Productos de aseo cubano a la venta en tiendas de moneda nacional (imagen de referencia) Foto © ACN

A falta de pasta dental, cubanos recurren al bicarbonato y el jabón para lavarse los dientes

La vieja Tina recuerda con tristeza los momentos del Período Especial en que tuvo que lavar la ropa y los platos con henequén y cepillarse los dientes con jabón de baño. “Nunca pensé que esa pesadilla se repetiría”, dice con voz quejosa.

La histeria colectiva y el pánico despertados por el coronavirus en la isla son nuevos para esta holguinera residente en La Habana desde hace cuatro décadas. Según ella, “he limpiado pisos de todo tipo, he perdido las uñas fregando calderos y he cebado puercos para criar a mis siete hijos, pero no me imaginé otra vez sin tener con qué lavarme la boca”.

En los noventa, Tina apartaba un jabón para limpiarse los dientes y se los restregaba luego con bicarbonato. “Ahora haré lo mismo. Y si no aparecen ni el bicarbonato ni el jabón, pues a resolver con sal. No queda otro remedio”, explica resignada.

Aunque el Ministerio del Comercio Interior ha anunciado la producción de unas 60 400 toneladas de productos aseo para 2020, el año comenzó igual de mal que 2019, ya que se garantizó apenas un 15% del total de lo previsto para el primer trimestre.

A tenor con lo que han declarado al medio oficialista Cubadebate directivos del Grupo Empresarial de la Industria Ligera, desde febrero la isla cuenta con el financiamiento requerido para responder a “los niveles planificados” de productos de aseo para todo el año, pero la materia prima no estuvo disponible hasta abril.

En medio de la epidemia de coronavirus, los jabones de tocador y de lavar, la pasta dental y el detergente son artículos que por la insuficiente disponibilidad empezaron a ser vendidos racionadamente después de años de comercialización liberada.

No obstante, la oferta de productos de aseo e higiene sigue “limitada”, por lo que en mayo se mantendrá la venta del jabón de tocador y el de lavar iniciada en abril a través de la libreta de abastecimiento, mientras la crema dental y el detergente líquido continuarán distribuyéndose trimestralmente.

La pasta dental es el producto al que le ha tocado ‘bailar con la más fea’. El gobierno ha informado que en el presente mes el gel dental llegará a las bodegas para el 53% de los clientes pendientes, pero es uno de los insumos de primera necesidad que llevan alrededor de tres meses desaparecidos de las tiendas en divisa.

Las autoridades del sector sustentan que en los próximos meses se estabilizarán la producción, la distribución y la comercialización del aseo en la red de comercio minorista, pero se sabe que lo “planificado” está muy por debajo de la demanda real de la población.

Datos oficiales indican que mensualmente estarán a disposición del mercado nacional más de mil toneladas de jabón de lavar y más de mil del de tocador, casi mil toneladas de detergente y aproximadamente 300 toneladas de pasta dental.

Si bien las cantidades que deberán llegar a todos los establecimientos del país serán similares a las de años anteriores, la escasez acumulada en los últimos seis meses hará que su presencia sea imperceptible.

Según indica la vendedora de artesanías Leydis, en el barrio de La Lisa hace más de dos meses que no entra pasta de dientes. “Sé de otros lugares de mi municipio donde han vendido un pequeño tubo en divisas por núcleo familiar, pero a nosotros no ha llegado nada.

“Estoy estirando más que un chicle el tubo que estoy usando porque es el último que me queda. Y lo tengo porque es una pasta Colgate que compré a 5 CUC (pesos convertibles) en los merolicos cuando empezaba el aislamiento. Sé que llegó a estar a 8 y a 10, pero ahora ni en ese precio la hay porque la gente lleva mucho sin viajar y todo eso lo traen de afuera”, lamenta la cuentapropista.

Por otro lado, Julián, quien es guardia de seguridad en una empresa de la construcción, considera que el malestar de la población sería menor si lo poco que hay se repartiera por la libreta.

“Mira que llevamos tiempo pidiendo lo mismo y nadie hace nada. Los precios de todos los productos de aseo y de la comida se han disparado porque hay muy poco. ¿Qué representa un tubo de pasta malísima cada tres meses, que es lo que nos venderán en moneda nacional por la libreta?

“Nadie piensa en los trabajadores estatales que tienen un salario de mierda y no pueden comprar jabones de dos dólares ni pastas de dientes de más de tres cuando aparecen en el mercado negro”, concluye el custodio.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985