Médicos cubanos rumbo a Venezuela Foto © AIN/ Oriol de la Cruz

Los médicos cubanos en Venezuela entregaban medicinas a cambio de votos para Maduro

Este artículo es de hace 1 año

Un grupo de 16 médicos cubanos que abandonaron sus puestos en la misión en Venezuela, han contado al periódico norteamericano The New York Times cómo los Gobiernos de Chávez y Maduro se valieron de los cooperantes internacionalistas para presionar a los votantes más necesitados y asegurarse así ser elegidos en las urnas.

Yansnier Arias, quien ahora vive en Chile, relató que un día atendió a un paciente de 65 años con insuficiencia cardiaca, y aunque en la clínica había el oxígeno necesario, no pudo suministrárselo.

Sus jefes le orientaron que no podía destinarse para las emergencias diarias, debía reservarlo para época de elecciones, una forma de forzar a los enfermos a votar por el Gobierno.

Eso sucedió en los días previos al 20 de mayo del año pasado, cuando Maduro se presentaba a la reelección.

Sus detractores siempre lo han acusado de utilizar el programa de cooperación médica suscrito con Cuba para “colar” en el territorio nacional a agentes de la seguridad castrista.

Sin embargo, el empleo de los profesionales de la salud en labores políticas es mucho menos conocido, puntualizaron los entrevistados por el diario estadounidense.

Los galenos narraron cómo a cambio de sus servicios, el pueblo debía votar por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Se usaban varios métodos, que incluían recordatorios para votar por el candidato chavista, hasta la coerción más burda y despreciable: negar atención a seguidores de la oposición.

Tuvieron que ir a las casas situadas en zonas pobres, y allí ofrecían medicinas a sus moradores, a quienes se les “sugería” que si no votaban por el régimen, todos quedarían sin servicios sanitarios. A aquellas personas de edad más avanzada les indicaron expresamente a quién debían elegir.

“Son cosas que no debimos haber hecho nunca en la vida”, dijo una doctora.

Carlos Ramírez, cirujano dentista, llegó a Venezuela con el orgullo de quien sabe que tiene por delante una misión necesaria. Sin embargo, se fue decepcionando cuando los fines de semana él y otros colegas debían salir a regalar medicinas y captar electores.

“Llegabas con vitaminas, sobre todo, y algunas pastillas para la presión arterial. Y cuando uno empezaba a congeniar, le preguntaba: ‘¿Sabe dónde está su colegio electoral? ¿Va a ir a votar?’”, reveló.

Todo ello formaba parte de Barrio Adentro, programa creado por el fallecido Hugo Chávez en 2003 para llevar atención médica a las zonas más desfavorecidas del país.

En aquellos años, la labor de convencimiento de los médicos cubanos era más fácil, pues Chávez era un presidente muy popular. Pero tras su muerte llegó Maduro, que jamás tuvo la misma aceptación, y las cosas se complicaron.

“Con Chávez era difícil, pero con Maduro, de 2013 en adelante, esto se puso peor. Esa es la forma de chantajearlos: ‘no vas a tener más medicamentos, no vas a tener más salud gratuita, no vas a tener más acceso a atención prenatal si estás embarazada’”, dijo un especialista.

A veces, funcionarios de otros organismos fingieron ser médicos para ir a las casas, donde dispensaban fármacos sin ni siquiera tener claro su utilidad.

“Nosotros, que éramos los médicos, debíamos prestarles las batas extra a esas personas. Estaban poniendo en riesgo la vida de muchas personas, se estaba poniendo en riesgo la vida de niños por una elección”, dijo un galeno nombrado Raúl Manuel.

Cuando la crisis económica se agravó, los cubanos fueron obligados a destinar las pocas medicinas a su alcance para aquellos enfermos con padecimientos crónicos, contó Arias.

“El asunto era con las enfermedades crónicas, en las que el paciente se muere si no recibe medicamento; así es como controlaban a la gente”, recordó.

 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.