Cola en un banco de La Habana (imagen de referencia). Foto © Cibercuba

Interrumpen servicios de agencias en Miami para envíos de dólares a tarjetas en Cuba

Compañías como Cubamax y VaCuba, dos de las mayores agencias de envíos de remesas desde Miami a la isla, interrumpieron repentinamente servicios que prestan para facilitar transferencias en dólares a cuentas cubanas.

Ambas agencias tienen contratos con el gobierno cubano para ofrecer servicios de confección de las tarjetas magnéticas AIS en dólares, las cuales sirven para comprar alimentos y productos de primera necesidad en las nuevas tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), abiertas desde el pasado 20 de julio en todo el país.

Los cubanos dentro de la Isla pueden solicitar las tarjetas en una sucursal de la estatal FINCIMEX, o  un familiar o amigo desde el exterior puede pedir una tarjeta de forma online. Las agencias del exterior en relación contractual con FINCIMEX -entidad financiera del conglomerado empresarial CIMEX- tramitan el plástico y el destinatario puede ir a recogerla a una sucursal dentro de Cuba.

El pasado viernes, un representante de Cubamax en Miami dijo a CiberCuba que desde La Habana se había orientado parar las solicitudes de tarjetas presumiblemente por el volumen de pedidos desde el exterior.

"Hemos tenido muchas solicitudes y no aceptaremos nuevos pedidos hasta nuevo aviso", dijo un empleado de Cubamax.

La agencia confirmó que las tarjetas podían solicitarse online o en sus sucursales en Miami, y serían entregadas en un plazo de 15 a 21 días al titular designado en Cuba. La propia agencia puede luego recargarlas en dólares desde sus oficinas en Estados Unidos.

Las agencias utilizan como método de envío a American International Service (AIS) una compañía creada en Panamá por los militares cubanos que depende de FiNCIMEX, subsidaria del conglomerado GAESA, dirigido por el exyerno de Raúl Castro, Luis Alberto López-Calleja.

FINCIMEX es la única subsidiaria del conglomerado empresarial militar que no ha sido sancionada aún por Estados Unidos, según el economista Emilio Morales, presidente de la consultora The Havana Consulting Group.

Las causas de que las agencias detuvieran las transferencias en dólares a cuentas cubanas no han sido del todo esclarecidos, pero Giraldo Acosta, CEO de Cubamax una de las dos agencias que implementaban el cambio, dijo en una breve llamada telefónica a medios locales, que su servidor central había sido afectado por un “virus”, sin ofrecer más detalles.

Acosta aseguró que se trataba de un problema “temporal”.

La pasada semana, VaCuba se encontraba enviando tarjetas en dólares a Cuba, con el compromiso de entregarlas en un plazo máximo de 30 días. Varias llamadas hechas a VaCuba para conocer de la supuesta interrupción no fueron respondidas el martes.

“Los cubanos en el extranjero deben depositar divisas en esas tarjetas, pero el dinero nunca lo verán sus familiares en Cuba. Será sólo un número en una tarjeta. Y si deseas sacar el saldo, no puedes hacerlo en divisas, sólo en devaluados pesos convertibles”, explicó sobre el uso de las tarjetas el economista Emilio Morales, en entrevista con El Nuevo Herald. “Se trata de un robo”, enfatizó.

Cuba recibió en 2018 unos $6 600 millones en forma de remesas en efectivo y mercancías, según Morales, pero esa cifra disminuyó con las presiones de la administración del presidente Donald Trump contra los regímenes de Cuba y Venezuela.

Ante la crisis económica agudizada por la pandemia del coronavirus en la isla, el gobierno cubano decidió habilitar 72 tiendas a lo largo del país con alimentos y artículos de primera necesidad en Moneda Libremente Convertible (MLC). También eliminó el gravamen del 10 por ciento que imponía a las transacciones en dólares, en un intento por motivar la entrada de la moneda estadounidense al archipiélago.

El gobernante Miguel Díaz-Canel anunció que tales establecimientos venderían una determinada cantidad de mercancía en MLC, para tener divisas y seguir ampliando ese tipo de ventas. Los 72 establecimientos comerciales minoristas están representados por las cadenas Caribe y Panamericana. De ellos, 57 se dedicarán a expender alimentos y productos de aseo, y 15 son de artículos de ferretería.

Díaz-Canel explicó que se mantendrán abiertas, “a un costo tremendo”, las ventas en las tiendas en CUC y CUP, donde se seguiría ofertando aseo, alimentos, canastilla y productos de artesanales, pero la escasez reina en estos mercados y quienes deben recurrir a ellos muchas veces regresan a casa con las manos vacías.

No obstante, Díaz-Canel expresó que esta decisión forma parte de “un sistema de medidas no solo para resistir, sino para salir adelante”.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985