Bobby Pelegrino, director de programas deportivos de la TV cubana | Foto © Cortesía del entrevistado
Bobby Pelegrino, director de programas deportivos de la TV cubana | Foto © Cortesía del entrevistado

Bobby Pelegrino: "Hoy día cualquiera dirige sin saber ni qué cosa es una cámara de televisión


Publicado el Martes, 18 Septiembre, 2018 - 08:52 (GMT-4)


Más que una entrevista, conversar con el inquieto Bobby Pelegrino, es rememorar muchísimos momentos de nuestra vida en común, como compañeros de trabajo por casi tres décadas en la Redacción Deportiva de la Televisión Cubana: Bobby, como avezado director y yo, como periodista.

Con sus más y sus menos, debido a nuestros caracteres muy similares: explosivos, laboriosos, gritones, 'luchones', chocamos muchísimas veces, pero siempre nos respetamos y nos quisimos.

Así que les presento a uno de los directores más integrales, exitosos y buena persona que conocí en mi paso por la Televisión Cubana: Ramón Andrés Pelegrino Casanovas.

No ad for you
Cortesía del entrevistado

¿Por qué Bobby si te llamas Ramón Andrés?

“Ramón Andrés se llamaba mi abuelo, mi padre y yo. Rompí con esta tradición con mi hijo, que ya estudia en la Universidad de las Ciencias Informáticas, UCI, tiene 21 años y se llama Marcos Henrique.

“El Bobby se debe a que a mi papá le gustaba mucho un cantante que por los años 50, hacía las delicias de muchos en Nueva York, Bobby Capó y me llamaba por ese nombre y con ése me quedé.”

Nacido en Santiago de Cuba en el 'muy cercano 1949', Bobby lleva 22 años de casado con la eminente neurocirujana pediátrica Mariela Infante, y en estos momentos se encuentra jubilado.

“Sí, es cierto, yo nací en Santiago pero siento por La Habana, me gustan los Industriales. El caso es que con apenas un añito, en el 1950, mis padres se trasladan a Estados Unidos. Primero vivimos en Nueva York y luego en Miami.

“En 1960 regresamos a vivir en La Habana, por lo que mi vida se ha desarrollado en esta gran urbe a la que tanto amo.”

Transcurren los primeros tiempos para Bobby en la capital, no sin contratiempos con el español pues, aunque lo hablaba, desde el punto de vista académico su idioma hasta ese momento era el inglés. Incluso, tuvo que atrasar un año en la escuela por este motivo.

“Entre 1966 y 69 cumplo con el Servicio Militar y al salir me incorporo a trabajar como profesor de Inglés en la Facultad Obrero Campesina Julio Antonio Mella.

“Ahí me ofrecen un curso de guionista en el ICRT [sin dudas aprendió rápido y bien la lengua de Cervantes] y me proporcionan la posibilidad de trabajar como productor-director de uno de los programas más seguidos de la radio cubana por aquellos tiempos: la Discoteca Popular de Radio Progreso con el maestro Eduardo Rosillo.”

Eduardo Rosillo, un verdadero artífice del micrófono, conocedor hasta el tuétano de la música cubana, baluarte indiscutible de nuestras cultura y nacionalidad.

“Así es. A Rosillo le debo muchísimo; aprendí de él lo que era el balance musical, que todo en la transmisión tuviera una coherencia, me enseñó a dirigir en una palabra. La radio fue mi gran escuela porque, además, yo editaba, musicalizaba. ¡Hacía de todo!

La radio fue mi gran escuela porque, además, yo editaba, musicalizaba. ¡Hacía de todo!

“Estuve hasta 1971, o sea dos años, sin cobrar un centavo, como decimos usualmente por amor al arte, porque yo seguía perteneciendo a Educación, y como el programa era del ICRT, el primero no me podía pagar porque yo no ejercía el magisterio, y el segundo porque yo no formaba parte de su plantilla. ¿Puedes creerlo?”

Yo realmente me quedó atónita con las cosas que han pasado en estas décadas de los 70 y 80, que a mí también me golpearon crudamente. Por eso valoro tanto a nuestra generación, ésta que ahora anda por los 60 y 70 años.

¡Qué trabajo hemos pasado Dios mío! ¡Cuántas insensateces, desatinos, incoherencias vividos gracias a acciones burocráticas!

“Ni lo digas. En 1971 soy sancionado en Educación a ocupar un puesto de menor categoría, pues se negaban a darme la baja. Me ubicaron de chofer y tuve que dejar Progreso porque, ¿de qué iba a vivir? No fue hasta 1974, después de mucha insistencia, que logré mi liberación. En ese lapsus perdí dos oportunidades de entrar en el ICRT, que al final era lo mío. La vida lo demostró.

“Sencillamente, al entonces director provincial de Educación no le daba el deseo de darme la baja; cuando la logré no me lo creía.”

¿Cuándo entras en el Instituto Cubano de Radio y TV?

“En 1974. Primero trabajé como verificador de la Dirección de Cuadros y al año, Israel González Peña, funcionario de la Televisión, me propone ir a trabajar con él para la Televisión. Comencé escribiendo promociones, y terminé haciéndolas, incluso innové.”

¿Sí?

“Recuerdas que en aquellos tiempos el audio del locutor iba por un canal, la música por otro, la diapo se sobreponía. ¡En fin! Comparado con la actualidad, ¿para qué? Pues yo logré mezclar y pude utilizar tres diapos por primera vez en la historia, en la promoción de una Aventura dirigida por Eduardo Moya, gracias a la nueva tecnología del Telecine, en aquel entonces soviética, recién incorporada a la televisión.”

¡Contra Bobby! Esos eran los tiempos en los que yo comencé, efectivamente, era así. Los tiempos de Mary Castaña pero… ¡cómo enseñaron esos tiempos!

“Fue así que me llama Graciela Alamar, recién nombrada Directora de Divulgación de la TVC. Empiezo como redactor, nada que ver con filmación (nunca fui camarógrafo) ni con dirección. Era otra época, había que ganárselo.”

Estoy escribiendo la vida de un grande de la Televisión Cubana y me parece que estoy viendo mi vida. No quiero decir que ahora sean peores o mejores que nosotros pero sí puedo afirmar que llegan muy rápido. El micrófono y la cámara había que ganárselos: ahora, prácticamente, lo regalan. Y esta es mi opinión simple y directa, que no creo difiera mucho de la de mi ilustre entrevistado de hoy.

“Estuve tres años al lado de José Luis Jiménez, para mí el mejor realizador de propaganda que tuvo la tele en esos años, quien luego emigró. Me enseñó mucho.

“No es hasta 1978 que empiezo a hacer mis primeras menciones de imagen creada; por ejemplo, con el tema de la Educación Formal: hábitos de limpieza, respeto a los ancianos, saludar. ¡Tres años ganándome el derecho para dirigir una cámara!

“Ahora llegas y al vuelo de pájaro ¡ya eres director! Yo tuve que trabajar mucho en la Dirección de Programación: campañas publicitarias, informativos de la programación de verano, programas especiales, campañas publicitarias del verano, de las que recuerdo como la más grande, la más famosa y la más recordada, aquella que filmé, ya con técnica de video tape, con buzos y todo en el mar, y que tuvo un slogan que aún hoy se recuerda: '¿Dónde está su verano?... Su verano está en el 6, con Loyda Monroy como conductora. ¿Te acuerdas de eso Julita?”

Ahora llegas y al vuelo de pájaro ¡ya eres director! Yo tuve que trabajar mucho en la Dirección de Programación: campañas publicitarias, informativos de la programación de verano, programas especiales, campañas publicitarias del verano

Y claro que me acuerdo, pues que como aquélla no ha habido otra. ¿Cuál fue tu primer trabajo como director? ¿Tus sueños, al fin, cuándo se concretan?

“En 1978, cuando en Cuba se desarrolló el XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, por una coyuntura de esas que ni mandadas a buscar, me ponen a dirigir, y ya, hasta mi jubilación el año pasado, no hice otra cosa.”

¿Te mantuviste mucho tiempo en Propaganda? porque incluso cuando yo entro a la tele procedente de la radio, en 1980, te recuerdo aún en Tele Avances con ese monstruo de la locución cubana que es la hermana Laritza Ulloa. ¿Cuándo entras a la Redacción Deportiva?

“Efectivamente, yo era ya, después del Festival de la Juventud y los Estudiantes, realizador en Propaganda. Paralelamente a esto, comenzaba a incursionar en otros campos, es así que tengo la suerte y el orgullo de aprender con grandes de la época.

“De allí, por cierto, guardo mi mayor agradecimiento a alguien que me dio las primeras oportunidades de ponchar, en el programa De Cuba. Me estoy refiriendo al ya fallecido Douglas Ponce, y por supuesto, siempre presentes en mí 'Cachito' (Eduardo Cáceres Manso) y Abel Ponce, entre otros.

“El 'Cacho' por su sabiduría, maestría y talento para los musicales y el profe Abel Ponce, por todo lo que de un directorazo podías aprender”.

“Fue así que en la década de los 80 fundo Tele Avances (que se mantiene en pantalla), primero con Raquelita Mayedo y ya al tercer programa, con la sin par Laritza Ulloa, que fue el rostro del programa hasta que ella pasa a conducir la emisión estelar del NTV en 1991.”

En la década de los 80 fundo Tele Avances

Bobby, ¿qué fue para ti Tele Avances?

“Imagínate. Es parte de mi vida, es mi idea, mi corazón estuvo volcado en él. Es dar la programación semanal de la Televisión en forma amena, en tan sólo 10 minutos y que sea seguida por los televidentes, y sobre todo, esperada.

“Ahí practiqué mucho la edición, teníamos un piquete de lujo: el ingeniero Portuondo, Carlos García, Susana Villa, Ivón, Yevsenin, el Pepillo, Gustavito Fernández Larrea, Normita la editora y Normita la asistente que valía por diez, entre otros.”

¿Y cuándo entras en el Deporte?

“En el mismo 1980 empiezo a colaborar como fotógrafo con la Redacción Deportiva, pero no es hasta siete años después que Danylo Sirio, quien hacía la post producción de la pelota, me invita a hacerla con él.

“Para mí, sin los recursos que hay ahora, ha sido la mejor de las post producciones hechas en la historia de las transmisiones beisboleras en Cuba. Lo que no inventaba Danylo no lo inventaba nadie. Ésa es la verdad”.

Doy fe de ello, y no sólo en la post producción.

Sé que el director Alberto González significó mucho para ti. En esa época eran él y Felo Sureda los realizadores de las transmisiones de la pelota.

“Fíjate si es así que a Alberto le debo todo cuanto soy en el deporte; todo lo que me enseñó lo apliqué después. Coyunturalmente (al igual que en 1978) se me da la oportunidad de hacer pelota.

“Se enferma Alberto y me dan el guante, ¡mi gran oportunidad de dirigir!, nada menos que el play off Industriales- Pinar del Río correspondiente a 1991. Parece que no lo hice tan mal, pues a partir de ahí siempre me tuvieron en cuenta. En total fueron 30 Series Nacionales las que dirigí para la tele.”

En total fueron 30 Series Nacionales las que dirigí para la tele

Tú no te has limitado al béisbol: también eras el director del voly, cuando el voleibol cubano ocupaba la élite mundial, y del básquet, en los momentos en que la Liga Superior era el segundo espectáculo del deporte cubano.

“En efecto. A partir de 1992 yo dirigí la Liga Mundial de Voleibol, donde me mantuve por 18 años: un total de 24 Ligas. Recuerda que la Liga tiene especificidades entre la FIV y las televisiones de cada país. En 1997 ó 1999, no recuerdo con exactitud, fui seleccionado el mejor director de la Liga Mundial, entre todos los que trasmitían el importante evento en el planeta, y a partir del año 2003 fui escogido para integrar la Comisión Internacional Asesora de este deporte, integrada por los entonces cuatro mejores directores del mundo en el deporte de la malla alta.”

Hablando de eso, Bobby Pelegrino tiene una amplia hoja de servicios, tanto en certámenes nacionales como foráneos.

“Yo intervine en seis Juegos Panamericanos, desde La Habana 91 que dirigí la post producción de los mismos, hasta la edición de Toronto 2015; en cuatro Juegos Olímpicos, comenzando en Atenas 2004 hasta Río 2016. En estas competencias fuera de Cuba, siempre fui contratado por el país sede de los Juegos en coordinación con la TVC”.

Pero además, tú trabajaste con ESPN, la más importante cadena del mundo en deportes.

Cortesía del entrevistado

“Varias veces. Con ellos trabajé en el juego entre la selección nacional cubana de béisbol y los Orioles de Baltimore en 1999, que me facilitó me invitaran al centro matriz de la cadena en Bristol, Estados Unidos; visita que se repitió en los años 2000, 2001 y más recientemente en el 2017.

Fui además el director del juego entre el equipo Cuba y los Tampa Bay Rays en el estadio Latinoamericano que contó con la presencia de los presidentes de Cuba y Estados Unidos, en ese entonces, Raúl Castro Ruz y Barak Obama; también para la cadena ESPN y para el resto del mundo.

Fui el director del juego entre el equipo Cuba y los Tampa Bay Rays en el estadio Latinoamericano que contó con la presencia de los por ese entonces presidentes de Cuba y Estados Unidos Raúl Castro Ruz y Barak Obama

“Trabajé con la compañía productora de televisión austríaca STVMD en la realización del Mundial para discapacitados de Ski Alpino en Innsbruck, Austria, lo que repetí en mayo de 2005 (Universiada Mundial Invierno) y en septiembre del mismo año para trasmitir el Campeonato Mundial de Heads Up Poker celebrado en Barcelona.

“En otras esferas, fui el Director del Aniversario 45 de la Televisión Cubana. Soy fundador de CHTV, actual Canal Habana; del programa Hoy Mismo, y fui uno de los directores de las visitas de sus Santidades Juan Pablo II y Benedicto, a Cuba, y como algo inolvidable, Director de la Misa que ofreció Su Santidad Francisco en la Plaza de la Revolución Jose Marti y, luego, codirector junto a Danylo Sirio, de las conversaciones oficiales entre éste y Raúl.”

Si nos ponemos a ver las transmisiones deportivas y de otra índole de la TVC entre 1991 y 2017, no hay ninguna de importancia, de relevancia, donde las magistrales manos del Inquieto Pelegrino no hayan estado.

Cortesía del entrevistado

Pero, ¿quieren que les confiese algo? Bobby no pasará solamente por esto a los anales de la Televisión Cubana: su explosivo carácter, eso de luchar contra lo que él creía injusto, sus broncas, eso estará presente por siempre.

Me lo dicen a mí que tuve con él varias 'chaquetas' de esas que no se olvidan, como cuando la ineptitud del editor de un telecentro -que por ética me reservo su identidad-, puso en peligro (algo nada común porque nuestros telecentros cuentan con técnicos muy capaces y aptos) mi reporte para la Revista de la Mañana, y en plena madrugada desperté al nuestro, al de la transmisión, mi querido Frank Pérez. Pues, al otro día, el Inquieto se puso verde, porque si Frank editaba conmigo de madrugada, en el juego de la noche no iba estar al 100 % ¿Ya se imaginan, no? Dos volcanes con lava incandescente, volcados, pero, nada que un beso y la razón y el respeto, por el trabajo mutuo, no pudieran resolver.

Le pregunté a mi hermano Rodolfo García, uno de los mejores narradores deportivos de Cuba, que me recordara algún momento vivido junto al Bobby.

“Son tantos y todos, inolvidables. ¿Recuerdas cuando en uno de los muchos centros que por las 8 Vías acompañan al viajero (íbamos para un play off a Ciego de Ávila) y Bobby nos invitó a los cuatro a tomar café. Él pagó con 1 cuc y el dependiente le dijo: 'ya usted pagó el suyo, y ¿el de los demás, qué?'

“Bobby no había leído en el cartel que en ese momento le habían subido el precio de 0.25 cuc a 1 cuc al café, y ahí mismo se armó. ¡No se me olvida!

“La situación la salvó el camarero que muy amable le dijo: 'tranquilo, ya usted pagó el suyo, el resto vá por la casa'. Ahí vino la bronca de por qué entonces él tenía que pagar si el director era él”.

¡Qué momentos inovidables! Éramos más que familia, nos cuidábamos. Teníamos clase y éramos hermanos. A propósito de nuestras idas y venidas por Cuba, persiguiendo la pelota, recuerdo una madrugada en la que entramos al Conejito de Aguada, y él se dispuso a conducir pues el chofer se sentía mal. Nada que no hubiese hecho en otra oportunidad, pero al salir del Conejito, en lugar de para Villa Clara, cogió de nuevo para La Habana. Yo le decía: 'Bobby, vas mal, es al revés; Bobby, vira para atrás'. '¿Quién dice? Mira, duérmete y no jeringues más.'

Casi a la altura de Jagüey Grande, al ver los naranjales que en aquellos tiempos existían, se convenció que había cogido al revés.

En ese viaje iba Modesto Agüero, quien tampoco podía dejar de dar su opinión sobre el maestro Pelegrino:

“Mira, son tantas y tantas las anécdotas, que se te haría muy extensa la entrevista. Lo que sí te digo es que se trata del director más brillante de los que trabajé en la pelota y el voleibol. Felo y Alberto eran muy seguros, pero Bobby tenía esa chispa que le permitía improvisar y salía siempre bien.”

También Bobby nos relata una de sus tantas vivencias.

"Sí, ¿por qué no? Un día un narrador incumplió una orientación mía como director, se lo hago saber y no obstante, lo vuelve a hacer… ¿qué hice? le mandé a cerrar el micrófono. ¿Final de la historia? Me sancionaron por eso… pero me di a respetar que era lo más importante. A partir de ahí surgió una gran amistad entre los dos.”

Yo recuerdo eso. De algo me valen mis más de tres décadas al lado de este grupo de genios. El narrador era mi querido Eddy Martin, quien junto a Héctor Rodríguez hacían 'el pan' con las travesuras del Bobby, como ya dije, una gran familia.

Me aparto de nuestra vida y le pregunto al Inquieto su opinión sobre la posible participación de los deportistas cubanos, estén donde estén, representando a nuestro país, y las transmisiones televisivas actuales del deporte.

“Estoy totalmente de acuerdo en que puedan participar en equipos nacionales. No todos se han marchado ilegalmente. ¿Por qué se les va a vetar? En muchos países de América Latina, sus atletas de nivel mundial son ídolos, ¿por qué aquí no?

Estoy totalmente de acuerdo en que puedan participar en equipos nacionales. No todos se han marchado ilegalmente. ¿Por qué se les va a vetar?

“En cuanto a las transmisiones actuales de la televisión a mi modo de ver y con una modestia y un respeto inmenso lo digo, dejan mucho que desear.

“Para mí, esto no es más que una consecuencia del no haber preparado el futuro. Por suerte, directores jóvenes como Juan Carlos, Alejandro y más recientemente Renecito, están sacando la cara por la televisión deportiva, sin olvidar a Vera, ese guajiro tan querido y respetado.

“Como bien decías al principio, lamentablemente hoy día cualquiera hace cámara, audio, luces, narra, comenta, presenta, entrevista, etc., etc. Y lo peor, cualquiera dirige sin saber en muchos casos, como decimos en buen cubano, ni qué cosa es una cámara de televisión.

“Señores, los medios son algo muy valioso y sobre todo, merecen todo el respeto del pueblo, para quienes se trabaja y se debe hacer con el corazón. A la televisión hay que venerarla, quererla, sufrirla y siempre luchar por ella a como sea.

“Hay que cuidarla y ahora con tanta tecnología moderna que tenemos, hay, primero que todo, que estudiar mucho. Hacer televisión no es labor de un día ni aprendizaje de dos. Lleva años de estudio, sacrificio, amor y sobre todas las cosas….¡talento y respeto!”

Como quiera que sea, ¡genio y figura hasta la sepultura!. Ha sido un honor, un placer compartir tantos años de vida con el Inquieto Bobby Pelegrino, personaje convertido en leyenda, alma, 'Director' del deporte en la Televisión Cubana.

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.