Yerandy Valdés, cubano detenido en Pine Prairie. Foto © Cedida por un familiar del detenido.

“Me van a dejar ciego a mi hijo”: la desgarradora denuncia del padre de un cubano detenido en Lousiana

Este artículo es de hace 2 años

Yerandy Valdés tiene 29 años y es diabético tipo 1. Su organismo, bastante afectado por la agresividad del padecimiento, necesita dosis constantes de la insulina que su páncreas no produce espontáneamente.

Desde su detención en Pine Prairie, Louisiana, hace cinco meses, Yerandy ha pasado por crisis de depresión profunda, reclusión en celdas de confinamiento, intento de suicidio, y una orden de deportación que le acecha casi de seguro tras su tercera y última corte, a celebrarse en noviembre.

Pero el peligro ahora mismo es otro: la falta de insulina.

“No le están poniendo ni el tipo de insulina que lleva, ni la cantidad que lleva”, nos comenta casi a sollozo puro su padre José Valdés, un obrero de un matadero en Missouri que trabaja hasta 16 horas por día. Para intentar sacar a su hijo de Pine Prairie, Valdés ha gastado 7.000 en abogados. Todo en vano.

“En la cárcel dicen que no pueden ponerle la insulina que él lleva porque es muy cara en este país, y eso yo lo entiendo, pero no me lo pueden dejar morir o afectarle su salud. Si el sistema de detención no puede costear la insulina que me lo den a mí, yo buscaré la manera de pagársela. Pero lo que están haciendo ahora mismo con él es criminal: me lo van a dejar ciego”.

Según José Valdés, durante la última visita a su hijo en Louisiana los síntomas de afectación eran evidentes.

“Tiene las uñas blancas, uno de los síntomas claros de la falta de insulina. Lo han tenido que hospitalizar varias veces. Ahora mismo está en la enfermería. No puede ser que me dejen morir a mi hijo en este país por no darle un Parole” cuenta José Valdés, desesperado.

Hasta el momento todos los intentos por lograr salidas bajo palabra, bajo Parole o bajo fianza, han sido infructuosos para la inmensa mayoría de los cubanos detenidos en Louisiana por entrada ilegal a Estados Unidos.

“Todos, o casi todos van a ser deportados” dijo a CiberCuba este jueves el abogado de inmigración Willy Allen. “Es duro, pero hay que estar claros de que es una realidad. Los centros de Louisiana, de Texas, hasta el de Broward County, están teniendo políticas ultra hostiles con los inmigrantes como parte de la política de 'tolerancia cero' impuesta por el fiscal general, Jeff Sessions. Y los cubanos ya son inmigrantes comunes, no como antes”.

Según Allen, la situación es tan crítica que en muchos casos él se ha negado a ser contratado para mediar en casos de cubanos. “Es por gusto. Y no me gusta cobrar sabiendo de antemano que no puedo ganar un caso”, confiesa el abogado.

En Missouri, el padre de Yerandy Valdés sabe que está en una carrera contra el tiempo. La próxima Corte de su hijo es el venidero 6 de noviembre. En el improbable caso de que en esa cita le dejaran libre, aún así habría pasado un mes entero: “Mi hijo no aguanta más. Me lo van a entregar demasiado mal”.

Este artículo es de hace 2 años

Archivado en:

Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.