Médicos colombianos se manifiestan ante la embajada de su país en La Habana Foto © Twitter

Médicos colombianos varados en Cuba piden ser repatriados

Un centenar de médicos colombianos que estudian en Cuba llevan más de un mes solicitando el regreso a su país de origen y no han recibido aún ninguna respuesta por parte de la Cancillería colombiana.

Leonardo Sierra, un médico que se fue a vivir a Cuba para estudiar su especialización en neurocirugía en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, es el representante de este grupo de colombianos que han intentado por todos los medios regresar a su país desde que en marzo se suspendieran todos los vuelos por la pandemia de coronavirus.

Según explicó Sierra a la cadena France 24, unos 110 médicos colombianos que estudian en Cuba se unieron con 16 personas más, entre ellos estudiantes de otras maestrías diferentes a la salud, familiares y un par de turistas, para pedirle a la Embajada de Colombia en Cuba y al Gobierno del presidente Iván Duque que les permita volver a su país natal.

Aunque viven en Cuba, la mayoría de los médicos están en aprietos porque la pandemia los ha afectado económicamente. Sierra cuenta que algunos estudiantes viven con el dinero que les mandan desde Colombia, pero el aislamiento obligatorio que aplica en este país desde el 25 de marzo hizo que muchos de sus familiares perdieran el empleo o cerraran los negocios de los que vivían.

Ninguno de los colombianos que piden volver a su país está becado, según Sierra.

Desde el pasado 24 de marzo, los médicos comenzaron a intercambiar cartas en las que le suplican a la Embajada colombiana en Cuba que les permita regresar.

El pasado 26 de marzo el Consulado colombiano en La Habana les indicó que debían buscar y pagar un vuelo chárter en cualquier aerolínea comercial. Si lo encontraban, este debía llegar a una ciudad en donde todos pudieran aislarse durante 15 días, pagando su estadía y sus alimentos.

Las autoridades colombianas también les pidieron una lista con los nombres, números de identificación y datos de contacto de quienes quieren regresar, junto con la precisión del lugar donde pasarían la cuarentena al llegar al país, en espera de recibir los permisos del gobierno cubano y del colombiano.

La única ayuda que les ofrecen las autoridades colombianas es servirles de mensajero. “En este proceso, tanto el Consulado como la Embajada podrán colaborar siendo instrumentos de comunicación a través de notas verbales, entre ustedes y cada uno de los dos Gobiernos”, dice la carta que firmaron el embajador colombiano en Cuba, Juan Manuel Corzo, y el cónsul Luis Fernando Córdoba.

Los médicos residentes consiguieron una estimación de Wingo, una aerolínea colombiana de bajo costo, que les ofreció un avión para 186 pasajeros a un costo de 37.000 dólares netos. Sumando los 7.000 dólares del Impuesto de Valor Agregado (IVA), los 4.650 del servicio aeroportuario en Cuba y los 2.790 del impuesto turístico que les cobra Colombia, el precio total subiría a casi 51.500 dólares.

Los médicos, dispuestos a pagar esa exorbitante cifra, enviaron a la Embajada la cotización y la lista con los pasajeros. Pero el Consulado les notificó en un correo electrónico el 6 de abril que todos los vuelos hacia Colombia “están restringidos por instrucción directa de Presidencia” y que, por ende, “la posibilidad de un vuelo chárter está también descartada por el momento”.

Dos días después, la autoridad migratoria de Colombia emitió una resolución que permite la repatriación y establece los protocolos de cómo hacerlo. El problema es que esto aplica sólo para quienes están temporalmente en el exterior y viven en Colombia, una condición que los médicos no tienen porque residen en Cuba precisamente por sus estudios.

Esto ha dejado al centenar de colombianos en un limbo jurídico: mientras su Cancillería aplaude el regreso de 1.156 colombianos a través de 14 vuelos diferentes en las últimas semanas, los médicos varados en Cuba siguen buscando una vía para ser repatriados.

La situación se ha complicado aún más luego del suicidio de uno de los médicos, hace un par de semanas. Sierra dice que la Embajada colombiana no ha hecho nada para repatriar el cuerpo, que creen que las autoridades cubanas lo cremaron, pero no saben dónde están las cenizas. “Le hemos dicho a los compañeros que eran cercanos a él que si tienen contacto con sus familiares para mirar si nosotros podemos llevar las cenizas, en caso de que podamos viajar”, declaró a France 24.

Esta semana los colombianos han escrito una tercera carta a su embajador en Cuba donde explican que su situación es cada vez más apremiante porque, además de padecer la crisis económica que desató la pandemia, sus presupuestos se recortaron con el alza del dólar.

En una respuesta del 17 de abril, el Consulado les dice que “lo importante en este momento es esperar la respuesta del Gobierno colombiano”.

El pasado 24 de abril el consulado les pidió que enviaran de nuevo la lista con todos los pasajeros. Como se han ido sumando algunos turistas que no han podido salir de Cuba, ahora son 136 colombianos los que piden ser repatriados.

“Inicialmente, éramos solo personal de salud que estábamos haciendo la gestión, en la que llevamos más de un mes, pero pasamos a ser un grupo mixto de colombianos entre adultos mayores, menores de edad y turistas que no entramos en el círculo de protección que tiene el sistema de salud cubano, nosotros estamos protegidos por un seguro que adquirimos en caso de emergencia”, declaró Sierra a RCN Radio.

Desde finales de marzo, turistas y ciudadanos chilenos, argentinos y mexicanos varados en Cuba también han pedidos a sus respectivos países que los saquen de la isla, con relativo éxito.

La semana pasada, más de 400 turistas argentinos atrapados en la isla pidieron a su gobierno que asuma las gestiones y programe vuelos para poder regresar cuanto antes a sus hogares.

Archivado en:

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985