Foto © Cortesía del entrevistado

Lieter Ledesma: "Estados Unidos me ha acogido como a un hijo, me reconoce y brinda espacios que anhelé tener"

Este artículo es de hace 2 años

Lo conocí de pequeño cuando era compañero de mi hijo menor en el CEAR “Giraldo Córdova Cardín”, ubicado al este de la capital cubana; ambos practicaban el tenis.

Con el paso del tiempo, las canchas pasaron al olvido, pues el ex tenista se apoderaba de la pequeña pantalla cubana, en la que hacía las delicias de niños, adolescentes, jóvenes y ¿por qué no?, adultos. Su rol protagónico en el conocido programa infanto juvenil La Sombrilla Amarilla lo situaban en el gusto popular.

Seguía siendo, en cambio, un asiduo visitante al Latinoamericano, a donde iba a apoyar a su equipo Industriales, pues es de esos que llevan la pelota en la sangre.

Convertido en conductor del programa A Puro Corazón, desaparecido como por encanto de la TVC, lo reencuentro en una de mis visitas a Miami llevando las riendas de otro espacio televisivo.

Se trata del carismático Lieter Ledesma, un chico alegre de mirada honesta.

¿Quién es este joven que en tan poco tiempo ya entra, sin pedir permiso, en miles de hogares de habla hispana en Estados Unidos?

“Nací bajo el signo de Virgo, según los astrólogos, el 18 de septiembre de 1981, en Maternidad Obrera de Marianao, La Habana.

“Como siempre digo, hijo de campesinos. Tanto mamá como papá y su respectiva ascendencia provienen de Pinar del Río. No obstante, así y todo soy legítimo habanero, con toda la familia en el campo. Papá un pichón canario de los remates de Arroyo de Mantua, con todo lo que eso implica: 4 am de pie, 8pm a dormir, entre otras cosas.

“Crecí con su ejemplo de trabajo, no he conocido a nadie que trabaje más que él. Aún lo hace a sus 74 años sin creer en el tiempo ni el colesterol; come de todo y abundantemente (cosa que también heredé) y vive como quiere.

“Mami es de Consolación del Sur, una mujer honrada, todo empuje, sin muchos estudios pero con una luz extra cotidiana que raya en la clarividencia; es impresionante. Sin lugar a dudas una combinación que ha hecho de mí el hombre que hoy soy.”

Siempre te gustó la televisión, ¿cómo es eso de tenista-conductor-actor?

“Sí, la TV me apasiona como lo hace el deporte. Fui un niño muy ocupado, debuté en la tele a los seis años, en las aventuras El Heredero.

“Mi madre entendió que, además de la escuela, también necesitaba clases de música, inglés y kárate como parte de mi formación; sin descuidar el juego y el descanso. Así es que la organización del tiempo y la estructura de mi vida empezaron desde muy temprano.

“Era un niño sumamente feliz, con un apetito de dinosaurio que aún conservo, como bien sabes pues fui compañero en clases de Julito, uno de tus hijos. Cursé estudios de bachiller en el Centro de Entrenamiento de Alto Rendimiento Giraldo Córdova Cardín.

“El deporte es una de mis grandes pasiones pero no llegué allí por méritos deportivos. Existía en ese momento (no sé si aún continua) un aula para los hijos de dirigentes y/o personal vinculado a esferas del deporte en Cuba.

“Allí íbamos muchos para suplir la carencia de pre-universitarios en la ciudad (que afortunadamente hoy día hay) y evitar marchar a las precarias becas más conocidas como pres en el campo.

“Nos llamaban la Academia y casi todos fuimos apuntados en tenis. Allí aprendí a jugarlo con decencia, aunque casi todos mis compañeros eran mejores que yo, incluyendo a tu hijo Julito. Lo que provocó que me enfocara en mis resultados docentes, estudios musicales y mi trabajo actoral.”

¿Qué recuerdas de esa linda etapa?

“De esta etapa guardo grandes recuerdos y mejores amigos. Con orgullo disfruté la participación en Juegos Olímpicos de muchos de mis compañeros de escuela y algún que otro amor de adolescencia.

“Sin embargo, como era de esperar, el CEAR fue solo un trampolín ya que en el 2000 entré a la Universidad de las Artes en Cuba, el ISA, donde tuve la honra de ser discípulo por un lustro de quien aún conservo como segunda madre, la primerísima actriz cubana Corina Mestre.

Tuve la honra de ser discípulo por un lustro de quien aún conservo como segunda madre, la primerísima actriz cubana Corina Mestre

“Nuestra relación ha trascendido diferencias generacionales, políticas, de credo. Todo lo que separa a la raza humana no ha podido romper los estrechos lazos de amor que me unen a ese ser humano tan excepcional, quien me conoce como pocos; a quien puedo acudir sin temores ni corazas.”

Es muy bonito guardar tales experiencias de un ser realmente extraordinario como Corina y quien seguramente te ofreció una sólida base para caminar la vida. ¿Es así?

“Por supuesto. En mis años como actor de TV, Teatro y Cine he tenido que mutar en más de una ocasión para poder permanecer en los medios y vivir del trabajo para el cual me formé; mucho de eso se lo debo a ella.

La Sombrilla Amarilla, el Cabaret Tropicana o mi voz prestada a dibujos animados dan fe de mis múltiples intentos. Así llego a la conducción, para sobrevivir, pagar mis cuentas, para prevalecer. Me encanta esa faceta, pero te soy sincero, prefiero actuar.”

¿Qué te condujo a trabajar en el extranjero?

“Siempre he creído que no soy yo quien sobra en Cuba, aunque mis acciones parezcan decir lo contrario. Intenté reinventarme más de una vez, con lo que estuviera a mi alcance. Aunque la solución que avizoro no está en pequeños feudos. Resolver, inventar, ir tirando, esperar por otros nunca formaron parte de mi vocabulario, de lo que he querido para mi vida y muchísimo menos de lo que quiero ahora que tengo a mi hija Paola de tres añitos, con el compromiso supremo de educarla y llenar de herramientas para la vida que le espera (como en su momento mis padres hicieron conmigo).”

Resolver, inventar, ir tirando, esperar por otros nunca formaron parte de mi vocabulario, de lo que he querido para mi vida y muchísimo menos de lo que quiero ahora que tengo a mi hija

Recuerdo un día, bajaba yo del ICRT por la puerta de M, y venía a todo correr Lieter, con su saquito tirado en el brazo, sin tiempo apenas para la grabación de su programa A puro corazón, dirigido por Gloria Torres. No obstante su evidente apuro, se detuvo, me besó eufórico (siempre ha sido así, alegre, cordial, amigo, hijo) y me contó que apenas estaba en tiempo para el programa. Que se había demorado arreglando el traje que llevaría ese día. ¿No te dan el vestuario aquí? Le pregunté yo, a lo que contestó: “Si espero por lo que dan aquí ¡En fin!”. Y salió disparado para el estudio.

El programa A Puro Corazón fue captando a la teleaudiencia cubana, sobre todo por el carisma de Lieter Ledesma, quien un día de la noche a la mañana, no apareció más en él.

Pocas emisiones más le sobrevinieron y el espacio desapareció de la pantalla cubana. ¿Qué pasó?

“Nada. Yo había salido de Cuba actuando en una Obra de teatro musical para Alemania y Suiza. Dejé grabado tres meses de programa y un autorizo de cobro a mi esposa Laura con la niña de un mes de nacida.

“A mi regreso encuentro que solo le habían pagado la mitad del dinero. Alguien decidió rebajarme el salario en mi ausencia y con trabajo adelantado bajo las condiciones de un contrato vigente.

“Me dije: 'pero, ¿qué cosa es esto? ¿Macondo?' Ya sabes cómo se puso el isleño que llevo dentro. Yo no tengo miedo Julita. Dije que hasta que no me pagaran lo que me debían no regresaba a la TV; a Gloria Torres le quería dar una cosa... no me creyeron.

“Hay hombres que tienen una sola palabra y ahí estoy yo; crecí con ese ejemplo. Se demoraron casi dos meses para pagarme y en ese tiempo no fui a trabajar. Me mandaron a buscar, me pagaron lo que me debían y me ofrecieron regresar por menos dinero.

“El resto es de dominio público, no fui más, por principios elementales, por amor propio, por respeto a mí mismo o terquedad española. Así es que quedé en la calle con una hija recién nacida. Muchos actores y personal de la TV aplaudieron mi gesto, pero continúan regalando su trabajo y dejándose pisar. ¡Ése no soy yo!

“Quienes me conocen saben que expongo mis ideas y defiendo lo que pienso sin susto. Allá, aquí, donde sea. Respeto y exijo lo mismo para mí. Llegué un buen día a grabar, y la directora me llamó para decirme que del irrisorio salario que me pagaban por programa, alguien había decidido bajar la tarifa aún más. Por supuesto que me levanté y me fui, sintiéndolo mucho por Gloria que es una gran persona y maestra.”

Quienes me conocen saben que expongo mis ideas y defiendo lo que pienso sin susto. Allá, aquí, donde sea

No me gusta utilizar la expresión “¿qué sentiste en ese momento?” pero creo que aquí no cabe otra pregunta.

“Un día me miré en el espejo de los grandes actores cubanos que admiro y el panorama fue tan desconsolador, triste y gris, que senté a mi esposa Laura e intentamos trazar una ruta para ser protagonistas de nuestro presente y el futuro de nuestra prole.

“Ambos somos jóvenes, capaces, sanos gracias a Dios. Así es que el gen de nuestros abuelos españoles que les impulsó a cruzar el Atlántico dijo presente. Es curioso cómo han intentado envilecer esta condición inherente a nuestra especie.

“El hombre emigra desde sus orígenes. Coja un libro de historia y ábralo a voluntad, ¡allí está! El hombre ha emigrado en busca de agua, tierras fértiles, mejores condiciones climáticas ¡y un eterno sin fin!

“Mucho más los cubanos que somos el resultado de una gran fusión de culturas lejanas. Vivir es elegir y elegir es desechar. Con esta filosofía nos sentamos a desechar algunas cosas y elegir otro camino, el nuestro. Y llegamos al día de hoy, donde el resultado de nuestro libre albedrío ha dado frutos.

Vivir es elegir y elegir es desechar. Con esta filosofía nos sentamos a desechar algunas cosas y elegir otro camino, el nuestro. Y llegamos al día de hoy, donde el resultado de nuestro libre albedrío ha dado frutos

“No ha sido fácil, la vida no lo es. Estados Unidos me ha acogido como a un hijo, me reconoce y brinda espacios que anhelé tener. Tengo mucho que agradecer y no escatimo oportunidades para proclamarlo. Estados Unidos, América ¡somos todos!

“Aquí los cubanos hemos encontrado un espacio vital y útil. Un lugar donde plantar y ver crecer los frutos. Nos honramos de no perder esencias, y los más sensibles (entre los que me cuento) llevamos Cuba por dentro y por fuera. He visto monedas cubanas convertidas en pendientes y al escudo nacional bordado en la guayabera de quien se niega a regresar por principios inquebrantables, no menos respetables que otros.

He visto monedas cubanas convertidas en pendientes y al escudo nacional bordado en la guayabera de quien se niega a regresar por principios inquebrantables, no menos respetables que otros

“He visto al mundo grande y excelso que no cabe en una Isla, y eso no me hace mejor o peor que nadie. A los mortales nos encanta el juzgar y los más adictos al juicio son los que peor lo hacen.

“La televisión local (Spanish Broadcasting Sistem, Mega TV) acogió mis empeños por un año, en su espacio de prime time, Esta Noche Sí. De eso aún hoy come mi hija y nunca lo voy a olvidar.

Ahora Diario Las Américas, el reconocido periódico de Miami, cuenta con mis servicios.

"Potenciando las bondades de su plataforma digital con proyecciones a una televisión que abarque “social media” y recupere el terreno perdido por sus ediciones impresas.

“No abandono la idea de regresar pronto a la TV convencional; pronto habrá sorpresas a mayores escalas, Dios mediante.”

¿No extrañas el deporte, tu Latino, tu equipo? ¿Llevas en el corazón tu bandera siempre?

“Hablando de deportes, lo que es inevitable siempre que se menciona tu nombre, te confieso que mi nueva realidad me ha alejado, lógicamente, del dominio de estadísticas y nombres que tanto me salvaban en los debates callejeros habaneros.

“Cuando decidí partir en mi maleta de viaje me traje la Biblia, una bandera cubana que me regaló Corina y mi camisa de Industriales. Ya te podrás imaginar con cuanto orgullo la visto por los estadios de la Gran Carpa.

Cuando decidí partir en mi maleta de viaje me traje la Biblia, una bandera cubana que me regaló Corina y mi camisa de Industriales

“Por mis venas corre mi afición Azul. El Latinoamericano fue mi casa, uno de los pocos estadios donde lo que ocurre en la grada es tan o más interesante que lo que pasa en el terreno. Lugar de encuentro con los más pintorescos personajes de la sociedad capitalina, en su inmensa mayoría nacidos fuera de la Habana.

“¿Que presión le van a meter al Yuli en el Dodger Stadium si cuando jugaba para su natal Santi Spíritus, el Latino se lo quería comer?.

“Por cierto, hablando como los locos, ¡cuánto talento deportivo cubano en las más diversas geografías! Lo de la pelota no tiene nombre. Ver atados de manos como se destruye el deporte nacional con tantos jóvenes cubanos talentosos brillando en otras tierras.

Lo de la pelota no tiene nombre. Ver atados de manos como se destruye el deporte nacional con tantos jóvenes cubanos talentosos brillando en otras tierras

“Por mucho tenemos la mejor selección masculina de volleyball diseminada por el orbe, en busca de la solución de necesidades elementales como seres humanos y aprovechando sus años de máximo nivel para levantar patrimonio donde calzar su vejez.

“¿Cómo se puede ser tan terco, tan ciego, tan sordo para continuar aniquilando lo poco que se niega a morir en un país que vive por el deporte?.

“¿Cuándo vamos a poder disfrutar de equipos unificados con cubanos de todo el mundo? ¿Qué hombre se siente con la potestad de decidir quién es cubano y quién dejo de serlo? Todo el que nació en Cuba es cubano y punto, y los hijos de los cubanos nacidos en otras latitudes también lo son y tienen igualdad de derechos.

¿Qué hombre se siente con la potestad de decidir quién es cubano y quién dejo de serlo?

“¿Qué estamos esperando, que un día den la orden, como lo hicieron con el dólar, los celulares y los hoteles? Al menos parte del arte ha encontrado las fórmulas de supervivencia tan negadas a nuestros deportistas y al deporte en general.

“Cuba es una pequeña isla del Caribe, con mucho potencial, ¡pero una pequeña isla del Caribe! No podemos pretender tener todas las respuestas, cuando además nada se soluciona. Hay mucho que imitar, que aprender, que importar a nivel estructural y organizativo.

“El mundo está en constante desarrollo y evolución. Hay que mirar adelante con todo lo que eso implica. Vivir aferrados al pasado es de locos. El país necesita ponerlo todo en manos jóvenes y cabezas frescas. ¡Los hijos se parecen más a su tiempo que a sus padres!

Vivir aferrados al pasado es de locos. El país necesita ponerlo todo en manos jóvenes y cabezas frescas

“Bueno, pues estos hijos huyen porque sus padres, o peor, sus abuelos no les dejan tomar cartas en el asunto y se niegan a verlos crecer. Como resultado, vemos una población avejentada, la sangre nueva a producir para naciones que no nos vieron nacer. Nunca pensé encontrarme en esa lista, pero no me dejaron opción y el reloj avanza implacable.”

¿Por qué será que los artistas son tan drásticos y directos? En esta nueva faceta que he introducido en mis trabajos para CiberCuba de hablar con destacados exponentes del arte en Cuba, las respuestas fluyen, las ideas atacan, no perdonan. Así es mejor, pienso. Pero quiero concluir con algo que a Lieter apasiona, el deporte.

“¿Deportistas cubanos que admiro? A Sotomayor y a las Morenas del Caribe hay que dedicarles capítulo aparte. Quizás los primeros. Cada segundo que pasa el Soto pone más alta la barrera de los 2,45; un fuera de serie.

“Y esas mujeres las tengo posteadas en mi muro de Facebook como estandarte. A Kid Chocolate le tengo un cariño desmedido, no sé por qué. No lo vi pelear pero su sencillez en medio de tanta gloria me obnubila, amén de mi fascinación por el boxeo cubano.

“Me lleno el pecho para anunciar que estudié en Cuba con Guillermo Rigondeaux, estudiaba yo, el realmente entrenaba más. Parece que la fórmula le resultó, mira hasta dónde ha llegado, a pesar de su último revés. ¡Cuánto lo admiro!

“Del baseball, vi jugar de niño a Germán Mesa y eso me lo llevo a la tumba como regalo de vida. Soy amigo de Javier Méndez (ídolo de la infancia), hemos jugado softball juntos y no escatimamos halagos uno por otro.

“Creí mucho cuando apareció Kendry Morales, un fenómeno que nació para jugar baseball. Y dejando a un lado mi corazón azul, levanté plegarias y pedí mucho por Yulieski Gourriel, tan criticado, tan poco valorado. Recuerdo que le escribí a un colega, Suárez Valmaña a raíz de la Serie mundial. Le puse: 'Ojala el Yuli gane, se lo merece. Novato con anillo, suena bien' ¡y mira tú como lució!

“La lista es un poco más extensa pero no quiero aburrir, ni dejar de mencionar unos nombrecitos no cubanos. A ver si a alguien te suena.

“Michael Jordan, Roger Federer, Nadia Comaneci, Mohamed Alí, Usain Bolt, Sergey Bubka, Michael Phelps, Carl Lewis, Tom Brady, Valentino Rossi, Diego Armando Maradona, y Lionel Messi. La cream de la cream!

“¿Equipos?: Industriales, Yankees de New York, Real Madrid, Selección alemana de Fútbol, Chicago Bulls de Jordan y mis Morenas del Caribe”.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.