Sombrillas suspendidas en el aire en Santiago de Cuba | Foto © CiberCuba
Sombrillas suspendidas en el aire en Santiago de Cuba | Foto © CiberCuba

Santiagueros se quejan por las sombrillas en el Callejón del Carmen: En las tiendas no las venden hace meses


Publicado el Jueves, 9 Enero, 2020 - 20:21 (GMT-4)


“No hay paraguas en las tiendas de Santiago de Cuba y de pronto colocan 200 sombrillas en una calle de la ciudad, estas son las decisiones que te hacen reflexionar: ¿en qué o quiénes piensan los dirigentes de este país cuando hacen cosas como estas?”, comentaba una persona cuando transitaba por el el Callejón del Carmen, lugar donde fueron emplazadas.

Esa misma pregunta se hace Olga porque hace meses, quizás incluso hasta un año, no encuentra paraguas en las tiendas de ARTEX, en la ciudad de Santiago de Cuba, y las necesita por una razón médica.

“Tengo carcinoma basocelular que me afecta la nariz y la frente, y necesito medios de protección contra el intenso sol en esta ciudad. Los paraguas que son idóneos no son estos, son unos cuyo material los hace una verdadera barrera, pero bueno a falta de pan, casabe… pero es que ni casabe hay. Hace meses no sacan paraguas en las tiendas de ARTEX, para venir y ver una calle decorada con paraguas”, opina la señora.  

No ad for you

Otras razones por las cuales le gustan estos paraguas más que las sombrillas, según refiere esta santiaguera, es porque su decorado tiene obras de arte, también porque las pequeñas las deja botadas donde quiera, y por último tiene un nieto, y prefiere las grandes pues protege más en días lluviosos si sale a la calle con el pequeño.

“Imagínate mi sorpresa, un día al salir de la tienda La Violeta, me quedó boquiabierta al ver una gran cantidad de paraguas cubriendo uno de los segmentos del Callejón del Carmen. Luego vino mi disgusto y mi frustración. En fin, miro mi sombrilla raída y casi deshecha, no encuentro buenos paraguas, mientras que en esa calle hay 200 tapando del sol a la gente de ahí”, sentencia.

La iniciativa embellece la céntrica arteria, humaniza el trabajo de quienes venden allí sus creaciones artesanales, también a cuanto merolico merodea y asecha a las personas. Dan vistosidad a un lugar que ya estaba bastante gris.

Nadie cuestiona que el enorme “cielo de sombrillas” sea novedad en la urbe, tampoco su conveniencia o incluso que, pudiendo ser considerado algo banal, también sea hasta necesario en la personalidad de una ciudad.

Lo que sí pocas personas comprenden y cuestionan, luego de admirar lo linda que se ve la calle y tomarse hasta un selfie, es que puedan realizarse iniciativas como estas cuando hace meses no se venden paraguas en las tiendas de ARTEX.

CiberCuba comprobó que en las principales entidades de ARTEX en la ciudad de Santiago de Cuba los últimos paraguas llegaron el pasado mes de diciembre: “unos pocos, y se vendieron como pan caliente. No entraban a la unidad paraguas desde hacía un año, te imaginas que duraron muy poco en el piso”, asegura una dependienta de una tienda que se ubica en Enramadas y perteneciente a esa cadena.

Lo mismo sucedió en la tienda perteneciente a ARTEX, ubicada en Ferreiro, donde una de las dependientas confesó que tenía a la mano varios teléfonos, entre amistades y asiduos al local, que estaban esperando los paraguas desde hacía meses: “la venta duró muy poco. Trajeron pocas y había demasiada demanda. Es como si no las hubiesen traído pues fue un buchito”, opina.  

Por tal razón, la inquietud de muchos se relaciona justamente con dos elementos: primero la ausencia de un producto tan sensible para las personas en una ciudad donde el sol castiga, sin clemencia, la piel de las personas; segundo, con decisiones que a muchos le resultan ilógicas, algo así como desvestir un santo para adornar el techo de otro.

“Además, ¿dónde se ha dicho el por qué se hizo? ¿Es temporal o se quedará así? ¿Es una techumbre, por decirlo de alguna forma, como una especie de arte efímero? ¿Qué pasará cuando la naturaleza empiece a destruir todo esto, el sol, la lluvia? Son preguntas que uno se hace pues en ningún lugar se ha hablado de estas sombrillas o de las razones que motivó su colocación ni el tiempo que estarán ahí. En fin, uno sólo ve que en la tienda no hay, y que el Estado las usa en eso”, opina un santiaguero.

Más de 10 años han pasado del proyecto del Callejón del Carmen, una iniciativa que necesitaba, a gritos, renovación y reverdecimiento. Las sombrillas, sin dudas, son una bella iniciativa que dan lustre a uno de los cuatro segmentos del proyecto. Sin embargo, no lo es tanto para quien busca y necesita, desde hace meses, un paragua.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.