Iglesia cubana (Imagen referencial) Foto © CiberCuba

Las iglesias podrán reiniciar sus actividades en la primera fase de vuelta a la normalidad

Las iglesias en Cuba podrán reiniciar poco a poco sus actividades durante la primera fase de la etapa de recuperación del país, junto con otros sectores de la vida social y económica.

Así lo dio a conocer el primer ministro Manuel Marrero Cruz el pasado jueves durante su intervención en la Mesa Redonda de la televisión.

“Las instituciones religiosas podrán iniciar gradualmente desde la primera fase sus oficios u servicios religiosos”, informó el dirigente.

“Pero también les hemos pedido –y hemos tenido una cooperación de estas instituciones– tratar de evitar en estos lugares concentraciones masivas de personas, que por las propias características de estos asientos hay que mantener un distanciamiento”, precisó.

Durante la emergencia sanitaria causada por el coronavirus, los creyentes en la isla se han visto impedidos de asistir a los lugares de culto debido a las medidas de aislamiento social impuestas en todo el mundo, que buscan evitar aglomeraciones en espacios cerrados.

A comienzos de abril el gobierno autorizó que las celebraciones de la Semana Santa y las misas semanales se exhibieran por la radio y la televisión estatal, en respuesta a una solicitud de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) al Partido Comunista, único legal en el país.

Se trata de la mayor presencia mediática que el régimen concede a la Iglesia Católica en la isla en estos 60 años, en opinión de la revista especializada Vida Nueva.

Ello permitió que con carácter excepcional los católicos cubanos pudieran disfrutar por el Canal Educativo de películas de temática religiosa vinculadas a la Semana Santa, así como del Vía Crucis del Papa Francisco en el Vaticano.

Además, se han continuado emitiendo las misas dominicales cada domingo así como los mensajes de los obispos cubanos de media hora a través de las emisoras locales, “hasta que concluya esta etapa en la que se hace la invitación a que todos permanezcan en su casa”, señaló la COCC en un comunicado compartido en Facebook.

El pasado 14 de mayo, gracias a un llamado del secretario de la COCC, monseñor Juan de Dios Hernández Ruiz, los cubanos creyentes desde sus casas pudieron participar en una Jornada de Oración Mundial por la crisis del coronavirus, para pedirle a Dios que acabara con la pandemia.

Mediante la oración, los feligreses “de acuerdo con su religión, creencia o doctrina” fueron convocados a rezar por el descubrimiento de una cura, en una iniciativa del Comité para la Fraternidad Humana de la que se hizo eco el Consejo Mundial de Iglesias.

Pese a la actual crisis sanitaria, la iglesia católica cubana continúa desarrollando su estrategia humanitaria a través de su organización asistencial Cáritas, que ayuda a las personas más necesitadas.

Tras conocerse la existencia de casos de coronavirus en la isla, el cardenal de La Habana, Juan de la Caridad García, orientó elaborar un plan de acciones para socorrer a ancianos, discapacitados y familias pobres, reveló Migdalia Dopico Paz, directora de Cáritas Habana, a la revista Palabra Nueva.

Miembros y voluntarios de Cáritas Habana reparten cantinas con comida a domicilio, entregan bolsas de alimentos y visitan a discapacitados para apoyarlos emocionalmente en su encierro en casa, detalló Dopico Paz.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.