Trabajadores bancarios en Guane posan para una foto junto al donante, vestido con camisa a cuadros. Foto © Facebook / Asamblea Municipal Guanes

Cubano dona 10 mil pesos al gobierno para la producción de alimentos, según autoridades locales

Un cubano identificado como Pablo Martínez Relova donó 10 mil pesos CUP de sus ingresos a las cuentas habilitadas por el régimen para presuntamente inyectar fondos a la producción de alimentos en la isla ante la crisis por la pandemia del coronavirus.

La Asamblea Municipal de Guane, en Pinar del Río, resaltó el gesto de Martínez en redes sociales, exponiendo que fue el primer habitante de esa comunidad en hacer su contribución a las arcas del gobierno cubano que ahora pretenden engrosar a través de las cuentas denominadas "Donaciones COVID 19".

En Facebook, el citado organismo calificó la acción del donante como “un gesto digno de reconocer por su valor solidario y humano”, y añade que el mismo se produce “teniendo en cuenta las actuales condiciones que enfrenta el país”. De igual modo, publica fotos donde los trabajadores del banco posan junto al donante, ataviado con una camisa a cuadros. 

Hace solo unos días, la prensa oficialista se hizo eco de la contribución de Leonel Pachy, un cuentapropista cubano que administra un popular negocio privado de pizzas en el barrio habanero El Carmelo, quien donó 30 mil pesos al gobierno para la distribución de 100 almuerzos y 100 comidas diarias a los vecinos más necesitados de ese Consejo Popular.

De 56 años, Pachy distribuía al mediodía y en la noche cajitas con los alimentos, elaborados en el restaurante "El Saturno", del Sistema de Atención a la Familia (SAF), una iniciativa que surgió a raíz de que El Carmelo entrara en cuarentena por la pandemia de coronavirus y ancianos y personas con discapacidad quedaran en una situación vulnerable por la escasez de alimentos que afecta al país.

El Carmelo había sido la segunda comunidad de Cuba en ser aislada en cuarentena por coronavirus, el pasado 3 de abril. El cierre del acceso a ese Consejo Popular –que abarca desde la calle 6 hasta 28, y de 21 a la Avenida Malecón– se produjo luego de la detección de varios casos de COVID-19 en el barrio.

Semanas antes, el gobierno cubano propuso a los cubanos que donaran su dinero para cofinanciar la producción de alimentos en todo el territorio nacional, haciendo énfasis en el sector cuentapropista, mientras que el pueblo gana un misérrimo salario que apenas rebasa los 40 dólares mensuales.

La agudización de la crisis económica empieza a despuntar en Cuba, una situación ahora agravada por el contexto regional en torno a la pandemia del nuevo coronavirus, que implica un desplome del turismo internacional, actividad que representa una de las principales fuentes de ingreso para el régimen.

Las donaciones privadas podrían hacerse en pesos y en CUC, explicó el ministro de Economía y Planificación (MEP), Alejandro Gil Fernández, quien señaló que los fondos se “van a utilizar por las instancias territoriales para el desarrollo, el fomento de la producción de alimentos”.

A duras penas, los cubanos pueden cubrir su canasta básica y tienen que enfrentar grandes aglomeraciones para poder adquirir los artículos más elementales para la subsistencia, no solo en materia de alimentación sino en higiene, salud, y otros tantos menesteres.

Los ingresos de la actividad turística internacional cayeron un 9.3% el año pasado y se han visto reducidos de modo drástico ante las restricciones de viajes emitidas en otros países y por el cierre de fronteras y expatriación de viajeros, ordenado por el propio gobierno cubano para frenar la propagación de la pandemia.

Según estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la economía cubana podría caer un 3,7 por ciento en 2020, debido a los efectos globales de la pandemia. En medio de un ambiente caracterizado además por la represión política, la Isla es considerada entre los tres países con menos libertad económica del mundo, según el ranking de libertad económica 2020 elaborado por la Fundación Heritage.

A finales de abril, el gobierno cubano reconoció las repercusiones de la crisis en el país por la enfermedad y dijo que consideraba aplicar medidas tomadas durante el llamado Período Especial, junto un aumento de los precios de productos básicos.

Sin embargo, pese a las afectaciones, las autoridades no dan lugar a ayudas promovidas por cubanos en el exilio para ayudar al pueblo, como una iniciativa que recientemente se desarrolló en la población del municipio Majagua, en la provincia de Ciego de Ávila, la cual, a la postre, resultó frustrada por el Ministerio del Interior, que solo se interesó por la procedencia del dinero y desechó la causa humanitaria de los fondos.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985