Ellos y nosotros

Los cubanos queremos vivir y compartir una patria común y próspera sin tantas divisiones ficticias. Para lograrlo solo sobran ellos, ese grupito de aprovechados malsanos que continúa medrando sobre nuestras miserias.

Ellos Foto © Cubadebate

Desde el inicio comenzaron a dividirnos. 

Primero cargaron contra los ricos, contra aquellos mismos que financiaron su revolución. Les quitaron todo lo que tenían, sus propiedades y empresas, sus negocios, su dinero. Los ricos se marcharon y ellos se apropiaron de lo que dejaron atrás, de sus mansiones, su arte, sus autos, sus joyas.

Luego fueron contra los que no estaban de acuerdo con la implantación del comunismo en Cuba: contra los católicos, los pequeños comerciantes, las clases medias, los intelectuales, los artistas.

O te doblegas ante la revolución o te convierten en “los otros”.

Luego cargaron contra los gays, los peludos, los que escuchaban rock, los que bailaban rock and roll, los que escuchaban a Elvis. Todo lo que no era una masa uniforme y servil se convertía en “los otros”.

Las familias se dividieron entre gusanos y revolucionarios, los que entraban en las iglesias y los que repudiaban la religión, los gays y los homófobos, los que se fueron y los que se quedaron. Poco a poco la cantidad de “los otros” aumentó, entre crisis migratorias, balsas, visas, abandonos de misión, matrimonios, poco a poco, más del 20% de la población de Cuba vive fuera de la isla, esto sin contar los millones de niños nacidos por todo el mundo que hubieran sido cubanos. 

Divide y vencerás. Nunca ha sido aplicada durante tanto tiempo y tan efectivamente esta idea.

Los cubanos hoy vivimos divididos. Los de afuera y los de adentro. Muchos de los de adentro aún creen que los que estamos fuera no tenemos derecho a opinar sobre los asuntos de nuestro país. Los que estamos fuera sentimos esa división, esa exclusión cada día. División que es artificial, ilegal, e injusta.

Han sido eficientes y despiadados en crear y fomentar esa división. Su poder está basado en esto. 

Todo el que se opone a ellos es clasificado como “los otros” de inmediato. A los activistas, los periodistas independientes los convierten en mercenarios sin ninguna prueba, los artistas que cantan o se pronuncian en contra de la revolución son desacreditados. Según ellos, las protestas masivas del 11 de julio fueron protagonizadas por mercenarios, vende patrias, delincuentes y traidores. Divide y vencerás.

En sus campañas publicitarias dicen que quieren “puentes de amor”, cuando fueron ellos los únicos que rompieron puentes y crearon muros entre cubanos.

La realidad es que solo existe una división, que han tratado de ocultar con toda su propaganda y discursos, la división real que existe entre ellos y nosotros.

Ellos que controlan el país, viven una vida de privilegios, disfrutan de las mansiones que arrebataron a los ricos de antaño, climatizadas con piscinas donde no faltan el agua ni la electricidad, muchas las alquilan como hostales de lujo en AirBNB, viajan en todoterrenos Audi y manejan Mercedes de lujo, vuelan en jets privados, vacacionan en las islas griegas o en cayos exclusivos, poseen empresas en paraísos fiscales, y tienen hospitales exclusivos. Ellos, viven en Miramar y Siboney, lucen rolex y visten guayaberas y uniformes verde olivo a reventar con sus obscenas gorduras.

Nosotros vivimos en barrios insalubres y viviendas miserables, heredadas de nuestros abuelos, donde convivimos hasta tres generaciones; nos quitan la electricidad y el agua cuando quieren, nos tienen malviviendo con una libreta de abastecimiento cada día más paupérrima, morimos en hospitales sin oxígeno ni medicamentos, no tenemos derecho ni posibilidad de prosperar ni de protestar, vivimos de las remesas de nuestros hermanos que se fueron. Nosotros trabajamos por salarios miserables en hospitales y escuelas sin condiciones, damos pedales en bicitaxis o transportamos frutas en carretillas, llenamos fosforeras o vendemos los recuerdos familiares.

Ellos y nosotros es la única división real, y la que debemos expulsar de una vez por toda de nuestra patria. Cubanos somos todos, los que vivimos dentro y los que vivimos fuera, los que pensamos de una forma o de otra. Todos queremos vivir y compartir una patria común y próspera sin tantas divisiones ficticias. Para lograrlo solo sobran ellos, ese grupito de aprovechados malsanos que continúa medrando sobre nuestras miserias.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Luis Flores

CEO y cofundador de CiberCuba.com. Cuando tengo tiempo escribo articulos de opinión sobre la realidad cubana vista desde la perspectiva de un emigrante.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba