Emily Castro Sánchez y su madre, Lisbet Sánchez Foto © Cortesía para CiberCuba

Niña cubana con grave padecimiento renal viajará a Miami con una visa humanitaria 

Una niña cubana de un año y siete meses, con un grave problema renal, viajará este sábado a Miami para recibir tratamiento médico especializado, gracias a una visa humanitaria concedida por la embajada de Estados Unidos en La Habana con la ayuda del congresista Mario Díaz Balart.

Emily Castro Sánchez y su madre, Lisbet Sánchez, deben salir a las cuatro de la tarde hacia Fort Lauderdale, en el vuelo de la aerolínea JetBlue, desde de la capital cubana.

Hasta el último momento en la isla, la familia han tenido que sortear dificultades; este mismo viernes las autoridades migratorias cubanas exigieron a Lisbet una carta del Ministerio de Salud para poder viajar. Al dirigirse a ese organismo le dijeron que “allí no atendían eso” y la mandaron para Inmigración y Extranjería, donde finalmente se la entregaron.

La menor fue diagnosticada a los tres meses de nacida con una ectopia renal cruzada. Su riñón derecho le funciona al 80% y el izquierdo solo al 20%. Debido a ello sufre de mareos y presión arterial muy elevada.

Además, dichos órganos están fusionados en L en su poro inferior, con una estenosis de la vena renal (estrechamiento de la arteria que lleva la sangre al riñón) de punta a cabo, que mide 0,93 mm, lo cual la expone a padecer malformaciones en las arterias y venas.

El caso de Emely se conoció en febrero pasado, cuando sus padres pidieron la visa humanitaria para tratar a su hija en Estados Unidos.

En entrevista a América TeVé, ambos dijeron que necesitaban dar a conocer el caso para tratar de conseguir el apoyo de la comunidad y de figuras políticas que en casos similares habían ayudado a obtener el visado.

Después de que todo se resolviera de forma satisfactoria, Lisbet Sánchez, residente en el municipio de Colón, en Matanzas, expresó su agradecimiento ante todas las muestras de solidaridad recibidas.

“Son muchos nombres y todos estarán en mi corazón para siempre, ya son como mi familia”, precisó.

En los últimos meses varios menores cubanos han recibido autorización para viajar a Estados Unidos a recibir tratamiento médico especializado para sus enfermedades raras.

El último caso fue el de la niña de seis años Ashlin Naara, quien el pasado 30 de enero viajó desde Cuba junto a su madre para tratarse una extraña enfermedad que le hizo perder la visión, las capacidades motoras y le ocasionó graves dificultades en el habla.

El Nicklaus Children's Hospital de Miami se comprometió a ayudar con el tratamiento de la pequeña, que según su madre podría padecer Xantomatosis cerebrotendinosa, una enfermedad que en Cuba es casi imposible de diagnosticar porque no se realizan los exámenes pertinentes.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985