Anciano busca en un latón de basura en Cuba (Imagen referencial) Foto © CiberCuba

Cáritas Cuba muestra inquietud por el aumento de la vulnerabilidad en la población

Cáritas Cuba, institución de la Iglesia Católica que ayuda a las personas más necesitadas de la sociedad, dio a conocer un informe acerca del efecto de la pandemia de coronavirus en el país, en el que muestra su preocupación por el aumento de la vulnerabilidad de la población.

Aunque la organización reconoce el tratamiento de las autoridades sanitarias al brote del virus, afirma que siente “una profunda preocupación por el futuro inmediato de la población, cuyos niveles de vulnerabilidad están incrementándose aceleradamente”.

En el documento, publicado en su página web, Cáritas se refiere a las carencias que sufre la población cada día y las dificultades para acceder a productos de primera necesidad.

“El Estado continúa utilizando la tarjeta de racionamiento como mecanismo para distribuir los pocos recursos con que cuenta el país, mayormente alimentos y artículos de aseo”, señala el texto.

“Paralelo a esta vía, las tiendas recaudadoras de divisa muestran un desabastecimiento preocupante, que obliga a las familias constantemente a romper el aislamiento en su hogar para perseguir los productos en inmensas filas, que pueden comenzar desde 24 horas antes de la apertura de los locales o de incluso saber qué se oferta”, añade.

Subraya Cáritas que aunque las autoridades gubernamentales no se han referido a la situación de los próximos meses, “se espera que la crisis económica y el desabastecimiento en el país se recrudecerá aún más”.

También recuerda que en todo el mundo, incluido en los países con economías fuertes, se ha reportado una caída del PIB importante  y que en el caso particular de Cuba “ya Cuba entró a la crisis global por el nuevo coronavirus en medio de una crisis nacional interna”.

“El acceso a medicamentos, a alimentos y a productos básicos de higiene, eran ya una dificultad sistemática para los cubanos antes de la epidemia; ahora se convierten en un desafío diario de gran complejidad”, precisa.

“En medio de tal panorama, ponemos nuestra obra en manos de Dios y le pedimos nos asista para acudir de manera acertada y oportuna a las personas más necesitadas”, agrega.

La institución católica convoca a todos los fieles a tener el corazón atento y a mantener la fe aunque los templos estén cerrados.

“La fe debe seguir encendida y es nuestro deber como cristianos brindar socorro a aquellos cuya penuria nos sea más próxima”, recalca.

Por último, agradece a todas las personas que apoyan su misión, en particular a los voluntarios que, pese a la emergencia sanitaria, “siguieron llevando sustento y palabras de ánimo a los casos más desvalidos”.

A pesar de la actual emergencia sanitaria en la isla, Cáritas no ha dejado de ayuda a las personas más necesitadas a través de sus 11 oficinas diocesanas y sus más de 600 sedes en parroquias y comunidades, con un amplio voluntariado.

Como organización asistencial a través de la cual la iglesia católica en Cuba desarrolla su estrategia humanitaria, sus miembros y voluntarios reparten cantinas con comida a domicilio, entregan bolsas de alimentos y visitan a personas con discapacidad para acompañarlos y darles apoyo emocional durante su encierro en casa.

Tras conocerse los primeros casos de coronavirus en la isla, el cardenal de La Habana, Juan de la Caridad García, ordenó diseñar un plan de acciones para socorrer a ancianos, discapacitados y familias pobres en la capital.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985