Periodista Alfredo Herrera: Granma simula la realidad de Cuba

La directora de Granma, Yailín Orta Rivera es retratada en la crónica como una estajanovista orgullosa de dirigir un periódico con más tirada que el español El País, y los norteamericanos The New York Times, y The Washington Post ; dolida por "estereotipos" sobre la publicación, que considera "avalada" por sus lectores, pese al predominio de temas políticos y lamentándose de las dificultades para importar papel de calidad, por culpa del embargo norteamericano.

Vendedor de periódico Granma Foto © CiberCuba

El periódico Granma simula la realidad de Cuba, aseguró el periodista Alfredo Herrera Sánchez en sus memorias sobre su paso por el periódico oficial del gobernante partido comunista, que mantiene una tirada diaria de medio millón de ejemplares y, a la vez sirve como sustituto del papel higiénico en la isla, incluido los propios baños de la publicación.

Herrera Sánchez, recién llegado a Madrid, está publicando sus memorias granmenses en el periódico digital El Confidencial, uno de los más leídos en España.

Pese a que era el último lugar en que hubiera querido trabajar, Herrera Sánchez, conserva frescos recuerdos de su trabajo en Granma, donde el jefe de la Redacción Nacional, Juan Diego Nusa Peñalver, a quien califica de "manso" reacio a reconocer el sueldo estipulado por las leyes cubanas a redactores en fase de adiestramiento, sostiene que "un periodista en Cuba es un político".

La directora de Granma, Yailín Orta Rivera es retratada en la crónica como una estajanovista orgullosa de dirigir un periódico con más tirada que el español El País, y los norteamericanos The New York Times, y The Washington Post ; dolida por "estereotipos" sobre la publicación, que considera "avalada" por sus lectores, pese al predominio de temas políticos y lamentándose de las dificultades para importar papel de calidad, por culpa del embargo norteamericano.

Orta Rivera, que integra el Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), también aparece en la nota como una perfeccionista amante de la belleza, de la profundidad y altura periodísticas, y enemiga del teque y las frase hechas, como parte del compromiso "único de Granma con la verdad".

Tal compromiso con la verdad, no alcanzó al eminente ortopédico cubano Rodrigo Álvarez Cambra, veterano de la revolución cubana, con pacientes ilustres como Sadam Hussein y Javier Sotomayor y cercano al fallecido presidente Fidel Castro Ruz y sobre quien Herrera Sánchez quería escribir en Granma.

"Nosotros somos el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba y no podemos ocuparnos de las disputas que existan entre determinadas personas", dijo Nusa Peñalver al joven periodista.

 – ¿De qué disputa usted habla?

 – De esa que se ha entablado con Álvarez Cambras. Nosotros tenemos que ocuparnos de atender los sectores que nos corresponden y no desviar nuestra atención hacia otros asuntos de menor importancia. Además, Álvarez Cambras ya debe estar mal con más de 90 años.

 – No, va a cumplir 86 y tiene muy buena condición física y mental para esa edad.

 – Bueno, Alfredo, pero igual, ya es un hombre muy mayor...

El diálogo entre jefe y redactor en fase de adiestramiento revela la naturaleza censora del principal periódico de Cuba, aunque no sería el único encontronazo de Herrera Sánchez con la contradicción que implica cubrir la realidad cubana, pero no escribir nada hasta que los responsables no lo aprueben, como reafirmaron veteranos periodistas cuando el recién llegado sugirió escribir una nota sobre el perjuicio de la eliminación de los juegos nocturnos para el béisbol cubano.

Por si quedaran dudas, la directora de Granma recibió a los jóvenes redactores con una advertencia: "Cada palabra que pongan implica un compromiso ético y un compromiso político también, con una obra que defiende a un pueblo heroico, heroico, de una resistencia extraordinaria", tras dejar claro que no cobrarían lo estipulado por las leyes cubanas, pues los puestos y salarios hay que ganárselos.

En la recepción de Granma , trabajadores que se ocupan de la seguridad del inmueble, registran bolsos y mochilas para "evitar la colocación de una bomba", explicó Nusa Peñalver, un jefe precavido porque advirtió a otra joven redactora que -antes de entrevistar o reseñar a participantes en actividades no oficiales- debía comprobar su militancia política porque "un periódico como este, con tan poco espacio, no puede dar líneas a asuntos de dudosa o enemiga procedencia".

La hostilidad informativa que impera en Granma no impidió a Herrera Sánchez aprovecharse de pequeñas ventajas como la cobertura de un evento militar, donde desgustó golosinas variadas y aprovechó una visita al baño de la sede del acto para robarse un rollo de papel higiénico que camufló bajo un ejemplar de "1984", cualquier parecido con la realidad del periódico donde inició su vida laboral, no era mera coincidencia; aunque no halló en sus archivos referencia alguna al historiador Levy Marrero.

Alfredo Herrera Sánchez describe un periódico desfasado tecnológicamente, con dirigentes reacios a favorecer la formación complementaria de jóvenes periodistas, que fueron privados de una compra exclusiva de ropa y zapatos a precios subsidiados para los trabajadores del órgano oficial del PCC; aunque también encontró escenas de hondo amor filial, como el del jefe de Deportes, Alfonso Niacianceno por su nieto.

"Desde que comenzaron a dar esas galleticas, todos los días tengo que venir a cogerlas para llevárselas a mi nieto. Con ellas, su madre le prepara la merienda de la escuela", contó el veterano periodista al redactor recién llegado a Granma, mientras compartían la cola para merendar.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba