Actriz cubana Yaima Morfa pierde a su abuela de 95 años y asegura que "Abdala le adelantó la muerte"

"Llega al policlínico y no aparece la camilla, hay un médico que debería atenderla metido en Messenger que no tiene idea de nada, una enfermera que pasa y se desentiende. Aparece la camilla, mi hermano y mi tío la llevan al cuarto donde le ponen el oxígeno, literalmente los primeros auxilios se los dieron ellos: uno le tomó el pulso y el otro aguantaba la boquilla. Duró 10 minutos y dejó de respirar", relató la actriz.

Yaima Morfa Foto © Facebook / Yaíma Morfa. Actriz

La actriz cubana Yaima Morfa denunció que la muerte de su abuela de 95 años, ocurrida el viernes en Ciego de Ávila, se debió a que unos días antes le pusieron la vacuna Abdala.

Según relató en su muro de Facebook, la anciana empezó a tener fiebre tres días después de recibir la vacuna. El test de antígenos le dio negativo, no obstante, al día siguiente perdió el apetito y al otro comenzó a faltarle el aire. Su familia la llevó al policlínico, donde murió menos de una hora después.

A continuación, CiberCuba reproduce el texto de Morfa íntegramente:

"Hace como 12 días aproximadamente fueron a mi casa en Chambas, Ciego de Ávila, a ponerle la primera dosis del candidato vacunal Abdala a mi abuela de 95 años. No le tomaron temperatura, creo que no preguntaron si era alérgica. Mi abuela era una persona mayor con condición de encamada, había que hacérselo todo. Ella siempre tenía una especie de catarro y algunas flemas que, de vez en cuando, muy raras veces, le reforzaba los pulmones y había que ponerle un plan de antibióticos para quitarle la infección, pero nada grave, respiraba bien y todo seguía su curso.

A raíz de la Abdala, me niego a llamarla vacuna aún, y otra inyección que hasta hoy aún no sabemos su nombre, para supuestamente levantarle las defensas, a los tres días empezó con fiebre de entre 37.5 a 38 grados. Le hicieron test de antígenos y dio negativo. Así y todo querían mandarla a un centro de aislamiento junto a mi mamá, por supuesto, que es quien la atendía".

Por suerte, logramos persuadir a mi madre de que eso era una locura total, llevar a una persona tan delicada a lugar así, sabiendo toda las malas condiciones en las que se encuentran los mismos.

Al cuarto día estaba sin apenas apetito, a pesar que ella siempre comía bastante y de todo. La fiebre se le quitó y se consiguieron algunos medicamentos y empezó un plan.

Estaba comiendo un poquito y al menos estábamos un poco tranquilos con eso. Le hicieron un PCR que cuatro días después no hay respuesta.

Mi mamá hace par de días perdió el gusto y el olfato, fue a hacerse un test de antígenos al policlínico y no hay. Le dicen que tiene que irse directo al centro de aislamiento con sus cosas lista a internarse, que allá es donde único están haciéndolos.

Sobre las 11:15 am hoy mi abuela se empezó a sentir muy mal y a faltarle el aire. La ambulancia, por suerte, llegó pronto, el policlínico queda a una cuadra.

Primer suceso: el de la ambulancia le dice a mi hermano y a mi tío que ellos son los que tienen que subir a mi abuela a la misma. Llegan al policlínico y no aparece la camilla, se demoran buscándola, hay un médico que debería atenderla metido en Messenger que no tiene ni idea de nada, una enfermera que pasa y también se desentiende. Aparece la camilla, mi hermano y mi tío la llevan hasta el cuarto donde le ponen el oxígeno, literalmente los primeros auxilios se lo dieron mi hermano y mi tío, uno le tomó el pulso y el otro le aguantaba la boquilla. Duró 10 minutos y dejó de respirar.

Al rato entró el médico y solo dijo: "Ah, acaba de fallecer, dime la hora", y luego llegó la enfermera y la cubrió con una sábana.  Eso fue a las 11:51 am.

El médico no le tomó el pulso, ni la revisó cuando la llevaron... nada.

Luego, tres horas después, sin tener absoluta certeza, escribió que murió de un edema agudo del pulmón, según su opinión. No sé cómo pudo llegar a esa conclusión sin apenas verle la cara. A veces la indolencia y la inhumanidad se apodera de algunos.

Otro dato: el carro fúnebre del pueblo está roto y en el cementerio no hay capacidad. Dicen que van a enviar un carro funerario desde la vecina Florencia (no sé a qué horas) y la van a enterrar en el pueblo vecino. Todavía el cadáver de mi abuela está en una camilla en el policlínico cubierto con una sábana. Literalmente, Abdala le adelantó la muerte, esto no tiene otra lectura.

Y mi mamá en casa esperando a ver si realmente se la llevan a un centro de aislamiento. Esto sigue.

Actualización: finalmente lograron enterrarla en otro pueblo; cuando el carro fúnebre llegó, ningún médico quiso tocarla para meterla supuestamente en una bolsa negra, como estima el "protocolo". A pesar que se supone que no murió de COVID, entre mi hermano, mi tío y el del carro hicieron todo ese proceso. La caja mal hecha, la tapa se le abrió en un momento... en fin... al menos ya descansa de toda esta locura en una bóveda".

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba