Cubanos con nasobuco Foto © CiberCuba

Carta abierta de médicos intensivistas cubanos sobre el coronavirus: "No se ha terminado la pandemia y no hemos vuelto a la normalidad"

Médicos cubanos que trabajan en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Militar de La Habana publicaron una carta abierta en medios oficialistas en la que describen cómo es el proceso de un enfermo de COVID-19, para alertar a las personas que creen ya no hay peligro.

Las cifras oficiales cubanas muestran pocos casos diarios y no se ha reportado ningún fallecimiento en los últimos nueve días, por lo que muchos creen que la pandemia está llegando a su fin y que ya se puede volver a la vida que teníamos antes.

A continuación, reproducimos la carta completa:

CARTA DE LOS MÉDICOS UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS (UCI) DEL HOSPITAL MILITAR

Queremos hacer un llamamiento cordial al sentido común de las personas que han tomado el desconfinamiento como si se hubiese terminado la pandemia y como si hubiésemos vuelto a la normalidad anterior al comienzo de esta crisis.

Infectarse con el nuevo coronavirus NO es un resfriado común: hay fiebres altas, dolores de garganta y opresión en el pecho a tal punto que se siente como si se le fuera la vida y ahí llega lo peor: se necesita reanimación.

Se habla de ventilación, pero NO es una máscara de oxígeno puesta en boca y nariz, mientras usted disfruta acostado pensando en su vida, ¡no! La ventilación invasiva para la COVID-19 es la intubación que se hace bajo anestesia general y que consiste en quedarse mínimo dos a tres semanas sin moverse, muchas veces boca abajo (decúbito prono), con un tubo en la boca hasta la tráquea, que le permite respirar al ritmo de la máquina a la que se está conectado.

Usted no puede hablar, ni comer, ni hacer nada de manera natural porque la molestia y el dolor que siente necesitan de la administración de sedantes y analgésicos para asegurar la tolerancia al tubo.

Durante el tiempo que el paciente necesite la máquina para respirar, estará en un coma inducido, esto es un coma artificial.

En 20 días con este tratamiento, un paciente joven llega a tener una pérdida de masa muscular de un 40% y la posterior reeducación será de seis a 12 meses, asociado a traumatismos severos de la boca o de las cuerdas vocales.

Es por esta razón que las personas ancianas o frágiles en su salud, no aguantan.

Si llegaron a leer este mensaje hasta aquí, le agradeceríamos que lo compartiera para que entre todos nos tomemos en serio esto, ahora que se está volviendo a salir. Sigan por favor las indicaciones y recuerden que es necesario que se lo tomen mucho más en serio.

Esta pandemia termina cuando se encuentre la vacuna, NO ANTES.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985