El cubano que peleó en Bahía Cochinos y alcanzó la cima de la medicina

Roberto Carlos Heros emigró de Cuba con 18 años, volvió para invadir Bahía Cochinos y dos años después regresó a Estados Unidos para convertirse en neurocirujano.


Hay un dicho estadounidense para significar la inteligencia de alguien que reza “es muy inteligente, no es un neurocirujano, pero es muy inteligente”. Y esto es porque la Neurocirugía, especialidad médica que se encarga de la cirugía del sistema nervioso, es una de las más complejas y exigentes dentro de las medicina.

No solo porque requiere estudiar descomunalmente para poder operar con éxito el órgano que rige a todos los demás, sino porque es de las que más tenacidad y coraje exige del galeno. Es por eso que se cree que ser neurocirujano significa pertenecer a la élite de la medicina.

Por ello debes saber que un cubano nacido en La Habana en 1942, el doctor Roberto Carlos Heros, no solo llegó a serlo en Estados Unidos, un país que está a la avanzada en esta rama médica, sino que ocupó el podio más alto que un especialista de esta pude alcanzar en esa nación y en el mundo.

Heros abandonó Cuba a los 18 años en 1960. Se exilió en territorio estadounidense y al año siguiente su sentido patriótico lo llevó a regresar a la isla, nada menos que comandando el pelotón de paracaidistas que participó en la invasión de Bahía de Cochinos en abril de 1961 y que fue derrotada por el gobierno Comunista de la isla liderado por Fidel Castro. Fue capturado y estuvo en prisión durante dos años.

Retornó a los Estados Unidos como resultado de uno de los canjes más singulares que se hayan dado entre dos gobiernos: los prisioneros de guerra fueron intercambiados nada menos que por compotas.

De Bahía Cochinos a la universidad

Después de esto, Heros comenzó a estudiar medicina en la Universidad de Tennessee donde se graduó en 1968 como el primero de su clase. Su internado y el primer año de residencia en cirugía los hizo en el Hospital General en Boston.

Su latente vocación militar lo llevó a servir en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos como Mayor y luego completó la residencia en Neurocirugía en el Hospital General de Massachusetts. De aquí pasó nada menos que a la prestigiosa Escuela de Medicina de Harvard y más tarde se trasladó a la Universidad de Pittsgurgh como profesor asistente.

Y a partir de aquí comenzó su carrera ascendente en la medicina.

Regresó al Hospital General de Massachusetts en 1980 donde se convirtió en el Director de Cirugía Cerebrovascular, pero no se detuvo. Fue pasando por todos los rangos académicos de Harvard hasta alcanzar la categoría superior de profesorado.

En 1995 se estableció en la Universidad de Miami como profesor, co-líder y director del Programa del Departamento de Neurocirugía y directivo fundador del Centro Internacional de Salud en dicha universidad.

Ha sido Huésped de Honor del Congreso de Cirujanos Neurológicos y en 2005 llegó a ser electo Presidente del Congreso de la Federación Mundial de Sociedades Neuroquirúrgicas.

Ha sido profesor visitante de más de 50 instituciones estadounidenses y extranjeras, donde ha efectuado más de 500 presentaciones como invitado. Es, además, miembro honorario en varias sociedades neuroquirúrgicas latinoamericanas y europeas. Ha sido Presidente de la Editorial Board of Neurosurgery y se ha desempeñado en la junta editorial de siete publicaciones de Neurocirugía.

También fue el fundador del Comité Neurovascular de la Federación Mundial de Sociedades Neuroquirúrgicas, fungió como presidente de la American Academy of Neurological Surgeons (Academia Norteamericana de Cirujanos Neurológicos) y de la American Association of Neurological Surgery (Asociación Norteamericana de Cirugía Neurológica).

El Doctor Heros ha sido autor y coautor de numerosas publicaciones: ha publicado más de 150 artículos de referencia, ha escrito 70 capítulos de libros de texto sobre aneurismas cerebrales, malformaciones arteriovenosas, cirugías de base de cráneo, entre otras temáticas neuroquirúrgicas. Aunque su mayores investigaciones y resultados se centraron en la protección cerebral ante la isquemias (obstrucción de la irrigación sanguínea en el cerebro). Fue el principal investigador en esta área durante 12 años consecutivos.

Este neurocirujano se casó con la doctora Deborah O. Heros, directora del Servicio de Neuro-oncología de la Universidad de Miami: Sylvester Comprehensive Cancer Center. Tienen tres hijos en común: Robert, médico fisiatra que sirve en el ejército de los Estados Unidos; Carlos, un adolescente de 18 años y Elsie, Master en Enfermería de la universidad de Yale.

Sobre los neurocirujanos opina Roberto Carlos Heros:

“A pesar de los muchos retos que enfrenta nuestra profesión hoy, yo realmente creo que no hay nada comparado a ser neurocirujano. Trato de inculcar este orgullo especial y convicción elitista en nuestros residentes y jóvenes colegas. Ellos dentro de todos sus semejantes, son los boinas verdes, los SEALs (comando, equipo de operaciones especiales de la marina norteamericana), las fuerzas especiales de la medicina. Este elitismo no ha de traducirse en arrogancia, ni necesita llevarse externamente sobre nuestras mangas, sino que debe ser sentido en el corazón."

Añade, "nosotros somos diferentes, y por lo general somos mejores y ciertamente somos especiales. Este estatus lo hemos ganado, no por nacimiento, buena suerte o mejores niveles u oportunidades, lo hemos ganado a base de determinación, trabajo duro y tenacidad de bulldog”.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba