Hola, mamá

Ya no eres una niña; aunque todos me dicen que está hecha una pepilla.

Dcubano
Madre e hija cubanas Foto © Dcubano

Aprovecho el viaje de R. para mandarte las medicinas, el aceite tendrá que ser por otra vía porque él viaja muy cargado y me pareció excesivo recargarlo con una garrafa de cinco litros.

Los niños bien, ilusionados con irte a ver en otoño-invierno para evitar el calor y con planes de llevarte a Varadero, adonde volará directamente la pequeña desde Canadá porque estará haciendo su año de Erasmus, que es un programa de intercambio universitario. Ya les dije que tú no te bañarías en la playa, pero K quiere llevarte a navegar en catamarán, pese a mis advertencias de que los cubanos que viven en Cuba tienen vedado el acceso a embarcaciones de recreo. I. me preguntó si tu socio M., el del Capri, pudiera hacerle unos rayitos, dile algo cuando puedas.

El trabajo bien, aunque ahora se me hace más cuesta arriba porque llega el calor, pero habrá que seguir machacando porque así ayudamos a los muchachos y te tiramos un cable a ti en lo posible. Como los niños (como tú llamas a los tres tarajallúos) han cogido el tumbao de celebrar doble, es decir, Día de las Madres español y cubano, el domingo pasado estuvimos a comer donde Hermenegilda, que te manda recuerdos y nos deleitó con un cabrito asado y una ensalada de la huerta que quitaban el sentido, como diría un gitano; y hoy K. asó un pernil delantero de puerco, con una receta que le dieron en La Habana, él compró torrijas y champán.

Adriana suele quejarse del reguero y suciedad que dejan en la cocina porque no ponen planta (tener cuidado), dice, pero luego se ríen y negocian el fregado y limpieza. Tus nietos han descubierto una marca de cerveza rusa baratísima, por los efectos de la guerra contra Ucrania, son unas latas plateadas, con forma de cilindros y anotaciones en ruso, que encontraron en un almacén, del que se trajeron el equivalente a tres cajas.

Hace poco me llamó tu prima N., que está más recuperada de la operación y ya bajó de Sarasota a Miami. Me comentó que te mandará un dinerito, le dije que se lo agradecíamos, pero que no hacía falta, sabiendo que ella está jubilada y tiene una pensión baja, que complementa con ayudas estatales, pero me contestó que no podría dormir tranquila, pensando que tú te fueras a acostar sin comer.

N. está muy angustiada por su sobrina presa desde el 11J; intenté tranquilizarla y decirle que su hermana debía buscar cauces de apelaciones y reclamos legales, pero me recordó que en Cuba la injusticia es unidireccional y siempre contra el pueblo, nunca contra los dirigentes. Tiene razón, pero no quise ahondar su pena.

Sentimos la muerte de L., aunque sabemos que estuvo cuidada y mimada hasta el final, escribimos a sus hijos con condolencias nuestras y de tu parte. Cuando saques un tiempecito, llama a M. y R., que enseguida preguntaron por ti.

Dime si pudiste poner ya la tarjeta SIM en tu móvil nuevo porque sigues sin aparecerme en whatsapp, aunque sé que en estos días ha habido dificultades en Etecsa; y procura alimentarte lo mejor posible y seguir el tratamiento médico, que ya no eres una niña; aunque todos me dicen que está hecha una pepilla.

Cuando hables con la prima D., dile que te confirme si le llegó la pomada que le mandé para los problemas en la piel del bisnieto recién nacido. Ya nos estuvo contando de lo complicado del parto porque G. tenía el Covid y no lo sabían; en fin, espero que se encaminen.

Me alegra que te haya llegado la compra que te hicimos hace unos días y que hayas resuelto con el yogur líquido y el trozo de carnero; no sabía que te gustaba tanto esa carne, pero era la única disponible en el momento en que compramos en la tienda virtual. La próxima vez que vaya alguien cercano, te mandaré café; y ya estamos acopiando cosas para cuando vayan los muchachos a verte. Dime si necesitas algo o si te hace ilusión un detalle especial, aparte de tu frasco anual de Pure Poison.

Un beso, te quiero mucho, mamá; hasta pronto...

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba