Lectura de un metro contador de la electricidad Foto © Escambray/ Oscar Alfonso

Comienzan a eliminar en Cuba el cobro de la luz a domicilio

Esta noticia es de hace 9 meses

La Unión Eléctrica de Cuba se ha propuesto eliminar gradualmente el cobro del servicio en los domicilios de sus clientes a partir del próximo primero de septiembre, informó la entidad en su página web.

La población tendrá que efectuar el pago en un cajero automático o a través de otros medios como el celular (mediante la aplicación transfermóvil), el correo, el banco y las ventanillas habilitadas en las propias unidades de la Empresa Eléctrica.

Juan Carlos Pérez Montenegro, director comercial de la oficina en la provincia Granma, reveló que la prueba piloto del proceso se realizará en la sucursal del municipio Bayamo, sita en la calle Céspedes, entre Masó y Manuel del Socorro. Allí los usuarios recogerán el recibo de la factura, pero tendrán que pagar en uno de los medios citados.

El objetivo de la medida, según explicó, es fomentar la informatización de los servicios y promover nuevas formas de pago.

La delegación de Bayamo cuenta con 28.000 clientes, de ellos, se acogerán a esta primera prueba unos 22.000. Quedarán excluidas las rutas rurales y las personas con problemas de salud grave o ancianos imposibilitados de abonar el pago en la ventanilla.

“Sabemos que la medida es compleja, que muchas personas pueden resistirse al cambio, pero no dejaremos a nadie que así lo requiera desprotegido, porque se están adoptando las medidas para ello”, recalcó Pérez Montenegro.

El funcionario recordó que ya se están informatizados los servicios de correo y banco, y que la sucursal Bayamo posee cuatro ventanillas para el cobro de la factura.

También se proyecta la instalación del servicio depost (pago mediante la tarjeta magnética) en las oficinas de la empresa como parte de las nuevas maneras de pago.

Tras Bayamo, la prueba se extenderá a la ciudad de Manzanillo.

Aunque el gobierno cubano continúa promocionando las bondades de usar las tarjetas magnéticas para realizar diversas compras y efectuar pagos, muchos de sus clientes se quejan de las dificultades para operar con esta tecnología.

En el país no existe una infraestructura adecuada ni la población está bien adiestrada en esta práctica, sobre todo las personas de la tercera edad, quienes en muchos casos son las que se ocupan del pago de estos servicios en los hogares de la Isla.

El pasado 2 de junio se suspendió el sistema de servicios de las tarjetas RED a nivel nacional, vinculadas a 936 cajeros automáticos existentes, debido a  la realización de “trabajos para mejorar el respaldo eléctrico”, según la información ofrecida.

En marzo, un ciudadano residente en Cabaiguán, Sancti Spíritus, hizo una compra con su tarjeta y cuando verificó la cuenta, le habían cobrado el doble. El suceso ocurrió en una tienda y a pesar de las quejas y tras varias visitas al establecimiento, hasta el momento de publicada su queja en el diario Juventud Rebelde, no le habían devuelto el dinero.

En una entrevista realizada en diciembre por el semanario Escambray a un auditor asistente del Banco Popular de Ahorro, este admitió que los cajeros no siempre cuentan con el efectivo suficiente para poder dispensar el dinero que quiere el usuario, y que a veces presentan problemas técnicos que impiden un trabajo óptimo.

 

 

Esta noticia es de hace 9 meses
Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985