Jair Bolsonaro Foto © Wikimedia Commons

Bolsonaro despide al jefe de la policía federal en medio de crisis por coronavirus

RÍO DE JANEIRO, 24 abr (Reuters) - El presidente Jair Bolsonaro despidió al jefe de la policía federal de Brasil, según el boletín oficial del gobierno publicado el viernes, una arriesgada decisión en momentos en que el coronavirus se extiende con más fuerza en el país.

Bolsonaro se ha enfrentado al ministro de Justicia, Sergio Moro, quien había nombrado al jefe de policía Mauricio Valeixo. La disputa política se produce cuando el coronavirus comienza a cobrar mucha fuerza en Brasil, un frente en el que el presidente ha recibido duras críticas por su manejo de la situación.

El despido de Valeixo cerró 24 horas de suma turbulencia. Cuando el jueves surgió la noticia de la decisión de Bolsonaro de que Valeixo no siguiera en su cargo, Moro consideró renunciar como medida de protesta, según una fuente con conocimiento de sus planes.

Pero más tarde el jueves, los funcionarios parecían haber llegado a un acuerdo y Moro dijo que se quedaría si podía elegir al sucesor de Valeixo, de acuerdo a la misma fuente. Resta saber si el ministro podrá cumplir su deseo.

Horas antes, una persona con conocimiento del tema le dijo a Reuters que Moro había amenazado con dejar el cargo si el presidente Jair Bolsonaro seguía con sus planes de cambiar al jefe policial. El ministro reconsideró su posición, afirmó la fuente, a cambio de exigir que él elija al reemplazante del jefe de la policial federal Mauricio Valeixo, quien sería removido de su puesto.

Moro es el ministro más popular dentro del gobierno debido a su historial de lucha contra la corrupción como juez federal. Su salida sería un duro golpe para la promesa de Bolsonaro de impulsar dicha batalla con investigaciones libres de interferencia política.

La amenaza de la ida de Moro y una aparente marginación del ministro de Economía, Paulo Guedes, sacudieron los mercados financieros, con el hundimiento de la moneda local de más de un 2% a un mínimo histórico de 5,5278 unidades por dólar, mientras que el referente bursátil Bovespa perdió un 1,3%.

La portavoz de Moro dijo más temprano que el ministro no confirmaba que había dicho que renunciaría. No respondió un pedido posterior para comentarios sobre las condiciones del ministro para acordar mantenerse en el cargo.

La oficina de la presidencia no respondió un pedido de comentarios. El periódico Folha de S.Paulo fue el primero en informar sobre la posible salida de Moro, asegurando que pidió renunciar y Bolsonaro trabajaba en cambiar su decisión.

El papel de Moro en el gobierno ha servido como símbolo de la lucha contra la corrupción, que fue fundamental para la campaña de Bolsonaro en 2018.

El ex juez federal supervisó la investigación de corrupción más grande de Brasil, que descubrió miles de millones de dólares en sobornos y encarceló a decenas de poderosos empresarios y políticos, incluido el ex presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva.

El desempeño del ministro de Justicia fue calificado como "bueno" o "excelente" por el 53% de los brasileños encuestados por Datafolha en diciembre, frente a solo el 30% para Bolsonaro.

AUMENTA INFLUENCIA DE LOS MILITARES EN EL GOBIERNO

Brasil está preparando un nuevo paquete de estímulo fiscal para batallar contra los estragos económicos del nuevo coronavirus.

El plan "Pro-Brasil" para inversión en infraestructura, minería, energía y desarrollo regional fue anunciado en una conferencia de prensa el miércoles por el jefe del Gabinete, el general de Ejército Walter Braga Netto, junto con el ministro de Infraestructura, Tarcisio Freitas, un ingeniero militar.

Llamó la atención la ausencia del ministro de Economía, Paulo Guedes, que suscitó interrogantes en Brasilia sobre el compromiso del presidente Jair Bolsonaro con la disciplina fiscal y el impulso de la inversión privada más que del gasto público.

Aunque el programa "Pro-Brasil" aún se encuentra en planificación y no tiene objetivos de gasto anunciados, dos personas familiarizadas con el asunto dijeron que las inversiones solo del Ministerio de Infraestructura podrían ascender a 30.000 millones de reales (5.500 millones de dólares), frente a los 18.000 millones de reales del actual presupuesto trienal.

Un 0,4% del producto interno bruto no es particularmente grande en términos económicos, pero podría tener un impacto político mucho más serio: es la más reciente señal de que la influencia militar en el gabinete de Bolsonaro está en aumento y la del 'superministro' Guedes disminuye.

Según Creomar de Souza, fundador de la consultora Dharma Political Risk And Strategy, "parece que Bolsonaro y los militares ahora están decidiendo la política económica y que Guedes ya no es la voz más importante en estos temas".

Cuando se le preguntó el miércoles por la noche por qué Guedes no dio a conocer el plan "Pro-Brasil", después de abandonar temprano una reunión del gabinete, Bolsonaro dijo que aquel "participó un poco y participará bastante la próxima semana".

Guedes, que reunió las competencias de tres ministerios en uno, fue anunciado como uno de los dos 'súper ministros' del presidente de extrema derecha, a quienes el capitán retirado del Ejército recurrió para asumir el cargo en enero del año pasado.

El otro miembro civil de alto perfil del gabinete fue el ministro de Justicia, Sergio Moro, quien encabezó la agenda de "ley y orden" de Bolsonaro, y el jueves amenazó con renunciar si el presidente cambiaba el jefe de la policía federal.

(Reporte de Jamie McGeever y Lisandra Paraguassu. Reporte adicional de Marcela Ayres Editado en español por Javier López de Lérida. Reporte de Eduardo Simoes; editado en español por Javier Leira. Reporte de Ricardo Brito. Reporte adicional de Anthony Boadle, editado en español por Manuel Farías)

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985