Orquesta Aragón en sus años de gloria Foto © www.facebook/Rosa Marquetti

Si tu oyes un son sabrosón, ponle el cuño es la Aragón (en su aniversario 80)

Este artículo es de hace 1 año

Con su música en formato de charanga, y su sonido característico del tradicional son cubano, la Orquesta Aragón se fundó con el nombre de Rítmica 39, en alusión al año de la creación, luego se llamaría Rítmica Aragón y, finalmente, Orquesta Aragón. En un principio, su repertorio estaba integrado por danzones, boleros y guarachas.

En 1940 entró a la orquesta el violinista Rafael Lay, quien asumió la dirección en 1948, debido a la enfermedad del fundador de la orquesta Orestes Aragón. En 1950, luego de tocar en numerosos escenarios y emisoras de Cienfuegos, la orquesta viajó por primera vez a La Habana. En ese mismo año ingresó en la orquesta el mítico flautista Richard Egües.

En 1955 la orquesta se instala definitivamente en La Habana, bajo contrato con la Cerveza Cristal, con objeto de grabar un programa diario en Radio Progreso. Gracias a esta tradición, es que la orquesta Aragón fue invitada casi a diario, durante cincuenta años, del programa Alegrías de Sobremesa.

A finales de los años cincuenta, llevaron su música a Panamá, Venezuela, Estados Unidos y Guatemala. En 1959 se incorporó el cantante Rafael Bacallao, y poco después, en 1963, entraron el violinista Dagoberto González y en el cello, Alejandro Valdés.

En los años sesenta viajaron por Europa oriental y occidental, participaron en prestigiosos festivales de jazz, recorrieron América Latina, Japón, y varios países de África. La orquesta mantuvo su estilo, y el sonido inconfundible, a pesar de que en 1982 falleció su director Rafael Lay, y la jefatura fue asumida por Richard Egües. En 1984 tomó la batuta el violinista Rafael Lay hijo, que trabajaba en la orquesta desde 1980.

En esta época, con el triunfo del chachachá, la orquesta se transformó en uno de sus principales intérpretes y se confirmó como el conjunto por excelencia para los bailables populares. Conservaron esa categoría durante muchísimos años, hasta que Los Van Van los sustituyeron en el favor de los bailadores.

Sus mejores discos son recopilatorios como Aragón en la onda de la alegría (1988), Insuperable Orquesta Aragón (1992), Chaonda (1993), Sabrosona (1995), La charanga eterna, que es de 1999 pero fue nominada al mejor disco de música tropical tradicional en el Grammy Latino de 2002, y Los tamalitos de Olga, de 2003.

En 2005 hicieron parte de un muy singular proyecto, Cuba le canta a Serrat, y asumieron el tema No hago otra cosa que pensar en ti. Era un homenaje de los músicos cubanos (Omara Portuondo, Ibrahim Ferrer, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Chucho Valdés, entre otros) al cantautor catalán.

Entre los grandes éxitos de la Orquesta Aragón, dentro y fuera de Cuba, se cuentan la decena que integran Nosotros, El bodeguero, Pare cochero, Sabrosona, Cachita, Espíritu burlón, Tres lindas cubanas. El Cuini, La Muela, y Cero penas. La mayor parte de ellas fueron compuesta por Richard Egües, en solitario o en colaboración con Rafael Lay, Silvio Contreras o Rafael Ortiz.
 

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985