Administración Biden advierte a Cuba y Venezuela para que rechacen la entrada de dos buques iraníes

El régimen de Maduro está tratando de presionar para que la nueva administración norteamericana alivie las sanciones de Trump.

El carguero Makran Foto © Defense News

La administración de Joe Biden ha advertido a Venezuela y Cuba para que rechace la entrada de dos buques de guerra iraníes que se cree transportan armas para Caracas, revelaron fuentes en Washington.

Según publica el sitio Político, el gobierno de Estados Unidos, que tiene a los dos buques bajo vigilancia desde finales de mayo, ha dejado claro que tomará "medidas apropiadas" para disuadir lo que ve como una "amenaza" en el hemisferio occidental.

Según un alto funcionario de la administración de Biden, los barcos --que ahora se encuentran en mitad del Atlántico-- transportan armas para cumplir con un acuerdo que Irán y Venezuela hicieron hace un año.

El funcionario no especificó de qué armas se trata, pero el verano pasado hubo informes de que Venezuela estaba considerando comprar misiles a Irán, incluidos varios de largo alcance.

Los asesores del entonces presidente Donald Trump advirtieron repetidamente al líder venezolano Nicolás Maduro contra tal medida.

Mientras tanto, la comunidad de inteligencia norteamericana tiene evidencias de que uno de los barcos, el Makran, transporta lanchas rápidas de ataque, probablemente vendidas a Venezuela.

Las imágenes satelitales del Makran proporcionadas por Maxar Technologies a principios de mayo mostraron siete de estas embarcaciones colocadas en su cubierta, pero no estaba claro si estas todavía seguían a bordo cuando el barco zarpó.

“La entrega de tales armas sería un acto de provocación y se entendería como una amenaza para nuestros socios en el hemisferio occidental”, dijo el alto funcionario de la administración Biden a Politico. "Nos reservamos el derecho de tomar las medidas apropiadas en coordinación con nuestros socios para disuadir el tránsito o la entrega de tales armas".

La Casa Blanca está presionando a Caracas y La Habana por canales diplomáticos para que no permitan que los barcos atraquen en sus países, dijeron bajo condición de anonimato dos funcionarios del Pentágono y un funcionario del Congreso. También han presionado a otros gobiernos de la región para asegurarse de que rechacen los barcos, dijo el congresista.

Mientras tanto, Caracas está tratando de aprovechar la situación para obtener un alivio de las sanciones estadounidenses impuestas por la administración Trump, según dos personas más familiarizadas con la situación.

Los intermediarios estadounidenses han comunicado a las autoridades venezolanas que permitir que los barcos atraquen haría menos probable un alivio de las sanciones y se tomaría como una muestra de desafío hacia Estados Unidos por parte de dos países adversarios que han aumentado su cooperación en los últimos años.

“La venta de las armas iraníes ocurrió hace un año bajo la anterior administración [estadounidense] y como muchas situaciones relacionadas con Irán bajo la administración anterior, incluida la ruptura del programa nuclear de Irán tras la imprudente retirada de la administración Trump del [acuerdo nuclear con Irán] Estamos trabajando para resolverlo a través de la diplomacia”, dijo el funcionario. "Pero para ser claros: Irán vendió armas a Venezuela hace más de un año, lo que creemos fue para poner a prueba la postura de máxima presión de la administración Trump".

Elliott Abrams, el enviado especial de la administración Trump para Irán y Venezuela, desestimó el comentario del alto funcionario de la administración Biden como "mezquino, político y mucho más interesado en culpar a los predecesores que en proteger la seguridad nacional de Estados Unidos".

"Todos esperamos que la diplomacia funcione", agregó. "Si no es así, esta administración debería prepararse para actuar, no para culpar a más y más personas por su inacción".

Los funcionarios estadounidenses han estado monitoreando el avance de los barcos durante las últimas dos semanas desde el Golfo Pérsico, hasta la costa este de África, alrededor del Cabo de Buena Esperanza y ahora en dirección noroeste a través del Atlántico. El Makran, un antiguo petrolero convertido en una base de operaciones avanzada con capacidad para helicópteros, está acompañado por el Sahand, la fragata más moderna de Irán.

Hasta el miércoles por la mañana, los barcos habían completado más de la mitad del viaje desde Irán a Venezuela y navegaban lentamente hacia el noroeste a más de mil millas de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, según un funcionario del Departamento de Defensa de EE.UU. Esta es la primera vez que la armada iraní ha dado la vuelta al cabo o ha llegado tan lejos al otro lado del Atlántico.

Por su parte, los legisladores norteamericanos que reciben informes periódicos sobre el asunto han estado presionando públicamente a la administración Biden.

“Esto no parece una entrega de carga de petróleo o combustible”, escribió en Twitter el vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado, Marco Rubio. "Tiene todas las huellas de ser una entrega o venta de armas (como botes de ataque rápido) a Venezuela junto con la oportunidad de proyectar un mensaje de fuerza contra la administración Biden".

Sin embargo, algunos legisladores se muestran escépticos de que la canalización secundaria funcione.

“Creo que siempre deberías intentar un esfuerzo diplomático. Pero seamos realistas", dijo el senador Rick Scott (senador republicano por Florida) en una breve entrevista. “El régimen de Maduro y el régimen de Castro, no trabajan con nosotros. No respetan a sus ciudadanos. No respetan a nuestro gobierno".

Farzin Nadimi, del Washington Institute for Near East Policy, que se centra en la estrategia naval y las industrias de defensa de Irán, dijo a Politico que su mayor preocupación con respecto a la posible entrega de botes de ataque rápido a Venezuela era las implicaciones de entrenamiento.

"Si Irán ayuda a Venezuela a desarrollar tácticas similares a las practicadas por el [Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica] en la región del Golfo Pérsico, eso podría tener, en mi opinión, graves repercusiones en el futuro", dijo.

En 2016, las lanchas rápidas iraníes se apoderaron de un barco de la Armada de los EE.UU. en el Golfo, un episodio que avergonzó a la marina estadounidense.

Kirsten Fontenrose, miembro del Atlantic Council y exfuncionaria del Consejo de Seguridad Nacional durante la administración Trump, dijo que la expiración del embargo de armas de la ONU a Irán significa que esta medida podría ser el comienzo de más exportaciones de equipo militar por parte de ese país.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba