Un encuentro entre Díaz-Canel y Pedro Sánchez en el 2018 Foto © Screenshot RTVE

Cuba incumple pagos de su deuda con España, que recurre al Club de París

El gobierno cubano volvió a incumplir los plazos de pago de su deuda exterior con España, que ha decidido no aplicar la condonación pactada de los intereses de demora y trasladar el diferento al Club de París, anunció este lunes el periódico español La Información.

Un informe del Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM) del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que se encarga de la gestión del programa de refinanciación de deuda cubana, asegura que La Habana tenía hasta el 31 de octubre de 2019 para hacer el pago de la anualidad en tiempo y forma y que, además, disponía de 45 días laborables más de gracia para satisfacer en segunda instancia ese pago con una penalización mínima del 1,5%.

Sin embargo, el gobierno cubano incumplió ambos plazos lo que, según el fondo dependiente del ICO, "ha hecho que no se hayan condonado las demoras previstas según el calendario del acuerdo bilateral". Según la institución española, a 31 de diciembre de 2019 Cuba aún tenía pendiente de condonación alrededor de 160 millones de euros de los 201,5 millones a los que hace referencia el acuerdo.

Como resultado del incumplimiento, el Gobierno español que preside el socialista Pedro Sánchez ha paralizado formalmente el proceso de condonación de los intereses de demora acumulados y de parte del principal de la millonaria deuda con vencimiento a corto plazo que el país caribeño mantenía con España hasta el acuerdo de reestructuración rubricado en 2015 con un grupo de países acreedores en el marco del Club de París y que fue ratificado por el Gobierno del popular Mariano Rajoy.

El acuerdo afectaba a pagos pendientes por un importe total de 201,5 millones de euros, derivados de un seguro de crédito a la exportación con garantía pública realizado por Cesce, y preveía la condonación de la totalidad de los intereses de demora acumulados y de una porción del principal de la deuda a medida que Cuba fuera cumpliendo con un programa de pagos hasta la liquidación total de la deuda, prevista en el mes de octubre de 2033. El mecanismo preveía que por cada anualidad que pagase el Gobierno cubano el Gobierno español asumiera un deterioro equivalente a los intereses de demora no abonados y una parte del principal, lo cual beneficiaba sobre todo al país deudor.  

El sistema pactado por el ministro de Economía del gobierno de Rajoy funcionó durante un par de años. En 2018 Cuba se retrasó a la hora de pagar pero terminó poniéndose al día en enero de 2019. Sin embargo, la anualidad correspondiente a 2019 todavía no se ha abonado y ahora el Ejecutivo de Sánchez ha decidido elevar el asunto al Club de París, un mecanismo de negociación y arbitraje que trata de resolver las controversias entre los países tradicionalmente deudores como Cuba y las economías tradicionalmente acreedoras de los primeros.

La paralización del proceso de 'perdón' de esas cuentas pendientes no es la única consecuencia que tendrá para el régimen presidido por Miguel Díaz-Canel el incumplimiento del programa de pagos firmado en 2015. En virtud de lo previsto en dicho acuerdo, los retrasos acumulados desde la fecha de vencimiento del pago de la anualidad (31 de octubre de 2019) también se penalizarán con un tipo de interés del 9%, lo que hará crecer de nuevo el saldo vivo pendiente de devolución. 

El problema de los impagos de deuda del gobierno cubano no afecta solo a España: hay otros 13 países acreedores del régimen entre los que se cuentan Francia, Canadá o Japón. Esta semana trascendió que el gobierno argentino ha orientado a su canciller reclamar una vieja deuda con la isla que se remonta a los años 70.

La crisis provocada por la pandemia del COVID-19 ha condicionado las negociaciones sobre la deuda cubana en el Club de París. Según diversos medios, la solución temporal ha sido conceder una moratoria de un año a Cuba para atender sus compromisos con los países acreedores, si bien con algún tipo de penalización no especificada, que probablemente esté por debajo del 9% que establece el acuerdo multilateral alcanzado en 2015.

Cuba había solicitado a principios de este año una moratoria de dos años y la exención de las sanciones por pagos atrasados ​​debido a la pandemia del coronavirus.

“La oferta requiere nuevas negociaciones en la primavera de 2021 sobre los vencimientos impagos, así como el esquema de pagos futuros”, dijo en junio a Reuters un diplomático que habló bajo solicitud de anonimato.

Según los últimos datos oficiales, la deuda externa total que Cuba mantiene con España asciende a 1.970,66 millones de euros. El acuerdo alcanzado en 2015 por Cuba con sus acreedores borró del mapa más de 1.700 millones de euros que el país caribeño adeudaba a España en concepto de intereses por impagos desde el año 1986 y dejó en 537,3 millones de euros la deuda total pendiente de pago, agregando la que tiene periodos de vencimiento más largos y la que vencía a corto plazo, que fue objeto del acuerdo de reestructuración que ahora La Habana ha vuelto a incumplir. 

Cuba informó por última vez una deuda externa de 18.200 millones de dólares en 2016. Expertos sostienen que ha aumentado significativamente desde entonces. El país caribeño no es miembro del Fondo Monetario Internacional ni del Banco Mundial.

Otra deuda pendiente, cuya solución no se vislumbra, son los 300 millones de euros que el gobierno cubano debe a las empresas españolas radicadas en la isla. El año pasado, la ministra española de Industria, Comercio y Turismo. Reyes Maroto, pidió un plan gradual de pago o convertir esa deuda en un fondo de inversión para que empresas españolas pudieran desarrollar infraestructuras en el país.

A finales de mayo, el empresario gallego Xulio Fontecha, presidente de la Asociación de Empresarios Españoles en Cuba (AEEC), comentó a la agencia EFE que "sigue habiendo una situación tensa desde el punto de vista financiero del país y empresas que tienen problemas de cobro".

La posibilidad de cobrar la deuda pendiente se ha alejado con la pandemia de COVID-19, que podría asestar un golpe devastador a la ya debilitada economía cubana.

De momento, el coronavirus ha hecho mella en el comercio entre España y Cuba, que se redujo en marzo casi un tercio en términos interanuales hasta 65,32 millones de euros, según datos publicados en mayo por la Oficina Comercial española en La Habana.

Archivado en:

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985