Mike Porcel Foto © Facebook / José Luis Aparicio

Mike Porcel: ni tan censurado ni mucho menos olvidado en Cuba

Una de las virtudes colaterales del documental Sueños al pairo, amén del testamento histórico y político que vehicula, ha sido el interés que ha suscitado, entre cientos de jóvenes cubanos, por la calidad de la música de un cantautor que nunca estuvo tan verticalmente censurado ni mucho menos olvidado como sugieren algunos declarantes del documental, incluido el propio protagonista.

Mike Porcel no tiene por qué saberlo pero a escasos cinco años de su partida definitiva, entre los años 1993 y 1994, el acontecimiento radial más importante de la capital se originaba en Radio Metropolitana y se llamaba Casa de cristal, animado por Ana María Ramos, quien conoció al cantautor antes de su partida, él le dedicó una canción, y además en el programa, para todo aquel que quisiera escucharlo, se radiaron varias canciones suyas, como Alejandra o Ay, del amor.

En la segunda mitad de los años noventa, y en el primer lustro de la década siguiente, crece el número de directores de radio y emisoras que programan canciones de Porcel, como Tony Pinelli en Radio Taíno, o Felipe Morfa en Radio Metropolitana, en prestigiosos programas de esas emisoras como En primer plano, o A esta hora. Precisamente en el espacio de Radio Metropolitana llamado Esta Mañana se celebra hasta el cumpleaños de Mike Porcel, el 4 de abril, y se dedica una o dos horas del espacio a radiar su música, cantada por él mismo o por alguno de sus múltiples intérpretes. Fue precisamente en Radio Metropolitana, en una práctica profesional, que Fernando Fraguela comenzó la investigación que lo llevó a realizar Sueños al pairo.

Puntualmente, cada 28 de enero o 19 de mayo se radiaban en casi todas emisoras de radio,las canciones de Amaury Pérez del disco con versos musicalizados de José Martí. Siempre programaban Abril, con un precioso arreglo orquestal de Mike Porcel, y tengo la certeza de que muchas veces, con justicia, lo acreditaban cuando se presentaba la canción.

En la misma Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisuales donde se graduaron los realizadores de Sueños al pairo, Fernando Fraguela y José Luis Aparicio, se graduó también Felipe Morfa, pero en 2003. Su tesis se tituló Diálogo con un ave, y se trataba de un documental sobre Beatriz Márquez, que tomaba como título una de las más bellas canciones de Porcel, una pieza que el documental ignora por completo.

El documental Diálogo con un ave ha sido televisado en diversas ocasiones, en Cubavisión y el Canal Clave, y en todas partes se respetó el fragmento donde se habla de la canción Diálogo con un ave, y la mención que hace Beatriz del importante cantautor. Ella se mantuvo cantando la canción durante muchísimo tiempo, hasta hoy, y siempre mencionó el imprescindible crédito al autor, como también lo hicieron Ivette Cepeda y Argelia Fragoso, la primera cuando retomó Ay del amor, y volvió a pasearla por muchos escenarios cubanos, y Argelia cuando incluye en sus conciertos, televisados algunos de ellos, la inolvidable En busca de una nueva flor, una canción que, por cierto, nunca dejó de escucharse, aunque su autor ya hubiera emigrado.

Miembro destacado de la Nueva Trova, demonizada ahora por el documental debido al desafortunado acto de repudio, fue también Santiago Feliú, quien retomó la canción Diario, interpretada en los años setenta por Amaury Pérez.  El Diario de Santiago está hasta en youtube porque era una de las piezas que el autor de Para Bárbara le gustaba cantar una y otra vez, con el correspondiente respeto y la mención al autor.

Más recientemente, Joaquín Borges Triana, uno de los más ilustres críticos musicales de la Isla publicó una reseña sobre su disco Personal, en El Caimán Barbudo, en 2014, y tres años después volvió a comentar, ahora en Juventud Rebelde, el nuevo disco del cantautor. Y nadie en Cuba se rasgó las vestiduras porque mencionaran, una y otra vez, en la prensa oficial, a Mike Porcel.

En 2014 y 2017 volvieron a grabarse, en Cuba, sus canciones. Una compilación sobre Los Meme, y sus integrantes, Farah María, Miguel Ángel Piña y Héctor Téllez incluyó Paloma en la voz de ella (que la había cantado tantas veces en los años setenta), y Canción de espera, interpretada por Miguel Ángel. Además, en 2017 la EGREM reeditó un disco con canciones dedicadas a Alicia Alonso y allí aparece Alicia, que Mike dedicó a la Prima Ballerina Assoluta.

La anterior relación de datos nunca pretendió demostrar que fueron menores las censuras ni el ostracismo, porque las personas tienen solo una vida, como señala con absoluta claridad José María Vitier en el documental mencionado. Y la vida de Mike Porcel fue destrozada por la incomprensión y el repudio, pero es preciso ofrecer matices no para justificar sino para tratar de entender cómo funciona la cultura de la Isla.

También debe reconocerse la labor de decenas de creadores que trabajaron, al interior de las instituciones culturales cubanas, por recordar la obra y los aportes de un cantautor llamado Mike Porcel, e impidieron que su nombre y su obra fueran olvidados, mucho antes de que Fraguela y Aparicio lo redescubrieran.
 

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Playlist de videos en CiberCuba


Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985