Exterior del Combinado del Este, en La Habana Foto © Captura de video en youtube

Jamaica advierte que no puede ayudar a sus ciudadanos presos por narcotráfico en Cuba

La embajadora de Jamaica en Cuba advirtió a los ciudadanos de su país que se dedican al narcotráfico, que su gobierno no podrá hacer nada por ellos si son detectados por las autoridades cubanas, como ha sucedido con los nueves jamaicanos que cumplen severas penas de prisión en cárceles de la Isla.

Kathryn Phipps realizó estas declaraciones el pasado jueves al diario The Gleaner, tras la publicación en su edición dominical de una investigación sobre el caso de Derrick Osmond Brooks, un expolicía jamaicano de 54 años condenado a cadena perpetua en Cuba por tráfico de drogas, falsificación de pasaporte e intento de soborno a agentes de la ley.

Broooks lleva 17 años en prisión, durante los cuales ha denunciado ser víctima de violaciones a sus derechos. Recientemente amenazó con hacer una huelga de hambre si el gobierno de su país no lo ayuda a salir en libertad o al menos a mejorar las condiciones inhumanas que dice que enfrenta.

La diplomática precisó que ella y otras autoridades jamaicanas han estado en contacto con los reclusos, pero que tienen prohibido asistir a las audiencias judiciales que involucran a sus ciudadanos en Cuba.

“La gente no sabe cómo funciona allí el servicio de inteligencia. Calculan que es un país comunista y que la gente está atrasada y, por lo tanto, pueden atravesar sus aguas territoriales. Algunos tienen incluso el descaro de tratar de entrar al territorio”, detalló.

“Cada país tiene su propio sistema de justicia y, al igual que no queremos que otros países vengan aquí y nos digan cómo llevar a cabo nuestro espectáculo, no podemos decirles a los cubanos qué deben hacer”, explicó la funcionaria, quien aseguró haberse reunido personalmente con Brooks.

Por su parte, Brooks lleva años escribiendo a las autoridades jamaicanas y cubanas, incluidos el general Raúl Castro y el gobernante Miguel Díaz-Canel, para que se interesen por su caso.

Según una carta a la que tuvo acceso The Gleaner, fue detenido en 2002 en un aeropuerto cubano luego que agentes de aduanas sospecharan que había ingerido drogas; el crimen, en efecto, fue comprobado posteriormente en un hospital. Sin embargo, él ha negado los cargos de soborno y falsificación.

También denunció que durante días le negaron la asistencia de un abogado y de un representante de su país, y que lo colocaron en una celda sin condiciones para ser habitada.

“No había traductor presente en la corte, ni ningún representante de la embajada de Jamaica. El proceso judicial se llevó a cabo en el idioma español, que no hablo ni entiendo”, dice la misiva.

“El gobierno cubano ha violado mis derechos fundamentales tal como están escritos en la ley cubana... También han violado las leyes internacionales firmadas por Cuba. Necesito que el Comité Internacional de Derechos Humanos o el Consejo investiguen mi asunto y me ayuden a recibir una revisión de mi caso para que pueda recibir justicia por todos estos 17 años en prisión sin tener un juicio justo e imparcial”, añade el texto.

Interrogado por la publicación, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio Exterior de Jamaica confirmó que conoce el caso de Brooks, pero dijo que no podía dar más información sobre su caso y el de otros jamaicanos, nueve en total, que cumplen sentencias en centros penitenciarios cubanos, todos acusados ​​de actividades ilícitas relacionadas con las drogas.

 

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985