Pipa de agua en Cienfuegos. Foto © CiberCuba

Fétida, oscura y con sedimentos: así es el agua "potable" en Cienfuegos

Este artículo es de hace 1 año

Ciudadanos de los repartos de Cienfuegos lavan, cocinan y se asean con agua carmelita, terrosa y maloliente, según reporta el diario oficialista Juventud Rebelde.

Este problema hidráulico no es nuevo para los habitantes de la provincia. Durante años, muchos han sido los casos conocidos de inmuebles con tuberías rotas que impiden a sus residentes abastecerse de agua limpia. 

En una conferencia de prensa Pablo Fuentes Chaviano, delegado de Recursos Hidráulicos, aceptó la historicidad del problema sanitario de la provincia. "La tenemos desde siempre; en períodos críticos calculamos hasta 200 unidades de turbiedad (el límite es 5)". Y le adjudicó el agravio, a la longevidad y el desgaste que presenta el actual sistema hidráulico.

" … Cuando ocurren esas turbiedades estamos obligados a dar, prácticamente, el agua que tenemos en tiempo de crisis, 500 l/s. Nos toca decidir entre dar agua de calidad con la limitante del servicio, porque la cantidad tratada no alcanza o asumir la afectada por turbiedades y cumplir la demanda".

Las "inventos" para afrontar esta crisis han sido desarrollados por los propios cienfuegueros. Las soluciones han logrado ser tan variadas como creativas: desde el clásico desfile de cubos de agua camino a las pipas, hasta un sistema de filtrado con algodón. 

"Hemos ideado un sistema para tratar de consumirla lo más limpia posible. Primero filtramos por un algodón, luego por un filtro rústico, después por otro sistema y por último hervimos y agregamos el hipoclorito", manifiesta una cienfueguera residente en el reparto Hermanas Giralt.

Mientras el agua potable escasea en los hogares, los salideros proliferan libremente por la ciudad. Estos representan un 20% del agua limpia que podría consumir la población, y traen consigo repercusiones en la infraestructura de las calles que provocan accidentes de tránsito. 

La ciudad no tiene prioridad en los 51 millones de dólares destinados al programa nacional para la rehabilitación de acueductos y redes hidráulicas. Según fuentes oficiales, la solución monetaria del problema sería de un aproximado de 60 millones, que no se disponen en la actualidad.

Todo ello puede desembocar en graves consecuencias epidemiológicas. ¿Tendrán los cienfuegueros que recurrir a vendedores por cuenta propia de agua potable y clorada como sucede en otras provincias del país?

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.