modernos... Toda es agente tiene que dar respuestas", sentenció.

Sin embargo, para Hanói Veloz Padrón lo más importante está por llegar y es precisamente el despertar humanista que cada cubano debe tener y ayudar así a levantar un país que necesita de muchas manos para ser construido.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba