Cubanos y venezolanos tirados en el piso a la espera de ferry para llegar a selva del Darién

Salieron de Perú huyendo del comunismo del presidente Pedro Castillo y llevan días atrapados en una localidad costera de Colombia a la espera de adentrarse cuando antes en la selva.

Migrantes cubanos, durmiendo con niños en el piso. Foto © CiberCuba

Un grupo de cubanos y venezolanos que estaban residiendo en Perú llevan tres días tirados, durmiendo en el suelo de un portal, en una localidad costera colombiana, a la espera de subir un ferry que les ayude a alcanzar cuanto antes la selva del Darién.

En el grupo de al menos 11 adultos y cuatro menores de edad viaja el médico cubano Maiquel González, que huyó de Venezuela, logró entrar en Estados Unidos y luego regresó a Venezuela para conseguir viajar a Cuba a ver a su madre, gravemente enferma.

Ahora se enrola en una nueva aventura migratoria a través de la ruta más difícil de América Latina, la que atraviesa la selva del Darién.

El grupo de migrantes salió este 3 de agosto de Lima huyendo del nuevo presidente Pedro Castillo. "Mejor pasar trabajo intentando llegar a Estados Unidos, que quedarnos en el comunismo en Perú", dijo González en declaraciones a CiberCuba.

El médico cubano Maiquel González, a su salida de Lima (Perú). Foto: CiberCuba

Maiquel González, que estuvo en la Misión Barrio Adentro de Venezuela, salió de Perú y atravesó Ecuador con el grupo de migrantes que va camino a la frontera de Estados Unidos con México.

Salieron de Lima el martes 3 de agosto, pidiendo botella y "viendo el maltrato de los policías en Perú al salir en Tumbes. Llaman animales a los inmigrantes. La xenofobia es grande", señaló González a CiberCuba.

Finalmente consiguieron cruzar la frontera atravesando una zanja porque el puente internacional que une Perú con Ecuador sigue cerrado.

El sábado 7 de agosto el grupo de migrantes cubanos y venezolanos logró entrar en Colombia. Dejaron detrás a un centenar de haitianos que estaban siendo discriminados en la terminal de Pasto, donde los empleados se negaban a venderles pasajes para que pudieran continuar camino. Ni siquiera les dejaban acceder a la terminal, comentó el doctor González.

El domingo 8 de agosto, el grupo enfiló en dirección a Cali. El cansancio del viaje empezaba a hacer mella porque si difícil es hacer el viaje solos peor es aún emprenderlo con niños. Por eso intentaron contactar con alguna ONG que les echara una mano. Sólo consiguieron que Cáritas Colombia les diera alguna bolsita de alimentos.

"Aquí no hay ninguna ayuda humanitaria", señala el doctor González, en alusión al acuerdo suscrito hace unos días entre Colombia, Panamá y Costa Rica para ordenar el tránsito de los migrantes por sus territorios, acordando cuotas diarias de accesos a través de sus fronteras y reforzando la “lucha contra el crimen organizado, el tráfico y la trata de personas” en la región.

Lo único que han hecho, de momento, es reforzar el transporte marítimo, añade el doctor González, aunque lamenta que cobren 50 dólares por persona para pasar de un lado a otro en ferry.

El grupo planeaba salir de Capurganá este sábado entre ocho y diez de la mañana, después de pasar tres días cocinando con leña para poder comer.

En el momento de redactar esta noticia, puede que el doctor Maiquel González y el resto de migrantes que le acompaña hayan conseguido acercarse a la selva del Darién.

En lo que va de 2021, Panamá ha registrado un récord de más de 42.000 migrantes que atravesaron la peligrosa Selva del Darién con la intención de arribar a la frontera sur de EE.UU.

La cifra, que supera los 25.000 de todo el 2016, continúa creciendo a raíz de la reapertura de las fronteras a medida que mejoran las condiciones epidemiológicas asociadas a la pandemia de coronavirus. 

El pasado año solo cruzaron por Panamá 8.594 migrantes en total, un 61% menos que en 2019, de acuerdo con cifras de Migración.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba