Paciente de coronavirus es atendido por personal sanitario Foto © Facebook/Ministerio de Saúde

Brasil en camino de convertirse en nuevo epicentro del coronavirus con casi 300 mil infectados

Los expertos consideran que Brasil podría convertirse pronto en el nuevo epicentro de la pandemia de coronavirus. Con 291 579 casos confirmados y 18 859 fallecidos, la nación sudamericana superó el lunes a Reino Unido y se convirtió en el tercer país con mayor número de infectados, antecedido solo por EE.UU. y Rusia.

El martes registró un récord diario de 1 179 fallecidos, mientras que el miércoles, aunque los decesos disminuyeron a 888, se registraron casi 20 mil (19 951) infecciones en un solo día.

Las autoridades sanitarias de la OMS ven con preocupación la falta de indicios que apunten a una mejoría a corto o medio plazo, sino más bien todo lo contrario.

Aunque las cifras podrían parecer discretas para un país de 210 millones de habitantes, los especialistas advierten de que los números son engañosos porque Brasil hace pocas pruebas (apenas 3 462 tests por cada millón de habitantes), motivo por el cual sería difícil evaluar el impacto real del virus.

Un estudio coordinado por la Universidad de São Paulo (USP) estima que en estos momentos hay más de 3.3 millones de brasileños contagiados, lo que supone una cifra 12 veces superior a lo que indican los datos del gobierno.

Uno de los coordinadores de ese estudio, el físico Domingo Alves, considera que el país está librando a ciegas la guerra contra el virus: "Los gestores construyen hospitales de campaña sin tener una verdadera noción de cuántas personas llegarán al día siguiente para ser internadas (...) Nuestras proyecciones son conservadoras, tenemos más de tres millones de casos, ese número alerta de que el número de casos en Brasil ya es mayor que en EEUU. Nuestra epidemia ya está en un punto bastante importante", dijo en entrevista para la cadena local brasileña, Globonews.

Bolsonaro y la crisis del coronavirus

Otro motivo de amplia preocupación son las disputas políticas internas y la falta de un liderazgo en la lucha contra la pandemia.

Dos ministros de Salud dejaron el cargo en los últimos meses por sus diferencias con el presidente, Jair Bolsonaro, que sigue mostrándose contrario a las medidas de aislamiento social para evitar los contagios, y que utiliza como argumento la necesidad de reabrir la economía.

El presidente de ultraderecha también se ha convertido en un defensor cada vez más fuerte de la cloroquina, un medicamento contra la malaria, como un posible remedio para el COVID-19, a pesar de las advertencias de los expertos en salud.

El miércoles, el Ministerio de Salud emitió nuevas directrices para un uso más amplio de los medicamentos contra la malaria en casos de coronavirus leves.

El ministro interino de Salud, Eduardo Pazuello, un general del Ejército en servicio activo, autorizó el nuevo protocolo después de que dos médicos dejaran el máximo cargo ministerial en las últimas semanas bajo la presión de promover el uso de la cloroquina y la hidroxicloroquina.

"Estamos en guerra. Peor que la derrota sería la vergüenza de no pelear", tuiteó Bolsonaro sobre la decisión del gobierno de estimular el uso de estos fármacos sin pruebas de su efectividad.

Gonzalo Vecina Neto, exjefe del regulador de salud de Brasil, Anvisa, calificó las nuevas medidas como una "barbarie" que podrían causar más daño que beneficios, debido a los peligrosos efectos secundarios que podría provocar el medicamento.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985