Veo-Veo Foto © Cortesía del autor

Memoria del exilio: Veo-Veo Lo que hay que ver (Continuación)

Diciembre ha sido pródigo en cine. *

* Mi hambre cinematográfica no tiene poder de saciedad. Si bien ya no estoy en EL SHOW DE CARLUCHO - como resultado de las advertencias, o “warnings” de Youtube, por el uso de los trailers - me sigo nutriendo de todo lo que pueda apreciar. Y es que no tiene sentido recomendar películas, si no se pueden mostrar sus imágenes. Por eso sufrió esa propuesta.  Creo, no obstante, que el cine se hace para ser visto. No para cobrar por la visión.

Así, en estos días, he podido “echarme” algunas propuestas pendientes que me atrevo - o no - a recomendar. *

* La lista de películas por ver, cada día, crece más. Y, en el programa que no llegué a hacer, se me quedó en el candelero, sugerir títulos tan importantes como:

CELLE QUE VOUS CROYEZ, o, ESO ES LO QUE TÚ TE CREES. La última película de Juliette Binoche. Una historia, aparentemente, sencilla, que se convierte, poco a poco, en un intenso drama, sobre la suplantación de roles en las redes sociales. Un peliculón entrañable.

LE MISTERE HENRY PICK o LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS RECHAZADOS. Una hiper ocurrente comedia francesa sobre el “hallazgo” de un texto perdido y las consecuencias que acontecen, luego del boom de su publicación. Fabrice Luchini se luce como comediante. Cine inteligente, fresco, vital y energizante.

RUBEN BRANDT. COLECCIONISTA DE ARTE. Una interesantísima animación húngara, con diseños novedosos y una historia singular sobre el robo de distintas obras de arte. Referencia obligada para diseñadores, animadores y todo el que ame el universo de las artes plásticas.

MIFUNE. THE LAST SAMURAI. Un documental que explora la vida y obra del más conocido de los actores japoneses y su estrecha colaboración con Akira Kurosawa. Su huella en el cine internacional.

Y…

TELL ME WHO I AM, o, DIME QUIËN SOY. Otra maravilla de documental en Netflix. La historia de dos hermanos jimaguas y un secreto atroz, guardado durante años. Conmovedor hasta la médula. Imprescindible.

Igual, no dejo de hacerlo a través de estas memorias.

Así que allá voy.

¡Cojo, suelta la botella!

ONCE UPON A TIME IN HOLLYWOOD. EL CINE NO NACIÓ AYER CON TARANTINO. Es el último capricho de Quentin. Para mí, esta vez se fue con la de trapo. Aunque he escuchado de gente que la adora. Tiene una exhaustiva y cuidada ambientación de época, Pero, es una historia que dice bien poco y con la que me quedé, exactamente igual, que si no la hubiese visto. El controversial director ha de haberse divertido en una propuesta que me resultó un tanto vacía y, me parece, que está sobredimensionada como para considerarla “una de las mejores películas del año”. Es Brad Pitt manejando de aquí para allá, mientras uno piensa ¡qué bueno está!, ¿este tipo no se pone viejo? O, ¿cuánto debe haber costado semejante antojo? Demasiado larga para decir tan poco. Mucho ruido y pocas nueces.

THE IRISHMAN. Por el contrario, es una lección de buen cine, pero, que me supo vieja.  Scorsese se despide, durante tres horas, en un filme contundente, que ha desatado polaridades. Hay quienes la veneran, mientras otros pasan de ella. A Robert De Niro se le notan los años. Y a los “arreglos” digitales, en su rostro, le han llovido burlas y comentarios. Quizás, debió haberse asesorado con Cher, o con Diana Ross, al respecto.

BIKRAM, YOGI, GURU, PREDATOR. Es un demoledor documental que puede verse en Netflix y asusta al ratificar la impunidad manifiesta ante un abuso cometido. Que puede volver a repetirse. El auto denominado creador del “yoga caliente”, es desenmascarado por una realizadora, al mostrar las oscuras intenciones que afloran, cuando se le otorga desmedido poder a una creencia.

VERY RALPH Otro documental - ya en una onda más relajada - sobre el afamado diseñador, que no se limitó a implantar un modo de vestir a varias generaciones, sino que fijó un estilo de vida norteamericano. Entretiene bastante. Y da encarnizados deseos de haber nacido siendo él.

JO JO RABBIT es una divertidísima comedia que se centra en la educación de un niño nazi al que se le aparece, constantemente, el fantasma de Adolf Hitler. El tiempo pasa entre chistes sostenidos sobre un tema usualmente tétrico, doloroso, o macabro. Inolvidable es la expresión ¡Hail Shitler! que vincula al sanguinario dictador con un mojón. *

* Como lo son todos los dictadores. Shit, es mierda, en inglés. 

L´EMPEREUR DE PARIS. Una super producción francesa, con la actuación protagónica de Vincent Cassel, en la piel de un ex convicto, ladrón y asesino que, a cambio de su libertad, ayuda a la policía a limpiar todo París de delincuentes. Excelente reconstrucción del período napoleónico. Pero, al final, me quedé con la impresión de haber visto la apología de un chivato. No sé hasta dónde la historia es real.

EDMOND. Sin embargo, es, también francesa, también de época, pero, magnífica, emotiva y graciosa. Un homenaje al creador y a la obra más famosa del teatro francés. El momento del nacimiento, por Edmond Rostand -para el afamado actor Coquelin - de ese clásico imprescindible que es CYRANO DE BERGERAC. Un guion ingenioso. De esos que le insuflan luz al alma. Queda uno contento, luego de verla. A mis mejores amigos se la recomiendo. Sobre todo, a los artistas. ¡Buen provecho!

ATLANTIQUE. La verdad que no entiendo esta propuesta. Accedí a ella en Netflix con la propaganda de que era ganadora del premio del jurado, en el pasado festival de Cannes. Busqué información y me interesó mucho más todavía. Es la ópera prima de una realizadora senegalesa, primera directora negra - aunque no es tan oscura, sino una mulata bien clara - nominada y galardonada con un premio, en uno de los más importantes certámenes cinematográficos del mundo. Mas, en mi modesta opinión, es un mal programa de televisión africano, con zombies inexplicables y una historia que no sabe hacia dónde va. Tampoco entiendo mucho que la distribuya Netflix. Un ejemplo de lo que resulta cuando se intenta hacer política usando al arte. Véanla si quieren, pero, NO LA RECOMIENDO. *

* Igual, no me hagan mucho caso. El cine se hace en la mente de cada uno de los espectadores. Y lo que es bueno para unos, no tiene por qué serlo para otros. 

MARRIAGE STORY Netflix también. Scarlett Johansonn, en una cuerda simplista, junto al portento de Adam Driver, que se luce actoralmente, en esta historia que, bien pudo haberse llamado ESCENAS DE UN DIVORCIO. Laura Dern, como una abogada, hija de la gran puta, frívola y rancia. Así como, Ray Liota en un abogado, medio sucio. De un ritmo pausado que atrapa, si uno se deja llevar. ¡Me encantó! Está arrasando. Tiene buena pega. Todavía queda sentimiento en mucha gente. Imborrable.  

LOS DÍAS QUE VENDRÁN. Española. Una de las películas más sinceras que he visto en toda mi vida. Poco a poco te va atrapando en su profunda naturalidad. Tanto, que, a veces, no sabes que estás viendo un documental, o una ficción. Las barreras se borran desde la concepción misma del filme. La pareja protagónica es real, así como su trancurso, desde que deciden continuar un embarazo. Con muy buena crítica, es de lo mejor que he visto en el año. Actuaciones súper naturales en esta tercera parte de una trilogía que habrá que agenciarse para ver. Única. Distinta. Un puntal del cine de pocos recursos y mucha buena idea. Diferente. Una joya.

DRONNINGEN o REINA DE CORAZONES. Es una película danesa que, si usted no ha visto, corra a verla. La actriz es tan intensa, como la historia de una Fedra contemporánea, que se sale con las suyas. El trabajo de la banda sonora y música es de antología. Sin ello, la trama no calaría tan hondo. Una gema. ¡No se la pierda!

DOWNTON ABBEY. Después de haber gozado y sufrido la serie, durante siete largos años, finalmente llega la película del tremendo éxito inglés. Con sabor a conclusión, los guionistas tejieron pequeñas historias que involucran a todos los personajes del elegante culebrón. Afamados actores ingleses, entre los que destaca la impertérrita, siempre grande, Maggie Smith. Esta vez, la historia gira alrededor de la visita de los reyes a la gran mansión. Pero, la película se queda corta, en el afán de complacer a todos los fans y las subtramas de la entrega seriada. Yo la disfruté mucho porque todavía conservo fresco el cariño a sus caracteres. Por lo que no sé si recomendar ver la serie primero. Es mucho más rica e interesante. Melodrama anglosajón a pulso.

HUSTLERS. Jennifer López produce y protagoniza una historia, basada en un hecho real, de unas strippers que estafaron, a gran escala, a acaudalados hombres de negocios en Wall Street. Para quien ame a “la diva del Bronx”, la verá aquí en sus mejores poses, como para Vogue. * Sin embargo, me resultó sosa y sin mucho peso. No sé en qué lista la vi entre las mejores del año. No creo en esas cosas. Ni en decir “es lo mejor”, “lo más grande”, “lo más”, “lo superior”. Este es un filme hecho para hacer lucir a alguien que no necesita lucirse más. Para mí, una pérdida de tiempo. Imagino que, en cambio, será bocado divino para quien se caliente con sus poses esculturales. Más de eso, la película no ofrece casi nada. Como casi nada queda en la memoria. No entiendo su nominación a un Globo de Oro.

* La vida de esas mujeres no creo sea tan bonita, como luce en la película.

ABOMINABLE. Preciosa y muy divertida animación que sigue el viaje de una niña violinista china, junto a dos de sus amigos y un bebé Yeti que anhela regresar al Everest. Persecuciones, carreras desenfrenadas, humor a granel, e imaginación, puestas al servicio del entretenimiento. Sobre todo, de los más pequeños. O aquellos que, como yo, nos resistimos a dejar de hacerlo. Soy cardíaco a los muñequitos.

JE PERDÚ MON CORP, o, I LOST MY BODY. Es otra rara animación francesa - más para adultos - del mismo guionista de Amelie, que puede verse en Netflix. Ganadora en Cannes. El transcurrir de una mano en busca de su cuerpo. Una trama un tanto enrevesada, pero que no deja de ser cautivante.

THE CROWN Luego de las dos anteriores exitosas entregas, llega esta tercera temporada con primordiales cambios en su elenco. El papel protagónico esta vez lo asume la excepcional Olivia Colman y el papel de la hermana, lo asume la inmensa Helena Bonham Carter. Intrigas palaciegas, política monárquica, buenos diálogos y una trama que no cesa de interesar y de asombrar. Una fotografía refinada. Un nivel de realización impecable con una música gloriosa.

TRIAL BY FIRE. Laura Dern puede que resulte un poco falsa - he visto gente así - en la ya mencionada MARRIAGE STORY, pero, aquí se luce y, sobre todo, contribuye al desempeño increíble de Jack O’Connel, en el papel de un convicto que espera la sentencia de muerte por un crimen que no cometió. Una historia más de la engorrosa situación de exención que sufre la justicia norteamericana. Emotiva. Buena película.

Y, finalmente…

JUDY. Con Renée Zellweger * quien, -irreconocible, encarando primeros planos que la muestran vieja, ajada, cansada y en un personaje al final de su existencia - se luce en su desenfrenada carrera por el Oscar. Y logra convencer. Sobre todo, cuando canta y abre sus ojos como la imperecedera diva. Además, es su voz. Imitando los registros, fraseos y gestos de la inmortal intérprete. Una mujer admirada por el mundo entero, que vivía un calvario interior insoportable. La inmensa soledad que acompaña al éxito. El ocaso de una estrella. Su apagón. Preparen cajones de pañuelos si se entregan a la trama. El final es demoledor. ¡Lloré! Como una magdalena. Será muy injusto si no se reconoce su desempeño y el de esta maravillosa película.

* Debo confesar que, a mí, ella, me fascinó en CHICAGO y desde entonces le sigo con sus pocas altas y sus muchas bajas. Pude verla en Toronto, al parecer, mientras filmaba el famoso musical. Bajaba de su limousine, entrando en un hotel, con un short, bien cortico, al que bien podía leérsele en el culo, la frase VERY HOT.

He visto más.

También cine latino.

Y cubano. Reciente.

Pero, hasta aquí por ahora.

De eso contaré más adelante.

Lo siento.

Ya comienza otra tanda.

Debo - y quiero - seguir fantaseando.

NOTA A LA SALIDA: He querido ilustrar esta crónica con un pequeño ejemplo de lo que pensé hacer para mis recomendaciones cinematográficas, pero… Es sobre la película THE WHITE CROWN, dirigida por Ralph Fiennes. De verdad, lo mío no es estar frente a cámara. No me da miedo alguno, mas, prefiero estar detrás.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Juan Carlos Cremata Malberti

Director de cine y guionista cubano. Se graduó en 1986 de Teatrología y Dramaturgia, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana, posteriormente cursó estudios en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños graduándose en 1990.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985