Venezuela fija precios de carne, leche y huevos por encima del salario mínimo oficial

Alimentos como la leche en polvo o la mantequilla costarán más del salario mínimo, que fue fijado en 400.000 bolívares, el equivalente a dos dólares.

Mercado en barrio popular de Caracas (Imagen referencial) Foto © Flickr/ Miguel "Mickey" González Azuaje

Este artículo es de hace 1 año

CARACAS, 30 abr (Reuters) - El gobierno de Venezuela divulgó el jueves una lista de 27 precios para alimentos básicos y estableció que algunos tipos de carne, huevos o la mortadela podrán venderse por más del salario mínimo oficial que decretó esta semana la administración de Nicolás Maduro para los trabajadores del país.

La medida que marca el regreso de los controles estatales sobre la economía, tras más de un año de relajarlos la administración socialista, intentará frenar la voraz inflación que se agudizó en el país en las últimas semanas por la crisis petrolera, una aguda escasez de gasolina y la cuarentena nacional para detener la expansión de un brote de coronavirus.

La nación miembro de la OPEP lleva desde 2017 sin lograr contener una hiperinflación y hasta marzo pasado los precios habían aumentado 3.365% en un año, de acuerdo con una medición del Congreso opositor.

Pero según el documento difundido en el sitio web del ministerio de Comercio y en Twitter, ahora comenzarán a regir precios para alimentos básicos como la leche en polvo o la mantequilla por encima de los 400.000 bolívares, que fijó el gobierno como el salario mínimo desde el lunes, equivalente a dos dólares al tipo de cambio oficial.

Según la lista, los comercios también deberán vender a precios fijos en bolívares, o su equivalente en la criptomoneda oficial Petro, cada kilo de pasta, azúcar, arroz, lentejas y harina de trigo o maíz a los consumidores, entre otros bienes esenciales.

La regulación se produce sin conseguir un consenso con los industriales de alimentos y gremios privados, que en la semana han advertido como los productos con precios regulados en el pasado desaparecieron durante años de los anaqueles, una vez que se producían a mínimos por el rezago para cubrir los costos y lo poco rentable que resultaba su venta para los comerciantes.

(Reporte de Corina Pons. Editado por Vivian Sequera.)

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.