Donald Trump en conferencia de prensa Foto © Captura de video / 6 de abril de 2020

Trump cuestiona reporte oficial sobre hospitales en EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, discrepó este lunes de un reporte federal que registra la grave escasez de suministros para las pruebas de coronavirus y las esperas prolongadas de los resultados como obstáculos en el desempeño de los hospitales del país. 

El informe de la oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) señala que en más de 300 llamadas telefónicas, los hospitales informaron que "la grave escasez de suministros para las pruebas y las esperas prolongadas para los resultados limitaron (su) capacidad de controlar la salud de los pacientes y el personal".

Durante su comparecencia habitual en la Casa Blanca, el mandatario preguntó si esas conclusiones estaban sesgadas por la política, pues no coinciden con datos del gobierno publicados recientemente. 

Ante la pregunta de un periodista sobre el tema Trump respondió: "Simplemente está mal. Dame el nombre del inspector general. ¿Podría entrar la política en eso?", cuestionó.

El informe, en cambio, fue redactado por el Inspector General adjunto principal de HHS, Christi Grimm -que fue designado por el propio mandatario- y tuvo en cuenta una encuesta telefónica a 323 hospitales, entre el 23 y el 27 de marzo.

Trump sostiene que las pruebas de virus han sido una historia de éxito para su administración, y en los últimos días ha promovido test rápidos elaborados por laboratorios estadounidenses y ha dicho que EE.UU. ha realizado más exámenes que ninguna otra nación con más de 1.7 millones.

Sin embargo, el informe de Grimm advirtió que los problemas de los hospitales se están alimentando mutuamente en un círculo vicioso, marcado por pruebas insuficientes, resultados lentos, escasez de equipo de protección, falta de máquinas de respiración para pacientes gravemente enfermos y personal ansioso por su propia seguridad.

Es decir, subraya el texto, diferentes problemas que suelen ser abordados individualmente, han construido una madeja que enredan todo el sistema; empezando por la falta de pruebas y los resultados lentos, que obligan a los hospitales a mantener en sus instalaciones a pacientes con enfermedad por coronavirus no confirmada.

Estas personas ocupan camas y gastan equipos de protección como batas, máscaras y protectores faciales, ya que los médicos y las enfermeras deben asumir que los pacientes con síntomas de dificultad respiratoria pueden ser positivos, señala el documento. 

La información publicada pone en tela de juicio los datos ofrecidos por Trump a los estadounidenses, justo cuando había afirmado que para mañana el gobierno federal desplegaría a más de 3.000 profesionales militares y de salud pública en Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y otras partes del país más afectadas por el coronavirus.

También dijo que en los últimos siete días, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ha transportado suministros cruciales y equipos de protección desde todos los rincones de la Tierra.

Asimismo, el domingo Trump subrayó que los aviones de carga han entregado casi 300 millones de guantes, casi 8 millones de máscaras y 3 millones de batas médicas a las instalaciones hospitalarias del país. 

Sobrepasado por la emergencia sanitaria del coronavirus, el mandatario expresó en días pasados que a la sociedad estadounidenses le esperan días "muy, muy difíciles", mientras la Casa Blanca estimó en más de 100.000 la cifra de muertes por el COVID-19.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985