La primera Navidad en Canadá de un perro rescatado de Cuba

En marzo último dos turistas viajaron a la isla y se enamoraron del animal, al que llamarían Cayo

Cayo y su nueva dueña, Sarah Tickner Foto © Facebook / Sarah Tickner

Este artículo es de hace 1 año

Tras meses de espera una pareja de canadienses puede celebrar la Navidad con la perra que rescataron de las calles en Cuba, un tiempo que demoró más de lo imaginado y que incluso pudo llegar a ser agobiante para los residentes en Stratford.

Según relata The Stratford Beacon Herald, en marzo último fueron a la isla en un viaje turístico y se enamoraron del animal, al que llamarían Cayo. Sarah Tickner contó cómo fue todo el proceso desde que lo rescataran a través de Cuban Dog Tales, con sede en Ontario. En todo estos meses no faltaron los contratiempos y las decepciones.

La primera dificultad a la que se enfrentó la pareja es que el estado de la piel del animal "era mucho peor de lo que todos habían anticipado", contó la mujer al medio de prensa canadiense.

Cayo, luego de ser rescatada fue llevada a un hogar de acogida y le dieron un tratamiento para la sarna, enfermedad cutánea que le provocó la pérdida del pelaje.

Contó Tickner que a pesar del tratamiento y cuidado recibidos, Cayo no parecía mejorar, lo cual les hizo perder las esperanzas de que pudiera algún día llegar a Canadá.

"Le estaban dando amplios baños médicos y esto continuó durante meses", dijo Tickner. “Las autoridades allí son muy estrictas sobre la partida de los animales. No les permiten salir del país sin un examen importante para asegurarse de que gozan de buena salud ".

Durante siete meses, hasta noviembre último, el diagnóstico no parecía ser favorable, hasta que el veterinario en Cuba le dio a Cayo el visto bueno y Tickner, junto con su novio Dan Williams, se subió a un avión para llevar a su perro a casa.

Recuerda la mujer que al llegar a la isla, el animal todavía tenía muchas llagas, que no desaparecían. Pero el veterinario hizo la documentación diciendo que esas llagas eran por poner cemento y por la vida que había había estado viviendo por tanto tiempo en las calles.

Aún en Strafford Cayo recibe un tratamiento médico para curarse la piel, y en enero tienen programado realizarle una esterelización para mantener sus hormonas bajo control y reducir la frecuencia de sus brotes de sarna demodéctica.

Ahora, en su nuevo hogar, Cayo "solo quiere estar con nosotros todo el tiempo", confiesa la pareja, agradecida a todas aquellas personas que hicieron posible que el animal dejara de vivir en las calles y hoy tenga un nuevo hogar.

Cayo no sería el único animal que rescataran turistas canadienses en Cuba. Bruno era un perro callejero que rescataron en La Habana y a quien le cambió totalmente la vida y hoy vive en Canadá en su nuevo hogar.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba