Díaz-Canel lució Adidas en Cumanayagua

Un presidente con estilo de nuevo rico humilla a un país y maltrata a los ciudadanos.

Díaz-Canel con Adidas Foto © Captura vídeo TV cubana

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, lució una chaqueta deportiva Adidas, en una reciente visita a Cumanayagua, Cienfuegos, en otro vano empeño para parecerse al extinto Fidel Castro, aunque aún no se ha dejado crecer la barba.

Un presidente con estilo de nuevo rico humilla a un país y maltrata a los ciudadanos, privados durante años de prosperidad y sosiego, en aras de un futuro de abundancia que nunca llegará, mientras el comunismo de compadres asole a Cuba.

La pretendida sencillez no está reñida con la elegancia, y esa estampa de mandatario enfundado en chaqueta deportiva Adidas, habitando palacete en Miramar y viajando en BMW blindado, parece sacada de una telenovela, donde el nuevo rico recorre fincas y alecciona a capataces y trabajadores.

Un mandatario de la dictadura del proletariado más antigua de Occidente, usando prendas de una marca símbolo del capitalismo, solo revela superficialidad e inconsistencia, además de un agravio a la mayoría de los ciudadanos, cuyos sueldos no alcanzan para comprar un mono deportivo Adidas, aunque fuera de uso.

Otro inconveniente del fetiche lucido por Díaz-Canel es que hace el ridículo mundial -al estilo de Fidel y Chávez- usando una prenda de entrenamiento deportivo, como si fuera un abrigo ligero, provocando las risas, chistes y memes de medio mundo.

Cuando Cuba alcance la prosperidad y serenidad, habría que encargar un compendio de ensayos sobre los daños del castrismo y sus continuistas a las normas del buen vestir, destrozadas por el ímpetu totalitario para destruir la República, la familia y la decencia.

Díaz-Canel debe asumir la sensatez como política y abandonar la chealdad como norma de vestir porque mientras sea presidente, representa a la nación, agredida constantemente por sus gobernantes, carentes de sentido de Estado y buenos modales.

Raúl Castro, que sufrió durante años los embates del mesías de Birán, cambió radicalmente las formas, suprimiendo parte de los papalotes en almíbar que perpetraba su antecesor, hermano y jefe, tras advertir que Fidel era insustituible, eliminó aquellos costosísimos baños de masa y extenuantes discursos, donde todos fingían.

Pero Díaz-Canel -una apuesta política de Raúl- prefiere imitar a Fidel Castro y ya sabemos que quien imita fracasa, sobre todo, porque la autoridad y el carisma no se heredan, como ocurre incluso con hijos biológicos de figuras históricas.

Pero si el presidente está persuadido que imitando a Fidel Castro solventará sus déficits de liderazgo, debía dejarse crecer la barba y vestirse de verde oliva, evitando el estrujado uniforme del fallido Día de la Defensa, cuando movilizó los restos de la FAR y  turbas maoístas para responder a Archipiélago y Yunior García Aguilera.

Ya sabíamos que el buen gusto no casa con el Palacio de la Revolución, cuyos principales inquilinos son cheos por educación y vocación, pero un presidente debe mirar siempre al futuro y nunca al pasado, excepto para no repetir errores y las nuevas tecnologías permiten mantenerse actualizado sobre modas, usos y costumbres en el mundo real.

Rogelio Polanco debería cuidar mejor las apariciones públicas del jefe y buscar un estilista sensato que vista al presidente y la primera dama con el encanto y la sobriedad del buen gusto, evitando esos fetiches Adidas, que formaron parte del fantasma del diversionismo ideológico, tan usado por Raúl Castro para asesinar reputaciones.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba