Carta abierta de profesionales de la salud cubanos al personal médico que atiende a Luis Manuel Otero

"Es mejor perder el puesto y pasar dignamente a la historia como aquellos profesionales que detuvieron 'la injusta tortura'". 

Luis Manuel Otero Alcántara en el hospital Foto © CiberCuba

Atentamente dirigido a los médicos, enfermeras, auxiliares, técnicos y personal sanitario de Cuba, especialmente en La Habana y muy especialmente a los profesionales del Hospital Calixto García:

Escribo en nombre de varios amigos profesionales sanitarios ante la preocupante situación actual. También escribo esta carta por el gran amor y respeto que los profesionales sentimos hacia la medicina.

Señalo que si hay algo que caracteriza nuestra profesión es que desde que nacemos, existen grandes virtudes en nosotros, esas que nos inclinan a ayudar, a amparar, a proteger y a no dañar, y eso es lo que nos lleva a elegir, sin dudarlo, ser profesionales de la salud.

En esta humana profesión no damos cabida a ideologías, no permitimos ideas políticas en el alma porque nuestra alma está ocupada y preocupada por el enfermo, a él nos debemos. 

Partiendo de esta base, pido por favor a todos los profesionales cubanos, que se posicionen al lado de Luis Manuel Otero, porque este muchacho no es artista, no es activista ni "artivista", no es disidente, ¡simplemente es un ser humano y punto! 

En las manos de ustedes está hacer bien las cosas y cumplir cabalmente con ética, rigor científico y respeto, el verdadero cometido por el cual elegiste/eligieron un día ser médicos o enfermeras.

Repito: eres un profesional de la salud, la profesión más digna, humana, sacrificada, dura, que no entiende de horarios, que te obliga a dejarlo todo a un lado para aliviar a otros, que hace que tengas que dejar a tu familia para quedarte a cuidar de otros, tú dejas lo tuyo y miras por el dolor de los otros con la mayor compasión, dando lo mejor de ti...

Si no eres todo eso, o no te ves reflejado en esas cualidades, entonces no puedes ser un verdadero profesional sanitario.

Yo he trabajado durante muchos años viendo enfermos con psicosis graves, esquizofrenias, o trastorno bipolar o depresiones refractarias a tratamientos y se les ha realizado bajo anestesia profunda el TEC, electroshock o terapia electroconvulsiva.

Luis Manuel Otero parece estar recibiendo benzodiacepinas, ketamina, esa terapia electroconvulsiva quizás... el caso es que sí parece estar siendo tratado con algo que él no ha elegido, que tampoco está indicado porque él no es un enfermo psiquiátrico ni tiene ninguno de esos diagnósticos.

Quiero dejar claro que el/los médicos o profesionales de la salud que estén siendo partícipes de estas acciones, incluso aunque estén amenazados, aunque tengan miedo, están cayendo en un delito grave a nivel ético que en el futuro les puede costar como mínimo el no poder ejercer nunca más, independientemente de las consecuencias penales. No se trata –repito– de un asunto político, se está violando grandemente la ética médica, se están realizando actuaciones sobre una persona violando su voluntad y sus derechos, sin consentimiento informado, sin diagnóstico previo que lo avale, incluso sin que esa persona haya decidido estar ingresada. 

La integridad moral, el civismo, el respeto, el amor al prójimo, el hacer el bien y el NO DAÑAR, son inherentes al ejercicio de las profesiones de la salud. No hay posicionamiento político, el juramento hipocrático nace contigo y mueres cumpliéndolo.

Atentamente, profesionales al cuidado de Luis Manuel: Todavía se está a tiempo de analizar la situación y reconducirla, no importa si eres comunista o no. Nunca se debe olvidar para qué has estudiado, que el camino elegido tiene una gran responsabilidad y no es precisamente torturar, herir, castigar, solo porque unos piensen diferente, nuestro deber no entiende de ideas, doctrinas, los profesionales jamás podremos violar nuestra ética, ni ensuciar nuestro buen hacer por atender a ideales políticos o a intereses de otros. Ese no es nuestro trabajo.

Escribo desde la humilde opinión de varios médicos y enfermeras que estamos consternados ante la situación de Luis Manuel Otero Alcántara y vemos lo que está pasando en un hospital lleno de profesionales que no reaccionan. 

A veces es mejor perder el puesto de "director o de jefe de sala o de médico o de enfermera de la sala", porque al menos vas a pasar dignamente a la historia como aquel o aquellos profesionales que detuvieron "la injusta tortura". 

Esto es un llamado que hacemos desde Europa varios médicos, reflexionemos todos, porque el civismo y el amor a la profesión no nos permite quedarnos callados.

Saludos cordiales.

Las declaraciones y opiniones expresadas en esta carta a CiberCuba son de exclusiva responsabilidad de su autor. CiberCuba hace su mejor esfuerzo para verificar la veracidad de la información recibida pero no da garantías sobre la misma.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba