Producción de alimentos de manera artesanal en Santiago de Cuba. Foto © Juventud Rebelde / Odalis Riquenes Cutiño

Recetario santiaguero para guerras o desastres: galletas de arroz y yuca, y mayonesa de plátano burro

Este artículo es de hace 1 año

Las autoridades de Santiago de Cuba han puesto en práctica un recetario para tiempos de guerra y/o desastres naturales que ya tiene sus primeros frutos: Galletas de arroz y yuca, mayonesa de plátano burro, caramelos, mayonesa casera, queques y panqueques, casabe y frituras de yuca, turrones de maní y coco, pru, y vinagre.

La escasez de alimentos y combustible en Cuba llevó al primer secretario del Partido Comunista en la provincia, Lázaro Expósito Canto a establecer una estrategia de producción artesanal de alimentos, según el periódico estatal Juventud Rebelde

Desde marzo de 2019 "la idea, pensada para tiempo de guerra o períodos de desastres naturales", como apunta el citado medio, comenzó en la Fábrica de Barquillos de Helados y ahora está en unos 11 polígonos de producción de alimentos de Santiago de Cuba.

En el municipio Tercer Frente, ya hay en marcha una fábrica de hornos criollos que no usan electricidad para cocinar y sus innovadores culinarios han conseguido estabilizar la producción de mayonesa de plátano burro, una de las variedades más abundantes en el campo cubano.

Los trabajadores de estos locales hacen la mayor parte del proceso de manera artesanal para un uso mínimo de electricidad y "cero combustible diésel", precisa Juventud Rebelde, que no informa sobre volumen de producción ni índices de productividad de los obreros.. 

Las galletas de arroz, por ejemplo, se hacen en la única máquina de su tipo en Cuba, que fue donada por el fallecido dictador Fidel Castro a Santiago de Cuba, aunque la fuente no aclara la procedencia ni características de la ingeniosa maquinaria. 

Pese a la producción que aspira a ser de unos 80 productos, la semana pasada abrieron solo para una visita oficial una sodería, que aún no estaba terminada, como se quejaron varios santiagueros a CiberCuba.  

El desabastecimiento de alimentos en Cuba desde finales de 2018 obligó a la aplicación de esta medida de volver a "las recetas de las abuelas", como las califica Juventud Rebelde

A esto se sumó desde septiembre de 2019 la crisis con el combustible, que en un principio el gobernante Miguel Díaz-Canel tildó como "situación coyuntural", y todavía sigue afectando la ya difícil vida cotidiana de los cubanos, que ahora deberán acostumbrarse a los nuevos sabores del recetario de contingencia.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.