Hansel Ernesto Hernández Galiano, el joven fallecido el miércoles Foto © Facebook/Hansel Ernesto Hernández

Exigen a las autoridades una versión oficial sobre la muerte de joven cubano a manos de la policía

Una abogada cubana exigió este viernes una explicación clara por parte de las autoridades en relación con la muerte del joven de 26 años, Hansel Ernesto Hernández Galiano, asesinado el miércoles por un policía en el habanero municipio de Guanabacoa.

En una extensa publicación en el grupo de Facebook Alianza Unidad Racial, Deyni Terry Abreu, se preguntó “¿por qué han dejado crecer la teoría del rumor?”; y confrontó de forma directa varias incoherencias del relato asumido hasta ahora como “oficial”, llegado de manos del youtuber, Guerrero cubano, y no de medios de prensa oficiales del país, como sería esperable.

“Es necesario explicar, pero de manera coherente los hechos. Ya el pueblo tiene instrucción, entonces no puede ser una historia de película. Tenemos que tener la capacidad de hablar y darle argumentos creíbles y no contradictorios a la población”, declaró la abogada.

Terry Abreu partió de resumir la versión del youtuber -acogida con beneplácito incluso por la Agencia Cubana de Noticias- y acto seguido pasó a deconstruirla y a señalar las incoherencias del relato.

La historia de Guerrero cubano indica que Hansel Ernesto Hernández había robado una pantalla de un carro de un centro estatal y que al avanzar por la calle un patrullero le pidió identificación y se mandó a correr. Uno de los policías comenzó a perseguirlo, y el otro se quedó cuidando el carro patrulla.

Hernández Galiano habría comenzado a tirarle piedras de gran tamaño al policía, de las cuales una le alcanzó en un hombro y otra le fracturó una costilla al agente, lo que habría motivado que el policía le disparara, aunque su intención no fuera matarlo.

(Fuente: Captura de Facebook/Alianza Unidad Racial)

“Los que hemos trabajado procesos penales, y quienes pensemos con lógica, sabemos que los hechos, narrados de esta manera, yerran en lo burdo”, precisa Terry Abreu; que considera que “la historia, que puede tener una dosis de verdad, deja varios cabos sueltos”.

¿En qué lugar quedó la pantalla que trasladaba Hernández Galiano? ¿Por qué el otro policía no corrió en auxilio de su compañero e intentó dar captura al fugitivo con el vehículo?

Si había robado un bien estatal ¿por qué la empresa afectada no compareció ante los medios para esclarecer junto a las autoridades los hechos? ¿Por qué la versión inicial del asesinato sostenía que el requerimiento fue hecho a partir de que el joven no portaba nasobouco?

Si corrieron un kilómetro, ¿cómo es posible que las piedras lanzadas pudieran ser tan certeras en su daño al contrario?

“Es extraño que la persona, si llevaba una pantalla en la mano, corría, recogía piedras y lanzaba”, cuestiona la abogada; que conjetura que el perseguido debió estar jadeante “por lo que la fuerza para lanzar, siendo además delgado (según fotos), no podía ser la más certera”.

Otro cuestionamiento está relacionado con el lugar en que recibió el disparo -la espalda- que, según la explicación dada se justificaría en la mala suerte de que el policía “disparó al suelo o hacia abajo y por error involuntario, ya que la víctima se agachó, lo alcanzó en la espalda”.

“Demasiadas cosas sucediendo a la vez”, sentencia Terry Abreu, que además recuerda lo improcedente de sacar a la luz otros detalles sobre los antecedentes penales del fallecido, que se encontraba en libertad condicional por un abuso lascivo contra una menor.

“Nada justifica una muerte violenta, porque la policía tiene pericia para salir de las situaciones complejas”, precisa la abogada en relación con quienes califican de delincuente al fallecido, y justifican con ese argumento su lamentable final.

“El haber cometido delitos anteriores, no justifica un disparo de arma de fuego contra determinada persona. Menos a solo dos días de hablar de Cuba como del mejor Sistema Penitenciario de América Latina", añade la abogada.

“Ni aplaudimos, ni elogiaremos nunca que un civil ataque a un agente, menos privándolo de la vida, pero tampoco al revés”, precisa; y concluye que "ahora lo peor, es que casi siempre, detrás de un ciudadano con trastornos conductuales, hay una familia negra, pobre, con marginalidad, que me lleva a preguntarme nuevamente, qué hicimos por ellas, para una mejor vida social".

El grupo de Facebook en el que apareció la publicación se define a sí mismo como “proyecto sociojurídico, cultural y comunitario, sin fines políticos ni lucrativos, que trabaja para el mejoramiento de la calidad de vida de personas de antecedente africano, y de cualquier persona que se considere víctima de discriminación, en cualquiera de sus formas”.

De momento ningún medio de prensa oficial de Cuba se ha pronunciado de forma directa sobre el caso, ni ha ofrecido explicación alguna sobre lo sucedido.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985