Niños víctimas de la masacre en Uvalde serán enterrados juntos: "Eran noviecitos"

Durante la terrible masacre, perdieron la vida juntos, por eso, sus padres decidieron enterrarlos uno junto al otro en el Cementerio Hillcrest de Uvalde.

GoFundMe vía Univisión
Annabell y Xavier Foto © GoFundMe vía Univisión

Los cuerpos de los niños Annabell y Xavier, asesinados durante la masacre en la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, serán enterrados juntos.

Los niños eran "noviecitos", siempre estaban juntos y se apoyaban en todo. Durante la terrible masacre, perdieron la vida juntos. Por eso, sus padres decidieron enterrarlos uno junto al otro en el Cementerio Hillcrest de Uvalde.

"Eran 'sweethearts' y se mandaban mensajes diciéndose 'te quiero'. Eran mejores amigos y y los padres de ambos disfrutaban del amor incondicional que sentían el uno por el otro", desveló un reportaje de Primer Impacto.

Annabell Guadalupe Rodríguez y Xavier James López, ambos de 10 años y dos de los 19 estudiantes de cuarto grado asesinados el pasado 24 de mayo en la primaria Robb de Uvalde, se conocieron cuando eran más pequeños.

Los padres de la pequeña contaron a ABC News que llegó un día a la casa diciendo que había conocido a un niño que olía muy bien y se vestía bonito. Desde entonces, se volvieron inseparables.

La familia contó que se pasaban notitas en clases y cada uno participaba en las barbacoas y fiestas familiares del otro.

"Ella estaba muy enamorada de él", contó Mónica Gallegos, la mamá de Annabell, y confesó que ella y Felicha Martínez, madre de Xavier, se divertían muchísimo con la adorable relación de los niños.

"Felicha y yo nos reíamos, como diciendo '¿Qué saben ustedes sobre el amor?'".

Una hora antes del tiroteo perpetrado por Salvador Ramos, Annabell y Xavier se tomaron una foto juntos en una ceremonia de entrega de premios en la cafetería de la escuela.

Este miércoles, la niña Miah Cerrillo, de 11 años y sobreviviente de la masacre, narró ante el Congreso de Estados Unidos su traumatizante experiencia. Su padre, con lágrimas en los ojos, dijo que aunque su niña no había sido asesinada, ya no era la misma niña que jugaba y se reía con él hasta esa fatídica mañana.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba