René Lima Marín Foto © Captura de Video

Inmigrante cubano presenta una demanda contra la empresa que administra centro de detención de ICE en Colorado

La compañía carcelaria privada que administra el centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) de Aurora, Colorado, enfrenta nuevas demandas federales presentadas por dos prisioneros, uno de ellos de origen cubano.

Según la denuncia, el personal de la prisión perteneciente al Grupo GEO, no investigó un asalto a un detenido ni prestó la atención médica adecuada a otro, que ahora deberá someterse a cirugías reconstructivas, informó el diario The Denver Post.

Para uno de los demandantes, el cubano de 40 años René Lima-Marín, la demanda representa el último capítulo de una siniestra odisea de décadas de duración a través del sistema de justicia penal de Colorado.

El exprisionero dice que resbaló en febrero de 2018, y en la caída se golpeó la cara contra el borde de acero de un inodoro en su celda, rompiéndose múltiples huesos. Como no fue atendido a tiempo, los médicos le dijeron que necesitaría una cirugía para evitar el deterioro facial permanente.

Grupo Geo, con sede en Florida, ha sido objeto de críticas en varios estados por acusaciones de negligencia médica, maltrato, trabajo forzado y una serie de brotes de enfermedades, lo cual complica su supervivencia en un contexto donde legisladores de Colorado están proponiendo separarse de la industria penitenciaria privada.

Ya hace varios meses la empresa inició una lucha contra una nueva ley de California que elimina el uso de las prisiones privadas en ese estado.

En un comunicado, Grupo Geo afirmó que la compañía no ha recibido ninguna de las nuevas demandas, pero "rechaza este tipo de acusaciones que son parte de un esfuerzo continuo y coordinado para socavar las políticas federales de inmigración”.

Lima Marín, de 40 años, fue condenado en el año 2000 junto a su cómplice Michael Clifton, a 98 años de prisión por robar dos tiendas de video.

Ocho años más tarde, por un error administrativo, el cubano fue liberado y nunca reportó la equivocación a las autoridades. Se casó, tuvo un hijo y logró un trabajo estable; pero en 2014 descubrieron lo sucedido y fue detenido nuevamente.

En mayo de 2016 un juez ordenó su liberación y quitó la orden de deportación que pesaba sobre él. Pero el Centro de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) apeló la decisión y a la salida de la cárcel, lo detuvieron otra vez. 

Su abogado y familiares alegaban que esta era una medida injusta. Su caso se hizo famoso. Los grandes medios estadounidenses comenzaron a dar seguimiento a la noticia hasta que, en 2018, Lima Marín fue nuevamente liberado sin cargos de deportación.

Llegó a Estados Unidos desde Cuba cuando era un niño pequeño como parte del éxodo del Mariel. Aunque obtuvo la residencia permanente nunca se hizo ciudadano por lo que aplicaba a la deportación.

De acuerdo con el ICE, más de 36.000 cubanos en EE.UU. tienen órdenes de deportación. De ellos, 29.000 son criminales condenados y 7.000 han transgredido las leyes de inmigración.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985