Juan Padrón: "Yo siento que a la gente le gusta Elpidio Valdés y lo quiere"


Estados Unidos, Sur de la Florida,

Publicado el Jueves, 28 Diciembre, 2017 - 15:55 (GMT-5)


El periodista Ernesto Morales entrevista para CiberCuba a Juan Padrón, el hombre que probablemente más ha hecho reír a los cubanos con personajes como Elpidio Valdés, creado en 1970 y que acaba de cumplir 47 años.

¿Qué lleva a un hombre cuya carrera está basada en la animación a plasmar todo esto en cuadros?

Cuando uno hace una película, trabaja con muchos técnicos, animadores, gente que ensambla la imagen. Dirigir a toda esa gente es un trabajo que requiere mucha energía. Yo, cuando estaba solo en mi casa, tranquilo, me ponía a dibujar una historieta. Así es como me relajaba. Hace mucho tiempo que quería pintar. No es lo mismo hacer una ilustración con tintas, acuarelas, etc, que pintar en óleo o acrílico. Yo le decía a los amigos pintores que tengo: "Quiero pintar, pero no sé qué pintar" y me decían: "Pinta lo que tú haces". Entonces empecé a pintar vampiros, cosas de Elpidio Valdés y también hice otras cosas experimentales para aprender la técnica. Ahora que vengo aquí (a Miami) a ver a Ian, a los nietos y nietas, cuando tengo un chance me pongo y les voy pintando esas cosas.

No ad for you

¿Cómo se traduce el sentido del humor al dibujo?

Para mí es un misterio, como que un compositor haga la melodía de una canción. ¿Cómo se le ocurre? No lo sé. Así me pasa a mí. Estoy tratando un tema y los chistes se me ocurren sin mucho esfuerzo. Hay otros chistes que puedes trabajarlos semanas. Qué frase usar en una historieta. Puedes tomar notas. Pero yo creo que nace espontáneamente y de la experiencia de ver otra gente, de fijarte en las cosas de la vida. Ese tipo de inflexiones, imitaciones que yo hacía también con mis amigos, yo lo puedo volcar en el dibujo animado porque ahí tenía actores como Frank González y Manuel Marín y otros que son maravillosos y tenía los efectos de sonido, la música... Es más fácil en el dibujo animado lograr la risa que en un cartón de un cuadro.

¿Qué siente cuando ve la influencia que han tenido Elpido Valdés y Vampiros en La Habana en la cultura cubana?

Una gran satisfacción. Yo siento que a la gente le gusta Elpidio Valdés y lo quiere. Me decía un cineasta austriaco: "Oye, Elpidio Valdés existe porque existe en la mente de muchos cubanos. Hablan de él, recuerdan frases".

He conocido españoles a los que les he preguntado si conocen a Elpidio Valdés y me dicen que sí. Imagino que a usted también le ha pasado.

Los españoles que yo hago en Elpidio Valdés están basados en un humorista español que se llamó Gila, que tenía chistes de soldaditos que se llamaban por teléfono y se preguntaban: "¿Eres el enemigo? Mira hay un espía nuestro allí. Dile que se ponga al teléfono". Esas son las cosas que hacen los soldaditos de Elpidio Valdés. La guerra fue muy cruda y muy sangrienta y murieron muchos cubanos y no vas a hacer una cosa gore para los niños. Es para divertirse.

¿Alguien le criticó alguna vez en Cuba que trivializara la guerra?

No.

¿Y en Miami, cuando viene de visita, alguien le ha reconocido?

Fui a comprar cosas de arte a una tienda y había pintores jóvenes cubanos de aquí (de Miami) que me dijeron: "¿Usted es Juan Padrón? Queremos sacarnos una foto con usted". Fui a una cafetería y también me reconocieron y las camareras también se sacaron fotos conmigo. Es el cariño a Elpidio Valdés, no es a mí.

Pero usted sabe que las personas terminan agradeciéndole el habernos hecho reír durante tantos años. Volviendo a los cuadros, la primera vez que los vi, sentí lo que Psicología define como "memoria afectiva", que no es sólo lo que recuerdas sino lo que sientes cuando estás recordando. Tener uno de estos cuadros en mi casa, va a retocar esa memoria afectiva. Juan Padrón pretende seguir pintando, ampliando su colección o esto es algo que hizo en algún momento y terminó ahí?

Yo he ido buscando estilo. El estilo en el que puedo lucirme mejor es cuando la tela es un cómic, una historieta, que es mi trabajo en tinta, ampliado, en otra dimensión, pero tiene la misma esencia de lo que yo siempre he hecho.

¿No extraña que el cuadro que pinta no tenga la historia que cuenta un cómic?

He empezado a hacer historietas, pero no solo busco la narración sino también la composición, efectos de blancos y negros.

¿Cuál ha sido el primer 'feedback' de los amigos que empezaron viendo lo que usted hacía?

Éso es lo que más les gusta de lo que he hecho y las cosas de vampiros por los colores y texturas que he logrado en algunos de los cuadros.

Por cierto, ¿nos puede decir algunos de los personajes a los que usted le puso voz en los muñequitos?

Yo he hecho voces de soldaditos españoles, de mambises... Pero yo me di cuenta de que eso no era profesional, que eso era un gusto que yo me daba para una película. Había actores que lo hacían  mejor. En el huerto escolar, una de las ratas, soy yo. Ahora mismo no me acuerdo cuál de las dos porque grabamos las voces y para que sonara más gruesa le pusimos una velocidad menor y entonces decía: "Calla, rata inmunda".


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Cargando ...

Comentarios

Siguiente:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.