¿Cuál es el cambio principal que propone Amnistía Internacional para construir una Cuba mejor?

Esta noticia es de hace 2 años

En su más reciente informe sobre Cuba, Amnistía Internacional propone que sean integradas todas las voces de la sociedad civil cubana y que se ponga fin de una vez a la represión del movimiento opositor cubano, con el propósito de construir un mejor futuro para el país.

Sin embargo, ante el inminente traspaso de la presidencia en Cuba, en declaraciones recientes a AFP, el opositor Manuel Cuesta Morúa habla de una oposición fracturada, que no tiene “nada que ver con la prominencia que tenía hace dos décadas”.

Y añade: "Se trata de superar algunas de nuestras debilidades en oposición mientras que al mismo tiempo nos damos cuenta de que hay una transición política que debemos intentar y aprovechar al máximo para que se convierta en una transición hacia la democracia”.

Según Cuesta Morúa, el foco ahora está en las reformas institucionales: una estrategia para generar el cambio "desde adentro" propugnado por Barack Obama, con quien el citado opositor se reunió en dos ocasiones.

Por otra parte, aunque la oposición ha madurado, también es cierto que sigue lastrada por la división interna, entre quienes respaldan las protestas callejeras y los que quieren llevar a cabo el cambio por medios legales.

En el ámbito de las protestas callejeras, las Damas de Blanco de Cuba lideran el panorama, pero con poco efecto, con protestas semanales que son bloqueadas sistemáticamente por la policía.

"Presión total, sin concesiones: esa es la manera de derrocar al castrismo", dice el activista político cubano Antonio González-Rodiles, en una postura respaldada por otras figuras como Guillermo Fariñas y José Daniel Ferrer.

No obstante, hay organizaciones como la Mesa de Acción Democrática (MUAD), Otro18 y Cuba Decide, encabezada por Rosa María Payá, hija del fallecido líder de la oposición Oswaldo Paya, que pretenden una transición a la democracia forzando la legalidad de la oposición.

"Casi el 70 por ciento de la sociedad civil está de acuerdo con participar en un proceso constitucional, no solo participando en las elecciones sino también participando en la reforma electoral... para lograr el estado de derecho", dice Cuesta Morúa, integrante de Otro 18.

Según la Comisión de Derechos Humanos, en 2017 el número total de detenidos políticos fue de 5.155, lo que supone la cifra más baja en seis años.

"El gobierno cubano ha mostrado poca tolerancia hacia cualquier expresión de puntos de vista políticos diversos, la organización independiente de ciudadanos y el respeto a las libertades civiles individuales", dice Jorge Duany, director del Instituto de Investigación Cubana de la Universidad Internacional de Florida.

Por otra parte, las reformas migratorias de Cuba de 2013 ―que permitieron la entrada y salida al país sin “permiso del Gobierno cubano” por primera vez en medio siglo― ha acabado debilitando a la oposición, pues favoreció que muchos opositores entraran y salieran a voluntad y que algunos trasladaran su residencia al extranjero; es el caso de Eliécer Ávila y del grafitero El Sexto.

La opositora Martha Beatriz Roque también cree que en los últimos 20 años la oposición ha perdido fuerza en Cuba, y que se agotó aún más por la visita de Obama en 2016. Roque cree que la oposición tampoco ha "encontrado la manera correcta de llegar a la gente".

Sin embargo, a pesar de tantas circunstancias especiales, Amnistía Internacional propone cambios para construir una Cuba mejor, y cree que la manera es justamente la integración, de una buena vez, de la oposición en la sociedad cubana.

(Foto: REUTERS  /Alexandre Meneghini)

Esta noticia es de hace 2 años
Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.