Embajada de Canadá en La Habana Foto © CiberCuba

Gobierno de Canadá califica de exageradas las afectaciones de diplomáticos con el Síndrome de La Habana

El Gobierno federal canadiense niega las supuestas irregularidades, negligencias e incumplimiento de obligaciones contractuales o constitucionales de las que se les acusa por parte de cinco diplomáticos  y sus familiares, quienes se consideran víctimas del conocido Síndrome de La Habana.

Varios medios de prensa canadienses, entre ellos National Post, reflejan la solicitud hecha por parte de la defensa al juez que lleva el caso, y de ganar los demandantes, estos recibirían una indemnización de 28 millones de dólares.

Los reclamos han sido catalogados por el Gobierno de "excesivos" y "exagerados", por tanto la defensa rebate las afirmaciones sobre la respuesta hecha por los diplomáticos en la demanda y en los medios de comunicación. También se revelan detalles del compromiso de "funcionarios de alto nivel en el Gobierno de Cuba para conducir una investigación conjunta" sobre el asunto.

Este documento detalla que una evaluación ambiental independiente de los cuartos del personal canadiense en La Habana "no reveló evidencia de fenómenos ambientales inusuales" y "no encontró evidencia de juego sucio en los cuartos del personal".

Teniendo en cuenta que hasta el momento no existe un veredicto concreto que determine la causa que generó en los diplomáticos canadienses síntomas como lesiones cerebrales cognitivas, migrañas, hemorragias nasales, náuseas, trastornos del sueño, trastornos emocionales, problemas de visión y pérdida de conciencia, los abogados del Gobierno plantean que los "daños alegados son excesivos, exagerados y/o demasiado remotos para ser indemnizables".

El Gobierno se excusan bajo el pretexto de que será imposible realizar el pago porque los diplomáticos no tomaron "medidas razonables" para mitigarlos. 

"Los demandantes tuvieron la posibilidad de (...) abandonar La Habana lo antes posible", aseveran.

Por su parte, los demandantes alegan que "Canadá manejó mal la creciente crisis". Afirman que se mantuvo bajo peligro al cuerpo diplomático mientras los estadounidenses evacuaban a los suyos. Aseguran también que se "ocultó activamente la información sobre el Síndrome de La Habana del personal diplomático", dándose "garantías falsas de seguridad" mientras se les dijo que no hablaran sobre eso con nadie.

Los síntomas del Síndrome de La Habana aparecieron en noviembre de 2016. Diplomáticos canadienses y norteamericanos han sufrido desde entonces las consecuencias de un extraño padecimiento que hasta la fecha no se ha podido definir qué lo ocasionó. Esto trajo como consecuencia que la Embajada de Estados Unidos en La Habana fuera evacuada y se limitaran los servicios diplomáticos en la isla.

Cuba ha negado tener nada que ver en este misterioso caso, que es considerado por e régimen de La Habana como un asunto manipulado por Washington para entorpecer las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Entre las opciones que se ha estudiado como causa probable de este extraño fenómeno, se ha dicho que las afectaciones neurológicas parecían estar relacionadas con una toxina usada en la Isla para fumigación, y no con los “ataques sónicos” de los que sospechaban los diplomáticos.

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985