Orlando Márquez Montes de Oca. Foto © Captura de Youtube / Diario de Cuba

Policía amenaza con prisión a un cubano deportado desde México

La policía cubana amenazó con enviar a la cárcel a un activista opositor al régimen, luego de que este fuera deportado a la isla desde México, donde permanecía después de haber estado en Trinidad y Tobago.

De acuerdo con un comunicado del Consejo Nacional del Foro Antitotalitario Unido (FANTU), Orlando Márquez Montes de Oca, coordinador municipal de esa organización en Santa Clara, provincia de Villa Clara, fue citado a la 4ta Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), localizada en el barrio Dobarganes.

Allí le comunicaron que, dado su tiempo de estadía fuera del territorio nacional, él ya no poseía un status legal en Cuba, al tiempo que le advirtieron que se había determinado tenerlo bajo control para que no desestabilizara al país.

Antes de liberarlo, el oficial de la PNR le aseguró que, de no acudir con sistematicidad a las citaciones oficiales, incurriría en un delito de desacato y lo podrían llevar a prisión.

El primer teniente de la policía que lo interrogó se identificó como el Jefe del Sector de la PNR de la zona de residencia del activista y le comentó que, a partir de ese momento, él tendría que acudir a esa unidad policial todos los segundos miércoles de cada mes.

En declaraciones anteriores, Márquez Montes de Oca dijo que su regreso a la isla se había vuelto un “calvario”.

“Al llegar al Aeropuerto José Martí fui recibido por la Seguridad del Estado, tenían una foto mía impresa bastante grande. Me trasladaron a una oficina con oficiales de inmigración, donde lo primero que me preguntaron es qué hacía en Cuba”, refirió en octubre de 2019.

Actualmente vive como un indocumentado dentro del país que lo vio nacer, cuyas leyes migratorias determinan que todos los que permanecen 24 meses fuera de la isla, pierden su ciudadanía. “No tengo pasaporte, ni tengo carné de identidad”, lamentó entonces.

El activista había salido de Cuba el 24 de marzo de 2017 con destino a Puerto España a través de Panamá. En el aeropuerto panameño tuvo un percance con las autoridades migratorias, cuando le quitaron el pasaporte y el pasaje a Trinidad por unas dos horas y 40 minutos. “Me llevaron para una oficina y me dijeron que podía ser deportado para Cuba”, relató a comienzos del año pasado.

Sin embargo, finalmente pudo continuar viaje hacia Trinidad y Tobago, uno de los pocos países que no exigen visado a los cubanos y con pasajes en avión a precios hasta cierto punto asequibles, comparados con los del mercado.

“Casi todos decidimos venir acá porque se puede llegar con el poco dinerito que uno puede recaudar para viajar. Pero entrar aquí también es difícil, si no tienes una reserva de hotel y le enseñas los dólares a inmigración en el aeropuerto. Si no es así, puedes estar segura de que no entras. Cuando llegas te hacen una pequeña entrevista, aunque sea un país libre de visado”, explicó.

Sobre su experiencia migratoria en el país caribeño, la describió como una “odisea”, pues, entre otras vicisitudes, tuvo que convivir con otros 72 cubanos en un platanal que les cedió una buena samaritana trinitaria para que no pasaran la noche en la calle.

Muchos cubanos optan por salir de la isla en busca de un territorio donde asentarse, forzados en gran medida por la persecución de los aparatos represivos de la dictadura. A pesar de que el país atraviesa una pronunciada crisis económica que amenaza con empeorar más ante la situación internacional del coronavirus, el régimen no ha disminuido el control y las amenazas a quienes no comulgan con su política.

Un reporte anterior del FANTU, indicaba que la policía igualmente había citado a Jesús Ernesto Calderón Fernández, coordinador municipal de la organización en Sancti Spíritus. Calderón Fernández resultó interrogado por tres oficiales que se negaron a identificarse y le levantaron una acta de advertencia, por presuntamente difundir “noticias falsas”.

Del mismo modo le advirtieron que, la próxima vez, le decomisarían su teléfono, además de aplicarle el Decreto Ley 370 y, si continuaba, lo llevarían a prisión por desestabilizar al país.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985